Carta a la tía rubia teñida que se ha reído de mi afro

12238072_974426825939609_1639595139164472029_o

Hace mucho que pienso en escribirte, a ti, la mujer de mediana edad que no se pudo contener mientras me veía pasar a través del cristal de la cafetería. A ti, que, en la zona de devoluciones de Ikea, cuchicheabas entre risitas adolescentes junto a tu amiga también rubia como si hubierais vuelto a secundaria. A ti que me miraste con desprecio, midiéndome de arriba abajo mientras paseaba con mi pareja blanca por el centro comercial.

Y te sentiste contrariada ¿Como puedo tener la desfachatez de existir tan plenamente? ¿Como oso llevar mi pelo natural, libre, al aire, largo y despeinado? ¿Como puedo no cohibirme y ser tan auténtica? ¿Será que sé que el patrón de belleza no me incluye? ¿Será que conozco sobradamente que no paso de ser una mujer que solo es considerada como una persona de segunda clase? Quizás piensas que debería doblegarme y ocupar el mínimo de espacio posible, porque es lo que haces cuando te ves pequeña y frágil en este mundo.

Me gustaría no haberme enterado que sigues un patrón, un patrón de mujer que desea ser aceptada, el rubio teñido de tu pelo es una señal de ello, porque blonds have more fun, ¿right? Es lo que decían. Los hombres, ellos prefieren las rubias, ¿no? Entonces tiñes tu pelo, y te maquillas, e intentas estar delgada como las mujeres de las revistas. Entiendes que viéndote así te sientes más cómoda… Y que nooo, que no es para los demás, es para ti misma. Además, forma parte de este patrón el verme como competencia, soy la latina codiciosa y sin corazón que vino a hechizar a un europeo ingenuo y tonto para aprovecharme de él, no, lo nuestro no puede ser amor, alpinismo social se llama, y no te puedes creer que él no se entere.  

Debo admitir que no soy buena todo el tiempo, mujer rubia, te juzgué muy severamente dentro de mí, e incluso debo decir que gente como tú es responsable de porque en mis bajones, camino por la calle evitando mirar a los demás a los ojos, un comportamiento de defensa que desgraciadamente otras mujeres negras estupendas que conozco también adoptan frente a la violencia sutil de las miradas de desprecio.

Entretanto, mujer rubia, sé que tu risa es de nervios, y eso me da pena. Sé que yo represento lo inadmisible. Que ves a mi pelo alto, que llena tanto el escenario, que llama tanto la atención, y te da vergüenza ajena porque tú sí aprendiste a seguir las normas. Porque quieres ser querida, porque quizás entiendas que hay que moldearse para ser aceptada y flipas con mi falta de sentido común.

padrãodebeleza
Sobre el sentimiento de empoderarse sin verse retratada en parte alguna

Quizás no te pondría nerviosa si me mostrase domesticada, si planchase mi pelo “salvaje” ya que estoy en un mundo de blancos. Pero a través de mi afro, y mi libertad, y la aceptación de mi propia y singular naturaleza y mi aparente confianza, cuestiónate a ti misma.

1 T_wLAshAU0NB6vLpKehU-A
Dorothy Counts yendo a la escuela en 1957. Tenía 15 años de edad y un par de ovarios como nadie, el racismo desde entonces ha cambiado, pero no mucho

Mujer rubia, quería que supieras que no te odio. Que no somos enemigas, aunque me puedas hacer daño. Quería que supieras que lo que te hace creer que estoy desacertada es lo mismo que te hace teñir tu pelo de amarillo, y quizás es lo mismo que te haga sentir que eres insuficiente.

Me gustaría que fuéramos aliadas, porque la opresión que no combates se volverá contra ti, más tarde o más temprano, como decía Audre Lorde, porque estos patrones, mujer rubia, no fueron hechos para ser alcanzados, ni por ti.

 

marianaOlisaMariana Olisa

Master en Estrategia y Creatividad Digital por la Universitat Autònoma de Barcelona. Miembro de Black Barcelona.

Más de mariana Olisa:

https://afrofeminas.com/?s=Mariana+Olisa

 

 

 

 

6 Respuestas a “Carta a la tía rubia teñida que se ha reído de mi afro”

  1. Aunque me gusto mucho el articulo, creo que hay estereotipos de ambos lados, espero y llegue el día en que las mujeres podamos superar estas divisiones hetero normativas, ambos tipos de mujeres han sido objetivizadas.

    1. Efectivamente pienso lo mismo, soy negra cubana de Afro Amarillo, porque me da la gana, tengo afro hace 10 años o sea antes de estar tan de moda, asi como lo tengo amarillo lo he tenido negro, rojo. La carta está muy bien, pero objetivizadas han sido las 2 personas tanto la del Afro como la rubia teñida como tu misma le llamas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.