4 ideales de belleza, socialmente aceptados, que son racistas

ecc82703c3ec2c29ec58b5bb1818d4f0
Publicado originalmente en everyday feminism
http://everydayfeminism.com/2017/05/beauty-ideals-racist/

A menudo me he sentido como si estuviera “fuera” de lo que significaba ser hermosa, pero incómoda cada vez que me han dicho “ estás muy guapa”.

Las mujeres que he visto en la televisión o en las portadas de revistas en realidad nunca se parecían a mí. Parecía como si no hubiera un ideal de belleza para mi. No soy pequeña, ni alta y delgada. Mi cabello es muy rizado. No es liso y tampoco “sedoso”.

Las celebridades y modelos que aparecen en las revistas de moda y belleza o en los anuncios, son en su mayoría, mujeres blancas de la misma edad y tipo de cuerpo específico. Las mujeres de color seleccionados para representar la “belleza” tienden a ser más flacas y delgadas de lo normal en su etnia y de piel labrada. Además las representaciones de los medios de las mujeres de color son a menudo “ blanqueadas ”.

Hay estándares construidos en torno a lo que es ser bella y atractiva y las personas son juzgadas según lo bien que cumplen con esa norma. Estos juicios pueden influir en los procesos de selección en un trabajo, en quien gente elige para ser sus amigos y lo bien que alguien es tratado por extraños.

De esta manera, la belleza circula como una forma de capital y mercancía con valor social, económico y cultural.

Sin embargo, estas normas se miden a menudo con las medidas eurocéntricas, con las narrativas de belleza blancas e ideales de belleza son fuertemente racializada.

Rasgos deseados como un tamaño específico de ojos, sensación de plenitud de labios, la nariz y la anchura se basan en estándares inglesados. Recientemente, un concurso de belleza juzgado por máquinas Inteligencia Artificial utilizando factores “objetivos” como la simetría facial terminó con la elección de los ganadores en su mayoría blancos.

La blancura se ve reforzada al mismo tiempo como norma, mientras que la “otredad” se convierte en fetiche y en algo “exótico”.

“Me gustaría poder tener tu tono e piel! ¿Su pelo es tan grueso, puedo tocarlo?¿Que eres? ¿Eres mestiza?”

Nuestras normas de belleza socialmente aceptadas que idealizan la delgadez, la juventud, y la blancura convergen con el exotización de las mujeres de color .

Para las mujeres de color, nuestros cuerpos y las sexualidades a menudo se convierten en tendencias, chistes y fetiches. Estas formas tampoco permiten espacio para múltiples formas de ver y de ser .

Empecé a darme cuenta de que mi malestar alrededor de mis misma y mi cuerpo existe debido a que estas imágenes que veía todos los días no permitían espacio para múltiples formas de ver y de ser. Como mujeres de color, debemos ser capaces de sentir nuestra propia belleza en nuestros propios términos.

Tener un sentido de los contextos históricos, culturales y políticos de las normas de belleza nos permite comenzar el desemsanblaje y la resistencia a las estructuras que hacen que sea tan condenadamente difícil simplemente amarnos a nosotros mismos, el amor a nuestro cuerpo, y el amor a nuestra apariencia tal y como es.

Aquí hay algunas maneras que nuestros ideales de belleza refuerzan el racismo.

1. Privilegiar el tamaño pequeño y la delgadez de los cuerpos y sexualizar a los tipos diferentes.

La industria de la belleza, el fitness y la salud convergen con el clasismo y el racismo de manera que seleccionan ciertos cuerpos como “flojos”, “descuidados” y poco profesional ”.

Lo que nosotros consideramos como los tamaños “normales” del cuerpo son en realidad idealizaciones delgadas.

Es conocida la historia de Saartjie Baartman, una mujer nacida en el sur de África del pueblo Khoisan, fue considerada una atracción de feria por los públicos occidentales por tener un trasero de gran tamaño que era “poco natural”. Lo cierto es que su cuerpo era similar a la de otras mujeres de su comunidad donde se percibía como “normal”.

Ella fue sacada de su casa y puesto exhibida, y después de su muerte, su cuerpo siguió siendo mostrado como una rareza, una monstruosidad.

Hoy en día la sorpresa frente a los cuerpos de las mujeres negras continúa. Por ejemplo, el tamaño y la forma del cuerpo Serena Williams’ es constantemente comentado y puesto en cuestión por los medios de comunicación.

Nota-19099-embarazada_vanity_fair

Serena Williams acaba de mostrar su cuerpo embarazado demostrando que no le hacen mella las críticas constantes a sus formas de mujer rotundamente Afro.

La falsa lógica alrededor de la biología, la genética y la raza tienden a crear también fantasías inalcanzables alrededor de proporciones poco realistas para un cuerpo, tales como cuerpos con curvas para las mujeres latinas y negras que a menudo se asocian con los brazos tonificados y cinturas pequeñas pero grandes pechos y nalgas.

Julie Feng escribe sobre esto y de porque hay una norma en que las mujeres de color y nuestros rasgos son considerados, ya sea como excepciones, o a través de las expectativas de nuestra raza. Estamos saturadas de imágenes que nos dicen que tenemos que trabajar en nuestros cuerpos para buscar una manera específica de ser asiática, de ser negra, etc.

Dentro de una imaginación colonial específica en torno a “la cultura de harén”, las mujeres del Sur y del Sudeste Asiático se exotizadas y sexualizadas como ágiles y flexibles, por lo tanto con ganas de agradar. Para las mujeres de Asia oriental, las normas de “pequeñez” se traducen en expectativas de diminutas, dóciles, muñecas, como cuerpos que resultan reducidos al comercio, como objetos sexuales pasivos .

Para las mujeres de color, las percepciones de los tipos de cuerpo enlazan tanto la cosificación y la hipersexualización.

Quiero ver los cambios en las expectativas y los límites de cómo mi cuerpo está representado y reconocido. Debemos ser capaces de vivir en condiciones en nuestros muchos tamaños, formas y sexualidades sin ser examinadas y vigiladas.

2. La obsesión por el cabello liso

El año pasado, Allure  publicó un artículo llamado: “Usted (sí) puede tener un afro (incluso si tienes el pelo liso).”

Las revistas de belleza Allure atienden a un público predominantemente blanco. Mientras que rara vez tienen artículos con consejos para las mujeres de color y en particular para mujeres negras sobre estilo de cabello o temas del cuidado.

9ab1eff5f7356c58877361fa97cc1744

Maisha Z. Johnson traza la forma en que la cosificación de los cuerpos negros ha existido en la cultura de Estados Unidos desde la esclavitud y todavía se manifiesta en ejemplos cotidianos, como la preocupación por querer tocar el pelo de las mujeres negras (y, a menudo este contacto no deseado ocurre independientemente del consentimiento).

A pesar de esta preocupación, el pelo Negro sigue siendo invisible en los medios convencionales. Rara vez son las mujeres negras las que aparecen en la televisión o en el cine con su cabello natura. Actrices y modelos negros a menudo se muestran con el cabello alisado químicamente , pelucas, o el pelo planchado.

La norma del pelo “liso” también ha creado un mercado caro, transnacional en torno a la exportación e importación de cabello.

Debido a que sólo vemos imágenes de las mujeres negras con el pelo liso, el “pelo natural” termina pareciendo “no natural”, convirtiéndose en un objeto de curiosidad.

Merecemos  la autonomía corporal – y que no incluye al ostracismo o fetichizaron para cosas como el pelo.

3. Obsesión por la piel clara

maxresdefault (2)

Imagen sacada de un vídeo de Youtube donde dan consejos para blanquearse la piel

El blanqueo de la piel es un negocio de 10 mil millones al año en la industria de cosméticos.

La internacionalización del colorismo (el privilegio de la piel más clara y blanca y sus jerarquías de tonos), se muestra en diferentes comunidades y culturas.

En diferentes contextos culturales e históricos, es mucho más complicado que la gente sólo simplemente quieran “ser como los blancos”.

En la India, la diversidad del color de la piel y los tonos crea una jerarquía de la belleza con las personas de piel clara en la parte superior y los que tienen la piel más oscura en la parte inferior. Al otro lado de Asia oriental, las prácticas de aclaramiento de la piel pueden estar vinculadas a las expresiones de la riqueza y el gusto .

La piel más blanca es un tipo de capital que indica el estado de la clase y también funciona como un valor de propiedad que permite a las personas acceder de una manera concreta a los beneficios materiales que mejoran la calidad de vida.

La piel más oscura puede ser señal de un tipo de trabajo de la clase obrera, mientras que la piel más clara indica el estado de “clase alta”. La piel más oscura también se marca en términos de moralidad, como más amenazante y extranjera.

Para las comunidades negras en los EE.UU., el contexto histórico de la esclavitud significaba que la blancura indicaba la libertad y no ser objeto de propiedad de otra persona. Hoy en día, las personas de piel oscura experimentan más violencia policial y rechazo institucional.

Y por el otro lado, la fetichización del la piel oscura funciona como una corrección excesiva y exagerada. Por ejemplo, hubo una gran discusión sobre la cobertura de los en principales principales medios de comunicación de Lupita Nyong’o, que cosificaron su belleza después de su actuación en los 12 años de esclavitud.

Colorismo también tiene sus raíces en el imperialismo y el colonialismo, donde imperan las reglas de blancura .

En Filipinas, España y los EE.UU. obligaron a un conjunto de creencias y valores sobre los filipinos, la imposición de una “mentalidad colonial”, donde los pueblos colonizados se juzgan a sí mismos con patrones estéticos de blancos .

En contextos del colonialismo y  esclavitud, la piel más clara también tiene un legado de violencia, de asalto sexual por los hombres blancos contra las mujeres de color.

En la comunidad Latinx, los que tienen la piel más clara puede recibir un tratamiento preferencial en los sistemas estatales como la educación, el trabajo y la política, tales como hacer más dinero, tener mayores tasas de empleo, y vivir en los barrios con más recursos.

La historia se entrelaza con los legados de la conquista y colonización europea que crearon una jerarquía racial compleja que ahora todavía tiene en los niveles más bajos a las personas indígenas y las personas afro-Latinx.

Estas lógicas de la supremacía blanca se incrustan dentro de las comunidades y perpetúan la continua exclusión de las personas con piel más oscura.

Estas historias e ideologías han hecho que crezcamos sintiéndonos incómodos en nuestra propia piel  y nos hace sentir confundidos o aislados dentro y fuera de nuestras propias comunidades. Eso no está bien!

El trabajo antirracista y antiimperialista, está conectado con la necesidad de desmantelar estas jerarquías clasificadas que corren alrededor de color de la piel dentro de nuestras comunidades.

4. La eterna juventud

img20121117hiranosatoko3

La imagen de colegiala se ha hecho muy popular en los países de Asia occidental. Éste estereotipo perpetua la imagen de la mujer asiática como aniñada y por lo tanto más sumisa y fácilmente manejable.

El mundo de la belleza y la moda privilegia la juventud. Pensar en todas las líneas de productos anti-edad vendidas por la industria cosmética o cómo las modelos son en su mayoría adolescentes o apenas veinteañeras.

Este énfasis en la “infancia” como el pico de la propia belleza tiene una gran cantidad de contextos espeluznantes, como por ejemplo cómo las chicas jóvenes son sexualizadas desde una edad temprana.

Niñas y mujeres jóvenes de color experimentan esta sexualización dentro de un contexto racializado. Una rápida  búsqueda en Google de chicas negras o asiáticas conducen principalmente a los resultados relacionados con la pornografía.

Sin embargo, la interacción de la racialización y la edad aparece de maneras diferentes a través de las comunidades de color y hacen que las mujeres jóvenes sean vulnerables de múltiples maneras.

Las mujeres asiáticas son a menudo estereotipados como perpetuamente jóvenes e infantilizadas través de imágenes de colegialas, por lo tanto más sumisas y fácil de controlar.

Por el contrario, las mujeres negras son a menudo imaginadas falsamente mayores de lo que son.

En la ciudad de Nueva York, la niña de quince años de edad Alexis Sumpter, se dirigió hacia una escuela de verano y  fue esposada y detenida por la policía por “parecer demasiado vieja” para su tarjeta de metro estudiantil.

Hace un par de años, Mikki Kendall y Jamie Nesbitt oro comenzaron la conversación #FastTailedGirls de cómo los estereotipos sobre la sexualidad de las mujeres negras convergen con las experiencias de las jóvenes negras en crecimiento.

Se nos debería permitir crecer en nuestros propios términos, respetando nuestra niñez.

***

Debido a que las mujeres de color se ven diferentes de los ideales de belleza de la comunicación, nuestra belleza rara vez se ve en nuestros propios términos. La gente o nos dicen que somos “hermoso para ser una [insertar su condición étnica]” o se fijan en nuestro color de piel, la textura del cabello, la forma y otras partes de nuestro cuerpo.

Cada día, se nos dice que nuestros cuerpos, nuestro cabello, nuestras características tienen que mirar de cierta manera con el fin de ser considerado bello, y que hay que gastar dinero y tiempo tratando de alcanzar estos estándares irreales de belleza que se nos imponen.

La insidia de la supremacía blanca, el imperialismo y el capitalismo se meten dentro de nuestras propias mentes y nos dice ” no eres lo suficientemente bonita, que no eres lo suficientemente delgada, no eres lo suficientemente clara”.

¿En que clase de mundo vivimos que no crea las condiciones para amarnos a nosotros mismos incondicionalmente y que además hace que esto se convierta en una idea radical?

Merecemos ser bellas y ser amadas en nuestros propios términos, no por un conjunto de normas imposibles y medidas de cuerpos y miradas que no nos representan.

 

Rachel Kuo es una escritora  y educadora que vive en la ciudad de Nueva York. Su experiencia profesional es en el diseño de planes de estudio y estrategia de comunicación de las iniciativas de educación para la justicia social. Puedes seguirla en Twitter  @rachelkuo . 

2 comentarios en “4 ideales de belleza, socialmente aceptados, que son racistas

  1. Buen articulo. Le recomiendo que revisen la tipografía. Hay errores de edición que se repiten y menoscaban la calidad del trabajo. Saludos y continúen así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s