Sororidad o el fin de la rivalidad entre mujeres

012214-health-women-friends-college-students-female-image

Fotografía urbangyal.com

Hace poco leí acerca del término Sororidad en el diccionario feminista de Rosa Candel:

“Sororidad del latín soror, sororis, hermana, e-idad, relativo a, calidad de. En francés, sororité,, en italiano sororitá, en español, sororidad y soridad, en inglés, sisterhood.

La Sororidad es una dimensión ética, política y práctica del feminismo contemporáneo. Este término enuncia los principios ético políticos de equivalencia y relación paritaria entre mujeres. Se trata de una alianza entre mujeres, propicia la confianza, el reconocimiento recíproco de la autoridad y el apoyo.

Es una experiencia de las mujeres que conduce a la búsqueda de relaciones positivas y la alianza existencial y política, cuerpo a cuerpo, subjetividad a subjetividad con otras mujeres, para contribuir con acciones específicas a la eliminación social de todas las formas de opresión y al apoyo mutuo para lograr el poderío genérico de todas y al empoderamiento vital de cada mujer.

Se trata de acordar de manera limitada y puntual algunas cosas con cada vez más mujeres. Sumar y crear vínculos. Asumir que cada una es un eslabón de encuentro con muchas otras y así de manera sin fin. El mecanismo más eficaz para lograrlo es dilucidar en qué estamos de acuerdo y discrepar con el respeto que le exigimos al mundo para nuestro género. Los pactos entre nosotros son limitados en el tiempo y tienen objetivos claros y concisos, incluyen, también, las maneras de acordarlos, renovarlos o darles fin

Marcela Lagarde,  Antropóloga y feminista ,Catedrática de de la Universidad Autónoma de Méjico, autora de cientos de artículos y libros sobre género.

“La política de las mujeres.” Madrid, Cátedra, 1997.”

Tras leer dicha definición, recordé un artículo que escribí para la revista Meik (www.revistameik.com) en el que hablaba, precisamente, de todo lo contrario: de la desunión entre mujeres, las causas y consecuencias de la misma y de lo mucho que perdemos por no ir de la mano para trabajar a fin de obtener pequeños logros en el día a día que, en perspectiva, son grandes conquistas para todas.

Creo que afroféminas es un buen ejemplo de esas conquistas. Las que leemos o escribimos en esta publicación online somos de lugares muy distantes del planeta y, sin embargo, ha conseguido reunirnos en este espacio intangible que es internet. Ahora podemos debatir, tener voz el importante,escucharnos. Así pues, poco a poco, vamos elaborando un discurso coral y heterogéneo como comunidad.

No siempre estaremos de acuerdo en todo, es más, probablemente, diferiremos en infinidad de cosas porque sí, somos mujeres y negras, pero también personas con nuestra visión del mundo propia. Con todo, la posibilidad de debatir, de confrontar sanamente nuestros puntos de vista, nos hace más sabias y, por tanto, más fuertes.

A continuación os transcribo el artículo sobre la rivalidad femenina, el mayor enemigo de esa palabra eufónica y de significado tan grande: la sororidad.

Causas de la rivalidad

Pero…¿de dónde viene esa competitividad y rivalidad insana? Hemos hablado sobre el tema con Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación española de mujeres progresistas, y con Anastasia Nzang, presidenta de la ONG Igualdad y Derechos Humanos de la mujer en África. Ambas coinciden en que esto es debido a las características de la sociedad patriarcal, dominada, desde siempre, por varones. Cuanto más poder tiene el hombre con respecto a las mujeres, curiosamente mayor es la rivalidad entre ellas. Esto sucede  en todos los países, pero en aquellos en los que hay menos mujeres incorporadas al mundo laboral, se produce con un carácter más marcado. La causa es que está relacionado con cómo está estructurada la sociedad en función del sexo.

El rol que se le da al hombre es un papel dominante, de sustentador o cabeza de familia, mientras que la mujer ha estado, tradicionalmente, subordinada y mantenida por el varón, a cambio de cuidar a los hijos y realizar las tareas domésticas.

De manera que, mientras el éxito de un hombre, señala Besteiro, reside en sus logros profesionales, el de una mujer va asociado al marido con el que se casa. Eso provoca que las mujeres compitan entre sí para ascender socialmente.

Nzang utiliza la palabra “falocracia”, que viene a ser algo así como el poder o gobierno del miembro sexual masculino. Sería otra forma de decir lo mismo.

Ella se centra, además, en las peculiaridades de algunas culturas africanas, en las que la poligamia, aceptada con normalidad, genera una rivalidad aún mayor y parte del mismo seno del matrimonio. Esta rivalidad trae consigo vencedoras y vencidas y tiene consecuencias claras para la autoestima de las que no salen victoriosas, para las que no son las elegidas.

Ella se centra, además, en las peculiaridades de algunas culturas africanas, en las que la poligamia, aceptada con normalidad, genera una rivalidad aún mayor y parte del mismo seno del matrimonio. Esta rivalidad trae consigo vencedoras y vencidas y tiene consecuencias claras para la autoestima de las que no salen victoriosas, para las que no son las elegidas.

Según Anastasia Nzang en algunas culturas africanas una de las causas de esta rivalidad puede estar en la poligamia que fomenta una competencia con vencedoras y vencidas. En la foto: El presidente sudafricano Jacob Zuma con sus tres mujeres. Foto de libertaddigital.com

El inicio

Tanto Yolanda Besteiro como Anastasia Nzang Nze afirman que existe un punto de partida para esta situación y se encuentra en la socialización desde la infancia.

La primera habla de los colores que se usan, en función de si es niño o niña, por ejemplo, para decorar la habitación. Tonos más suaves y pasteles para ellas, más fuertes y enérgicos para ellos. ¡Y eso antes de haber nacido!…Luego llegan los juegos: lucha y deportes de equipo, como el fútbol para los varones, y muñecas, peinados y ejercicio individual como la gimnasia artística para las niñas. Todo ello lleva a que el niño aprenda a competir, sí, pero también a compartir e integrarse en lo colectivo, y a entenderse con sus congéneres. La niña, no.

Nzang, por su lado, hace un análisis y una apreciación similar. Recuerda, por ejemplo, que cuando nace un niño fang (etnia de Guinea Ecuatorial a la que ella pertenece) se le regala un escudo o una lanza, pero si es una niña el presente suele ser una cesta para ir a la finca que, asumen, cultivará.

Lo que ambas quieren decir es que la infancia marca a los futuros hombres y mujeres, de ahí que, como en tantos otros aspectos, la educación sea algo clave. Habría que abogar siempre por la coeducación.

Soluciones

La coeducación consiste en formar en los valores a los niños y niñas como seres humanos, no por su rol como mujer u hombre. En este sentido, lo importante deben ser las aptitudes, intereses, habilidades y no el sexo. Debe impartirse esta educación en la escuela, en el entorno familiar, en los medios de comunicación, en los libros de texto, las canciones, los cuentos, los juegos….Besteiro señala que mientras sigamos pensando que hay cosas de niños y de niñas y no de personas, seguiremos dividiendo y fomentando los problemas y la situación general actual.

Anastasia Nzang apuesta, también, por una presencia mayor de mujeres en el Parlamento para que se aprueben leyes en pos de la igualdad; y por ganar aliados masculinos para la causa, así como la creación de asociaciones de mujeres empresarias que puedan ayudar a las que acaban de comenzar a desarrollar sus actividades y trabajos. Ella piensa, de todas formas, que hay razones para el optimismo, teniendo en cuenta que ya existen instituciones tradicionales de ayuda entre mujeres como el djangué, una suerte de ahorro común o microcrédito entre féminas, que, pese al paso del tiempo, se mantienen.

Así es, con apoyo desde el comienzo de la vida y educación e iniciativas solidarias entre las mujeres, como muere la rivalidad y se tejen las redes del compañerismo.

 

lucc3ada-2_afrofc3a9minasLucía Asué Mbomío Rubio

Periodista graduada en la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Desarrollo y Ayuda Internacional (Instituto Complutense de Estudios Internacionales. Diplomada en Guión y Dirección de Documentales (Instituto de Cine de Madrid). Ha trabajado en varias cadenas de televisión como reportera y, en la actualidad dirige y escribe guiones para documentales sobre proyectos humanitariios por todo el planeta.

Más de Lucía:

https://afrofeminas.com/?s=Luc%C3%ADa+Asué+Mbom%C3%ADo

8 comentarios en “Sororidad o el fin de la rivalidad entre mujeres

  1. Quiero felicitar a las escritoras de Afro Féminas. Los temas son muy interesantes . Realmente estoy muy impresionada con este majestuoso trabajo que están haciendo . Felicidades y continuén con este gran trabajo. Gracias.

  2. “Sonoridad o el fin de la rivalidad entre mujeres”, ya es hora, porque si que es verdad que siempre ha habido un poco o un mucho de esa rivalidad, que os es más fácil perdonar a los hombres que no a otra mujer, pero también es verdad que en sitios como este, Afroféminas, se unen mujeres de lugares muy lejanos en el espacio pero con problemáticas similares (solo que no sólo hay mujeres negras participando, después de todo en África no sólo se es negro, ni los negros son solo de África, si la humanidad entera empezó a existir en África), en ocasiones porque en mayor o menor medida, en algunos casos muy mayor medida, las mujeres nos vemos menospreciadas por nuestro sexo.

    Permitirme que comparta con todas una poesía que en 1946 escribió una poetisa española, espero que os guste, :

    LIBERTAD

    Risueños están los mozos,
    gozosos están los viejos
    porque dicen, compañeras,
    que hay libertad para el pueblo.

    Todo es la turba cantares,
    los campanarios estruendo,
    los balcones luminarias,
    y las plazuelas festejos.

    Gran novedad en las leyes,
    que, os juro que no comprendo,
    ocurre cuando a los hombres
    en tal regocijo vemos.

    Muchos bienes se preparan,
    dicen los doctos al reino,
    si en ello los hombres ganan
    yo, por los hombres, me alegro;

    Mas, por nosotras, las hembras,
    ni lo aplaudo, ni lo siento,
    pues aunque leyes se muden
    para nosotras no hay fueros.

    ¡Libertad! ¿qué nos importa?
    ¿qué ganamos, qué tendremos?
    ¿un encierro por tribuna
    y una aguja por derecho?

    ¡Libertad! ¿de qué nos vale
    si son los tiranos nuestros
    no el yugo de los monarcas,
    el yugo de nuestro sexo?

    ¡Libertad! ¿pues no es sarcasmo
    el que nos hacen sangriento
    con repetir ese grito
    delante de nuestros hierros?

    ¡Libertad! ¡ay! para el llanto
    tuvímosla en todos tiempos;
    con los déspotas lloramos,
    con tributos lloraremos;

    Que, humanos y generosos
    estos hombres, como aquellos,
    a sancionar nuestras penas
    en todo siglo están prestos.

    Los mozos están ufanos,
    gozosos están los viejos,
    igualdad hay en la patria,
    libertad hay en el reino.

    Pero, os digo, compañeras,
    que la ley es sola de ellos,
    que las hembras no se cuentan
    ni hay Nación para este sexo.

    Por eso aunque los escucho
    ni me aplaudo ni lo siento;
    si pierden ¡Dios se lo pague!
    y si ganan ¡buen provecho!

    Almendralejo, 1846
    Carolina Coronado

  3. Genial el artículo. Este tema siempre ha sido de mi interés y me siento feliz por las investigaciones q a la fecha se han logrado, pues x mi largo ir y venir algunas las he afrontado. Me gustaría estar al tanto y Muchas felicitaciones.

  4. Decirse hermana sororite suena bello pero cuando se va a la práctica se torna insoportable sobre todo en la política en Lara entre nosotras las mujeres pasa. Todas lo dicen lo leen pero no lo práctica . Nubia graterol Brito colectivo de mujeres terquedad de mujer Edo Lara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s