Nunca ha sido pelo malo

A nosotras, las negras mujeres, desde que ocurrió lo que llaman “la conquista” junto con todas las imposiciones que vinieron detrás de ella, se nos dijo que la textura natural de nuestro pelo no era bella o presentable, o profesional, o bien vista o aseada o peinada. Es decir, nuestro pelo, su forma, como crece y como vive, nos la han prohibido.

Ver más Nunca ha sido pelo malo

Enseñar a las jóvenes negras a no odiar su cabello

Desde una edad muy temprana, las jóvenes negras están expuestas a las miradas y comentarios adversos sobre el cabello afro. A menudo, este tipo de comentarios, miradas y opiniones puede influir en la perspectiva que tiene una joven sobre lo que es bello. Durante su juventud, las chicas negras tienen varias opciones sobre lo que pueden hacer o no  con su cabello para «verse mejor»; esas opciones, en muchos casos amenazan la percepción futura sobre si mismas y la autoestima que puedan tener. Es algo más importante de lo que parece.

Ver más Enseñar a las jóvenes negras a no odiar su cabello

Nunca imaginé que llegaría a aceptarme tras haber querido cambiar. Testimonio

Cuando era niña nunca imaginé lo que me esperaba en este mundo cruel al que pertenecía. Nunca imaginé que mi madre me prohibiría salir a esas calles donde por ser mujer negra tenía el doble de peligro que un hombre blanco, e incluso que una mujer blanca. Nunca imaginé que el colegio el cual según mi madre era «mi segunda casa» sería el lugar donde más excluida me sentiría. Nunca imaginé que mi sexo sería «signo de debilidad» ¿Cómo iba a imaginármelo? si me sentía la persona más poderosa en mi pequeño mundo.

Ver más Nunca imaginé que llegaría a aceptarme tras haber querido cambiar. Testimonio

Mi pelo afro es radical

Todos las partes de nuestro cuerpo están sujetos a la crítica pública; todos los cuerpos son juzgados por normas sesgadas de belleza y salud. Pero los cuerpos negros tienen una atención especial. El pelo afro no es solamente pelo, es también un mensaje radical.

Ver más Mi pelo afro es radical

La valoración de nuestro cabello afro y nuestra identidad

Hace unos días mi hermana me pasó este post de una página brasileña en facebook, que con tristeza hacía la denuncia de un salón de belleza en el que se alisaba el cabello crespo de infantes, en la foto la modelo tiene solamente dos años. Hay varias cosas que este post pone de manifiesto, aunque tal vez no de manera evidente, y es necesario detectarlo y problematizarlo para reflexionar al respecto.

Ver más La valoración de nuestro cabello afro y nuestra identidad

Carta a la tía rubia teñida que se ha reído de mi afro

Hace mucho que pienso en escribirte, a ti, la mujer de mediana edad que no se pudo contener mientras me veía pasar a través del cristal de la cafetería. A ti, que, en la zona de devoluciones de Ikea, cuchicheabas entre risitas adolescentes junto a tu amiga también rubia como si hubierais vuelto a secundaria. A ti que me miraste con desprecio, midiéndome de arriba abajo mientras paseaba con mi pareja blanca por el centro comercial.

Ver más Carta a la tía rubia teñida que se ha reído de mi afro

«Con ese Afro no pareces abogada». Testimonio

Ahora cada mañana me miro al espejo y me digo a mi misma que no hay nada malo en mi, si no en mi sociedad, en mi cultura, ya que no nos aceptamos tal cual somos, no nos gusta nuestro pelo, no nos gusta nuestro color de piel, no nos gusta nuestros ojos de color oscuro, y me voy más lejos frecuentemente solicitamos visas para conocer otros países sin antes conocer el de nosotros mismos, lo que me hace llegar a la conclusión de que NO ACEPTAMOS NUESTRA RAZA.

Ver más «Con ese Afro no pareces abogada». Testimonio

Moño Malo: ¡No!

Desde niñas, aproximadamente a los 11 tienes que pasar horas en el secador para tener el pelo alisado. Porque cuando sale tu rizo: ¡es malo! ¡Estás fea! ¡Tienes que peinarte! ¡Tienes que ir al salón! ¿Te pago para que vayas a la peluquería?, son algunos de los comentarios a los que tienes que acostumbrarte.

Ver más Moño Malo: ¡No!

Nací Negra. Testimonio

Nací y crecí negra, ¡¡¡bendita fortuna!!! Crecí con nariz ancha, ojos del color del café obscuro como la noche y cabellos maravillosos que son capaces de esconder maravillas en el. Y como todas mis hermanas negras … ¡SOY HERMOSA!

Ver más Nací Negra. Testimonio

Mi estética: una resistencia social

Hablemos las cosas como son y sin ataduras: la estética de la mujer Negra se ha visto históricamente mal, y ahora, que muchas mujeres nos estamos descolonizando, no solo estéticamente, si no también mental e intelectualmente. La sociedad de privilegio blanco ha convertido mis características estéticas en moda. Porque ahora mi cabello y mi piel son comercialmente Negros.

Ver más Mi estética: una resistencia social

Una transición. Testimonio

Durante dos años estuve haciendo cosas que atentaban a mi dignidad y a mi ser, pero no me importaba, solo quería ser amiga de las niñas lindas. Aun así, siempre hubo un problema para poder estar con tan prestigiado grupo de jovencitas y era que yo seguía teniendo mi pelo afro y eso era una desventaja a la hora de que alguien se fijara en mí.

Ver más Una transición. Testimonio

Crecer. Testimonio

Nunca sentí apego por nada, menos por mi cabello ya que siempre pensaba que antes de morir iba a estar orgullosa porque hice lo que quise con él. No sentía apego porque, bueno, es sólo cabello. ¡Ya crecerá! No fue sino hasta que decidí llevar mi cabello natural que me di cuenta lo importante que es este aspecto para mí. Con esta decisión una se vuelve más despierta, más intensa, te das cuenta de cosas que antes pasabas por alto.

Ver más Crecer. Testimonio