El pelo afro está de moda

El afro está de moda
Modelo con un hermoso Afro en el desfile de la semana de la moda de Nueva York de Alice & Oliva

Cualquiera que lea el título va a pensar que eso no es así. Ya, ya lo sé. Pero durante estos últimos dos años estoy observando, cómo la gente considera que lo afro mola. Que sí, no tiene que ver con nosotros, tiene que ver más con nuestro pelo y la envidia que genera y como les gustaría tenerlo. O eso dicen.

Creo que las grandes empresas de moda y cosméticos, por ejemplo Inditex tienen la culpa. Sabemos de sobra quienes marcan los cánones de belleza, y no, no hablo de desfiles de pasarela a los que solo parte de la población pueden acceder y el resto a malas penas, podemos ver por internet o en algún pequeño avance en la televisión. Hablo de los cánones preestablecidos por las marcas de ropa, a los que cualquier persona de clase media (alta) puede acceder. Las tiendas que nos encontramos en los centros de nuestras ciudades, en los centros comerciales y obviamente, online.

Recuerdo el día que la empresa de Amancio Ortega decidió añadir a mujeres en la web que no eran caucásicas. Primero, una chica mestiza, y posteriormente Adut Akech. Os aseguro, que no fue poca la gente que alucinó en España, con el hecho de que una mujer negra fuera modelo de ropa de Zara. Modelo que había trabajado en las pasarelas de Yves Saint Laurent, por cierto. Pero lo mejor, no fue eso. Lo mejor es que de repente, aparecían en la web muchas de las modelos con pelo rizado muy marcado, vamos, lo que conocemos y vivimos como nuestro pelo afro. Entonces, escuchaba mucho eso de “tu pelo está de moda” “tu pelo es que se lleva mucho” ¿Se lleva mucho? Nuestro pelo ni es una moda, ni se lleva mucho. La identidad cultural y el pelo afro existen desde siempre, aunque por desgracia haya sido perseguido y en algunos países siga sin estar bien visto. Igual que las trenzas, aunque estas nunca han dejado de estar a la moda, también podemos considerar en este último caso que hay una especie de apropiación cultural. Poca gente entiende su significado, pero todas las quieren.

Es genial que las marcas en España incluyan variedad, aunque ya era hora y no debería de sorprendernos que lo hiciera, pero desgraciadamente hay gente a la que le sigue sorprendiendo e incluso pareciendo raro. Debemos de reconocer entonces que Inditex es ¿inclusivo?, porque hace unos días pinché en la zona de accesorios y me encontré con una modelo que era completamente afro.

Modelo Zara accesorios
Modelo que aparece en la página Web de Zara accesorios

Con esta ya he encontrado cuatro modelos de nuestra etnia en la página. Siendo optimista diré que me parece estupendo. Siendo pesimista diré, que no era necesario esperar a que Zara nos incluyera en su web para comenzar a comercializar cosas para nosotras.

Me parece increíble como desde los 17 años me ha gustado maquillarme y si he querido maquillaje de tono he tenido que acudir a marcas como M.A.C o como Bobbi Brown, porque en España ha sido blanco transparente y blanco opaco, de esas variables no salíamos. Recuero vendedores de tiendas  intentado venderme base de maquillaje que era 30 tonos más clara que la mía, que obviamente no he comprado. Ahora venden bases que podamos utilizar, pero la verdad es que no me queda claro si es porque la sociedad evoluciona y empiezan a contar con nosotras, o porque una de las marcas más poderosas del mundo decidió incluirnos.

Pero mi parte favorita de esta historia es que está gustando tanto nuestro pelo, que ahora intentan imitarnos. En España hay chicas que se han convertido en influencers a raíz de hacer conseguir marcar los rizos y aumentar el frizz para que su pelo rizado parezca lo más afro del mundo. Siempre me dicen que queremos lo que no tenemos, e igual que muchas de nosotras durante mucho tiempo hemos sufrido o sufrimos tratamientos para alisarnos, como lo afro está de moda, hacen por tener el mismo pelo. La diferencia está en que mientras nosotras tenemos que gastarnos mucho dinero para que nos acepten, ellas con un difusor lo tienen hecho.

El pelo afro estará de moda, sí. Pero que tu carta de presentación en una empresa o un grupo social no sea con tu pelo libre, porque directamente te van a calificar de distinta. Y es que lo somos, por supuesto que sí, pero también somos personas y no solo un pelo o un color de piel. Y es que si decidimos amoldarnos a muchas de las cosas que en este país no están bien, si decido llevar un turbante, que no sea porque hagáis que me avergüence de mi pelo o porque no quiera que me identifiquéis con una etnia distinta, solo porque sabemos que se relaciona con la época de la esclavitud. Es porque quiero poder hacer gala de quién soy, y de lo a gusto que estoy siendo única. Así que respetadme y si os incomoda, podéis levantaos e iros.

Pero he de reconocer, que desde hace un tiempo, en mi ciudad me he encontrado con muchas niñas y mujeres que salen a pasear con su pelo natural, y la verdad es que si pienso en el principio de esta década, era impensable encontrarte con chicas que no tuvieran problema en llevar el pelo que la vida nos ha regalado. Aunque duele mucho saber que hasta que no se ha creado una especie de pequeña tendencia, muchas no hemos sido capaces de romper con lo culturalmente bien establecido en España, y decidir dejar nuestra melena al viento.

Sin embargo, a pesar de que por las calles sea muy fácil hoy día ver nuestro pelo, en la televisión, cine, revistas, es muy difícil encontrar desde cameos de chicas con pelo afro, hasta simples trucos de belleza que aparecen revistas dedicados a nosotras,  por lo que tan normalizado no está.

Porque ya está bien de entrar a una peluquería a querer que te corten las puntas y lo acompañen de un “¿quieres que te alisemos el pelo?” “No.” Y te miren raro. Porque igual que el pelo lacio está adoptado por la sociedad como bueno, el pelo afro también debería estarlo, no hace daño a nadie, e incluso sería señal de que algo está cambiando para mejor.

Pero mientras no lo esté, que no se preocupen, que seguiremos luchando por aquello que nos hace distintas hasta que consigamos que lo acepten y respeten. Pero bueno, si nunca llueve al gusto de todos, tampoco iremos peinadas para todos. Al contrario, nos peinaremos para ser felices con nosotras mismas.

 

 

Laura CostaLaura CB@lauxauli

Politóloga y opositora a justicia

Anuncios

3 comentarios

  1. ¡Buenos días!

    Enhorabuena por el blog y el post. Sí que es cierto que la inclusión a través de la moda deja un sabor agridulce: Por un lado te alegras de que haya camisetas de “girl power” entre tanta princesa en apuros y de que haya algo más que blanquitud entre modelos, pero por otro parece que simplemente es el capitalismo buscando nicho de mercado. Dicho lo cual, yo creo que si vamos a consumir, mejor que podamos hacerlo con mensajes más éticos, y que hay que exigir a las marcas que sean consecuentes con el mensaje con el que se publicitan (de nada me sirven la camisetita de marras y la modelo negra con el pelo natural, si explotan a mujeres en Bangladesh). Para que sea algo más que un lavado de cara, la empresa debe regirse por la ética, aunque también, si el nicho de mercado exige representación y diversidad, es que algo bueno estamos haciendo desde el punto de vista de consumidoras/es.

    Un saludo y buen finde 🙂

  2. Me encantó tu post, muy bueno, muy sincero. Realmente el tema de que “lo afro está de moda”, me hierve la sangre. Sé de los beneficioso que esto ha resultado para muchos de nosotros, pero también aborrezco la manera en que algunos lo han tomado. Sinceramente espero el día en que la moda, como moda al fin, pase y que se quiten la mascara todos aquellos que hoy en día se ven como libres, no racistas, no discrimino, todo bello, todo lindo.
    He tenido que aguantar a mis amistades blanca pidiéndome que les presente a un negro amigo para novio, porque “lo afro está de moda”, millones de chicas blancas usando atuendos representativos de nuestra cultura porque “lo afro está de moda” otros hasta me saludan y me invitan a salir solo porque mi “estilo afro está de moda” esta situación me enferma!!! espero algún día poder volver a ser una chica auténtica sin tener que escuchar esos desagradables comentarios, espero realmente que algún día lo afro sea aceptado por lo que es, que bien lo has explicado en tu post, y no “por estar demoda”

  3. Yo lo llevo a lo afro por comodidad pero cuando lo tenia alisado me veía más femenina
    y no tiene nada que ver con complejos
    Lo malo es que a los 3 dias parecia una fregona y hacia el ridiculo
    De hecho hasta me llegaron a insultar y a acosar por ello
    Desde que lo dejé de alisar nadie me ha vuelto a insultar por mi pelo que yo sepa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.