La herencia afro es una forma de vida

Todas las veces que se han sorprendido de mi cabello, casi siempre han acompañado ese asombro con algún comentario desafortunado acerca de mis deseos –según ellos – reprimidos de alisarlo, acerca del dolor que debo sufrir al peinarme y la espaciada frecuencia en la que debo hacerlo. Otras veces el asombro ha sido real, por…

Trenzas desde Dominicana hasta Buenos Aires

Cuando era muy niña solíamos ir los fines de semana a Boca Chica, una playa ubicada a menos de 40kms de Santo Domingo. A parte de la arena blanca, el agua transparente y un caloraso infernal, también había música fuerte, sillas coloridas, y mujeres que cargaban una ponchera (balde) en la cabeza lleno de utensilios…

Crecer. Testimonio

Nunca sentí apego por nada, menos por mi cabello ya que siempre pensaba que antes de morir iba a estar orgullosa porque hice lo que quise con él. No sentía apego porque, bueno, es sólo cabello. ¡Ya crecerá! No fue sino hasta que decidí llevar mi cabello natural que me di cuenta lo importante que es este aspecto para mí. Con esta decisión una se vuelve más despierta, más intensa, te das cuenta de cosas que antes pasabas por alto.

Los ritmos de mis Nanas Negras

Soy ese tipo de lector que cree que son los libros quienes les eligen a ellos, y no al revés. Acostumbro ir a las bibliotecas públicas, esos paraísos en la tierra, a pasearme por los pasillos, rozar lomos de libros y sentarme en el piso a hojear algunos, hasta que alguno me coge de la mano y me lleva hasta la sección de préstamo. Así fue como me encontraron las Nanas de Amalialú.