Las Olimpiadas de la opresión

Las Olimpiadas de la opresión
Escena de la película Get Out

La división entre afroamericanos y africanos dentro de la comunidad negra  siempre ha sido una anomalía para mí. Nunca olvidaré el día en que yo y un amigo afroamericano jugamos a esa narrativa cuando entablamos una acalorada discusión sobre el nivel de severidad que tenían los efectos de la esclavitud, el imperialismo, la segregación/Apartheid y el uso de “la palabra N” en Africanos versus afroamericanos. A pesar de que ambos pudimos reconciliar nuestras diferencias, la experiencia no solo cuestionó cómo entendía la historia dolorosa y los legados del imperialismo y la esclavitud en África, sino que puse en perspectiva cómo yo y otros miembros de la comunidad negra tratamos a nuestros homólogos negros con identidades variables en situaciones delicadas como en la que mi amigo y yo estábamos.

Los “Juegos Olímpicos de la  opresión” se me presentaron por primera vez durante mi tercer año de escuela secundaria cuando dos amigos míos se habían metido en una acalorada discusión. La disputa era sobre las injusticias que se enfrentan como resultado de ser un miembro de su respectivo grupo marginado. Mientras trataba de calmarlos a los dos, comencé a preguntarme por qué algunos miembros de los grupos marginados sienten la necesidad de disminuir los efectos residuales de la historia dolorosa que enfrentan otros grupos fuera de los suyos. No fue sino hasta 3 años más tarde, cuando yo y un amigo cercano nos encontramos en la misma situación, la respuesta se hizo evidente para mí.

Mientras mi amigo y yo nos atacábamos mutuamente durante toda la duración de la acalorada discusión, comencé a darme cuenta de que estábamos participando en una Olimpiada de Opresión similar a la de mis amigos en la escuela secundaria. Como mujer de África Occidental y Afroamericana, he visto de primera mano cómo ambas partes se excluyen mutuamente de la comunidad negra más grande. El uso de “la palabra N” por parte de los africanos y el uso de atuendos tradicionales por parte de personas no africanas son sólo algunos ejemplos de cómo ambas partes aumentan la brecha entre unos y otros. Irónicamente, también fue por eso que mi amigo y yo inicialmente comenzamos a discutir.

Estudiosos, filántropos, poetas y milenials han deliberado sobre el uso de “la palabra N” en la sociedad actual. Antes del legado de la supremacía blanca (es decir, la esclavitud, el colonialismo, Jim Crow y el Apartheid), la palabra etimológicamente poseía un significado diferente como palabra sagrada estrechamente relacionada con los “dioses” por los antiguos egipcios. Desde este descubrimiento sobre sus orígenes, su uso por parte de la generación milenial negra ha sido menos protestado como una forma de reclamar su significado. Sin embargo, escritores y notables muy influyentes de la comunidad negra todavía discuten sobre su uso. Por ejemplo, la difunta poeta Maya Angelou afirmó repetidamente que el uso de la palabra era vulgar y peligroso.

Mientras los miembros de nuestra comunidad luchan entre ellos para discutir la conveniencia del uso de la palabra entre los negros, también discuten su uso entre los negros no afroamericanos. Durante la discusión entre mi amigo y yo, esto se convirtió en un problema frecuente, ya que él creía que los africanos no tenían la propiedad de la palabra, a pesar de sus orígenes antiguos, porque nunca se utilizó directamente con ellos. Aunque históricamente el insulto racial fue creado durante el siglo XIX en los Estados Unidos, su uso no tiene límites y aún afecta a los negros no afroamericanos. Como resultado, no entiendo por qué algunos afroamericanos optan por excluir a otros grupos étnicos marginados dentro de la comunidad negra, que se ven afectados negativamente por el insulto en lugar de centrarse en la erradicación del uso de la palabra por completo.

Del mismo modo, como algunos afroamericanos limitan el uso de “la palabra N” entre los negros no afroamericanos, algunos africanos prohíben a los afroamericanos el uso de atuendos tradicionales del país. Cuando mi amigo y yo discutimos sobre este tema como una forma de apropiación cultural, la exclusión de los africanos del uso de “la palabra N”, y más, empecé a darme cuenta de la razón por la cual los miembros de nuestra comunidad y otros grupos marginados participan en estas “Olimpíadas de  la opresión”. Es para recordarnos mutuamente la validez de las emociones que compartimos sobre aspectos de nuestra dolorosa historia, a pesar de que este método tiene un efecto adverso sobre los demás. Aunque mi amigo y yo pudimos reconciliar nuestra diferencia, este no es siempre el caso para aquellos que participan en este tipo de argumentos sensibles. Si simplemente aprovechamos la necesidad de comparar nuestras historias entre sí, reduciríamos la brecha dentro de nuestra comunidad.

 

 

true culture universityNneka E. Akukwe

Syracuse University

Este artículo ha sido publicado originalmente en True Culture University y traducido por Afroféminas gracias a un acuerdo de colaboración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.