3 consejos para ayudar a todxs lxs niñxs a aceptar y apreciar su raza

Aunque no podemos controlar cada interacción que nuestrxs hijxs tienen con los demás, lo que podemos hacer es generar mensajes positivos que influyan en el efecto que estas interacciones tienen sobre ellos. Debemos empezar a manejar sin remilgos el concepto de socialización étnico-racial. De como hagamos este proceso dependerá gran parte del bienestar futuro de nuestros hijxs.

Ver más 3 consejos para ayudar a todxs lxs niñxs a aceptar y apreciar su raza

Perderse en una misma

A veces me pregunto a mi misma a que temo cuando no me defiendo como persona, cuando doy mi voluntad a otros, cuando me rindo sin haber intentado equilibrar mi balanza, si sé con seguridad que mi propia fuerza y confianza interior es la fuerza y la bandera que otros seguirán para querer encontrarse a ellos mismos.

Ver más Perderse en una misma

Carta a la tía rubia teñida que se ha reído de mi afro

Hace mucho que pienso en escribirte, a ti, la mujer de mediana edad que no se pudo contener mientras me veía pasar a través del cristal de la cafetería. A ti, que, en la zona de devoluciones de Ikea, cuchicheabas entre risitas adolescentes junto a tu amiga también rubia como si hubierais vuelto a secundaria. A ti que me miraste con desprecio, midiéndome de arriba abajo mientras paseaba con mi pareja blanca por el centro comercial.

Ver más Carta a la tía rubia teñida que se ha reído de mi afro

Moño Malo: ¡No!

Desde niñas, aproximadamente a los 11 tienes que pasar horas en el secador para tener el pelo alisado. Porque cuando sale tu rizo: ¡es malo! ¡Estás fea! ¡Tienes que peinarte! ¡Tienes que ir al salón! ¿Te pago para que vayas a la peluquería?, son algunos de los comentarios a los que tienes que acostumbrarte.

Ver más Moño Malo: ¡No!