Ha llegado el momento de África. Entrevista al redactor Jefe de Afrokairós

Fotografía del blog dortaenafrica2.blogspot.com

Fotografía del blog dortaenafrica2.blogspot.com

Simón Nong es camerunés, una de esas personas de currículum infinito en el ámbito académico y social que no ha dejado de meterse en “fregaos” de los buenos, de los que importan, de los necesarios, desde que llegó a España.

Hoy vamos a hablar de uno de ellos, el periódico Afrokairós, una publicación en la que escriben africanos (aunque no sólo) y en la que se habla de África y el mundo en términos a los que, por desgracia no estamos acostumbrados.

¿Más información? Sigue leyendo…

¿Qué es Afrokairós?

AFROKAIRÓS es el periódico mensual que editamos tanto en papel como el pdf en www.afrokairos.com, desde marzo de 2013. Es una iniciativa empresarial del Grupo Nembot & Kimani Publishing, S.L. (Grupo NKP), dedicado a la edición (de libros, revistas, etc.) y a la comunicación en todas sus vertientes. El periódico se edita por africanos y africanas residentes en España, y por profesionales de otras nacionalidades (en África, Europa, América y Caribes) que sienten y vibran con lo auténticamente africano. Se ha compuesto el nombre tomando prestado una de las dos palabras con las que en la antigua Grecia, que lo cogió a su vez de la filosofía egipcia negra, se indicaba el tiempo: kairós, que quería decir el momento oportuno; en contraposición al tiempo Kronos, que indica el discurrir normal del mismo. AFROKAIRÓS, pues, quiere decir el tiempo, el momento oportuno de África. Se edita en tres idiomas: Español, Francés e Inglés.

En Afrokairós habláis de África pero no sólo…

Damos una información generalista, entretenida, con puntos de vista crítico sobre toda la actualidad, noticias buenas sobre África y el mundo; con secciones de Actu España, Actu Mundo, Business África, Actu África, Afro Diáspora, Historia, Cultura y Salud, Deporte y Ocio, Descubriendo África, Sabores africanos, Afroscopia, Afro People, Religiones, Gran Interview, Libre Opinión… Vamos variando y usando las secciones de forma “kairós”… jajaja. Como ves, Lucía, hablamos casi de todo. Es el único periódico de información general con estas características hecho por personas que quieren aportar más y mejor información sobre el continente africano y la diáspora africana. AFROKAIRÓS es la prensa que no entiende de fronteras, y nuestro lema es “Compartimos valores, no colores”.

¿Cuál es su finalidad? (transformación de conciencias, informar de temas que rara vez se tocan en los medios de comunicación españoles, etc…)

Como te comentaba antes, va siendo hora de que se conozca bien África en Europa, y fundamentalmente en España, y también a mujeres y hombres africanos. Es un gran continente que aparece en los medios de comunicación casi siempre relacionado con cuestiones que los medios occidentales consideran oscuros, feos; temáticas que tienen que ver con lo deficitario, lo carencial, lo asistencial y, en el mejor de los casos, lo paternalista y tutelaje. Queremos acercar África al público de habla hispana, y dar a conocer el mundo hispánico al continente africano. Permíteme comentarte algo sobre lo primero:

La opinión pública y publicada española sabe poco sobre la gran oportunidad que el continente africano, a nivel de negocios, ofrece a las empresas europeas, asiáticas y americanas, y para los europeos y europeas sumidos en una crisis económica brutal y con un paro galopante en países como España, Grecia, Portugal, Italia, Francia, etc. Se sabe poco de la integración Regional, económica y monetaria de los 54 países africanos, responsable, en buena medida, del desarrollo económico de África, aunque vivimos con exasperación la lentitud con la que alcanza a toda la población.

Podemos mencionar por ejemplo la Comunidad Económica y Monetaria del África Central (CEMAC con 6 países); la Comunidad Económica de los Estados del África Central (CEEAC con 10); la Comunidad Económica y Monetaria del África del Oeste (CEDEAO con 15 países); la Comunidad para el Desarrollo del África Austral (SADC con 15 países); el Mercado Común para África del Este y del Sur (COMESA con 19); la Comunidad Económica de los Estados de los Grandes Lagos (CEPGL) y la Conferencia Internacional de la Región de los Grandes Lagos (CIRGL) (con 3 y 12 miembros respectivamente); la Unión del Magreb Árabe (UMA con 5); la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD con 8 países con problemas de sequía en el cuerno de África); y la propia Unión Africana (UA) que integra a todos los países del continente, excepto Marruecos.

No sólo juegan un papel importante en la economía y el comercio, sino en cuestiones de política y de soberanía nacional, de desarrollo, de seguridad, de buen gobierno, de mediación de conflictos, de paz, aduaneras, de democracia, de integración regional, en temas humanitarios y sociales, de justicia, de derechos humanos, de desarrollo sostenible, etc.

Cuando viajo a algunos países africanos, me encuentro los vuelos con mayoría de viajeros europeos. ¡Y no van sólo a buscar oportunidades de negocios y de inversión especulativas, sino también, y empieza a ser la mayoría desde 2010, van en busca de trabajo! Algunos incluso trabajan de forma irregular en África.

¿Quién compone la redacción?

La redacción la componemos cuatro personas: una afroespañola, una española, un congoleño y un camerunés. Contamos con corresponsales en Magreb, Senegal, Camerún, Sur África, Costa Rica, Francia, Canadá, y varios colaboradores en España de distintas nacionalidades.

¿Cuál es su público objetivo?

Queremos cubrir las demandas y necesidades de un público dinámico, abierto, moderno e interesado en todo lo relacionado con África y los africanos, y también al punto de vista de los periodistas y comunicadores africanos y africanas residentes en Europa sobre la actualidad de sus países de residencia.

Además, queremos llegar a anunciantes, a empresas interesadas en invertir en el continente africano o en Europa – para las que tenemos un departamento de asesoramiento y de acompañamiento para sus negocios en ambas orillas – y a su público objetivo; en tal caso, solemos hacer una distribución en papel orientada mayoritariamente hacia el público de los anunciantes. El Grupo del que forma parte AFROKAIRÓS da también servicios de publicidad, edición de libros, construcción, gestión y mantenimiento de páginas web, asesoramientos de negocios, donde ponemos en contacto a empresarios africanos y europeos o americanos, y los acompañamos y orientamos desde el principio hasta el final.

Se trata de una publicación gratuita, ¿es fácil encontrar anunciantes cuando la temática principal es África?

No del todo. Somos conscientes de que hemos salido en un momento muy delicado y de dificultad extrema en la economía y la sociedad españolas; también ha coincidido con la crisis de la prensa en papel, y el escoramiento hacia la prensa digital. Pero estratégicamente, pensamos que habría que hacerlo así, para darnos a conocer al público. Y por el feedback de nuestros queridos lectores a los que estamos infinitamente agradecidos, les gusta AFROKAIRÓS. Vamos a abordar la siguiente etapa a la vuelta de las vacaciones, donde nos vamos a centrar más en la edición digital, dejando el papel para momentos puntuales cuando así lo reclamen la actualidad y, tal vez, los propios suscriptores, lectores y anunciantes o patrocinadores.

En vuestro periódico tenéis una interesantísima sección, afroscopia, ¿podrías explicarnos en qué consiste? 

Afroscopia es una especie de observatorio de la negrofobia o afrofobia en todo el mundo. Intentamos reseñar las injusticias y abusos a los que se los someten a los africanos, a las africanas y a los afrodescendientes por el mundo. Usamos estos dos términos que están a debate ahora en los movimientos de la comunidad negra que luchan por la justicia, la equidad y la dignidad, en contraposición con el racismo que encierra sus sutilezas, sus matices y sus evanescencias: hay una fobia hacia la persona de piel negra, por el color de su piel, y toda la carga semántica negativa que se le asocian al color negro, con expresiones “cotidianas” que todos conocemos y pronunciamos; lo mismo que se hace a menudo con atributos femeninos.

Tenemos otra sección opuesta: Afro People, que resalta a las personas afros que destacan en sus ámbitos de intervención, en su vida.

44_doc12

¿Observas atisbos de esa transafricanía (o mantenimiento de valores y tradiciones africanas pese al salto temporal y espacial) también en España?

Está retomando fuerza lo que llamas transafricanía y, lo que aporta más esperanza, es ver a jóvenes universitarias y universitarios negros organizarse para vivir esos valores, reivindicar lo auténticamente africano y edificante para una sociedad como la española y occidental que está perdiendo el norte ético.

La semana pasada, celebramos en Madrid la Conferencia Mundial AFROMADRID cuyo tema central era la educación en valores, con la sociedad civil afro de África, Europa y América, y con los organismos internacionales, las universidades, los representantes de gobiernos y parlamentos de esos tres continentes. Se sacó una Declaración de diez puntos donde destaca la petición del cambio de los sistemas educativos mundiales, para introducir en los planes educativos la aportación, la historia de África y de los afrodescendientes en el progreso de las sociedades y de las civilizaciones. No sólo es de justicia reseñarlo por los ocultamientos históricos, las mentiras y las falsificaciones sobre la historia de África, de sus mujeres y hombres, sino que es un deber vital conocer esos valores, pues son los únicos que pueden fecundar y revitalizar una civilización a la deriva, para que renazca de las cenizas hacia donde nos está llevando este modelo económico y de convivencia entre los pueblos y la culturas.

España, que tiene una población afro entorno a los 2 millones de personas, puede liderar esa recuperación ética en la UE, toda vez que la comunidad negra española aún no se ha asimilado como en algunos países vecinos como Francia u Holanda, o incluso Suecia y Dinamarca. Para ello, la comunidad afro tiene que tomar conciencia de su papel, más allá del proyecto migratorio de cada cual, del proyecto vital de los naturalizados y de los nacidos aquí, los que llamo afroespañoles. Sin poner fardos pesados sobre la cabeza de nadie, sí digo que cada africana, cada africano, llevamos intrínsecamente la responsabilidad de nuestra Madre África en los genes, la madre de todos los hombres y mujeres de este planeta; y una madre sufre cuando ve que algunos de sus hijos se han descarriado, ya no viven conforme a su identidad, sino que han adoptado una contra-identidad que va camino de destruir la convivencia, la concordia, la fraternidad entre sus hijos. Esos valores laten en lo más profundo de nosotros, y los deberíamos compartir con los demás, para juntos enderezar el rumbo y construir una sociedad intercultural, más justa, más cohesionada, más igualitaria, más democrática, más auténtica, más ética, más amable, más amorosa. El riesgo es que nos dejemos llevar por la contra-identidad, que parece que “mola” más. ¡Claro, es lo más fácil y cómodo!

Además tenéis una sección dedicada a la diáspora. ¿Qué papel crees que puede jugar la diáspora en el desarrollo de África? ¿Y en la transformación de la conciencia española hacia el continente africano?

Viajar enriquece siempre mucho, si uno sabe aprovechar los viajes con todas las posibilidades que le ofrecen al viajero. Recuerdo cuando estudiaba la carrera de ciencias de la educación, teníamos una asignatura llamada Educación Comparada: cuando empezó a estudiarse de forma sistemática, los primeros estudiosos eran viajeros del siglo XIX fundamentalmente que, pese a la predominancia de los nacionalismos en Europa, les gustaba comparar sus modelos educativos con otros, ya sea para copiarlos, ya sea para rechazarlos; y todo en aras a la creatividad.

Hoy como desde siempre, los viajes nos siguen brindando oportunidades de fecundidad, de aprendizajes extraordinarios, de enriquecimiento con lo bueno de otros lugares, de afianzamiento y reforzamiento de lo bueno propio, y la superación de los límites, de los caminos trillados, de la mediocridad, de tradiciones usos y costumbres propios que son un lastre; en definitiva, se trata de la historia del progreso. El mestizaje es interesante cuando mejora al ser humano y éstos a las sociedades.

En esta perspectiva es donde sitúo la diáspora africana en su contribución ineludible en el desarrollo de África, superando el concepto de desarrollo clásico, hacia el de progreso, de desarrollo compartido. No sólo los insumos técnicos y tecnológicos o científicos y competenciales que pueda recuperar fuera del continente, sino sobre todo los insumos sociales, de hábitos de organización, de ejecución, de conciencia de ciudadanía con derechos y deberes. Los gobiernos africanos deberían dedicar políticas activas para el retorno de su diáspora; eso les puede ayudar a superar la farsa de la cooperación al desarrollo que ha demostrado su más que estrepitoso fracaso.

Por el otro lado, ni que decir tiene que la presencia de la diáspora africana en España cambia el mapa social y étnico del país en primer lugar; a este cambio estético, le sigue, lógicamente, el cambio paulatino de mentalidades. El cambio en las leyes, normativo, es siempre el que llega con mucho retraso, por la rigidez de los políticos; pero al fin y al cabo, llega también. Te he dicho que se cuenta alrededor de 2 millones de afrodescendientes y africanos en España. Es la primera minoría del país, y así en 2010 se le reconoció su notorio arraigo en el Congreso de los Diputados mediante una Proposición No de Ley (PNL), que hoy está gritando la conversión ya en Ley Orgánica que se traduzca en políticas específicas hacia la comunidad negra en España. Y finalmente, como te comentaba en la pregunta anterior, sobreviene el cambio axiológico, el cambio en la ética y el cambio en la moral incluso, que son las costumbres, las normas, los convenios establecidos por cada sociedad. Pero eso no sólo lo está haciendo la diáspora africana, sino el conjunto de las personas inmigrantes que vivimos en España, más de 5 millones. Y creo que esa diversidad se deberá recoger en la próxima reforma de la Constitución Española (C E), donde se reconozca su diversidad étnico-racial, como Estado pluriétnico o multiétnico. El artículo primero de la C E “España es un Estado social y democrático de Derecho (…)” se ha quedado empobrecido.

¿Cuáles son vuestros referentes en cuanto a publicaciones se refiere?

Nos ha inspirado mucho, tanto en papel como en lo digital, Direct Matin; un poco la BBC y Metro de París. El cambio que vamos a hacer a partir de septiembre próximo desde la edición digital se inspira sobre el concepto de allafrica.com, o africatime.com, en alguna medida. Vamos a producir muchas noticias propias, pero también de otros medios desde el rigor y la excelencia que se nos exige a un medio como el nuestro, que nace por lo que nace, y que quiere seguir trabajando desde su independencia y autonomía, aportando un plus al mundo mediático, y no reproduciendo las mismas noticias que todo el mundo.

Somos afroféminas, de modo que esta preguntada es de obligada formulación: Wangari Maathai, Ellen Johnson-Sirleaf, Luisa Diogo… ¿Crees que la mujer africana está asumiendo  un rol de mayor responsabilidad en el continente? ¿A qué crees que se debe?

La mujer africana siempre ha asumido un papel importante en la sociedad; es ella el pilar y la guardiana de las generaciones. Depende también de lo que entendamos por “mayor responsabilidad” de la mujer. Porque a veces, tomamos prestados conceptos del mundo machista hecho por y para los hombres, y los queremos trasponer o traspasar a la mujer. El poder de la mujer no está en ocupar los puestos ocupados por los hombres, que también (en términos de justicia social e igualdad de oportunidades, o de gestión diferente a la habitual de las cosas públicas); pero va mucho más allá, en mi opinión.

Para mí, hay que propiciar que la mujer en general, y la africana en particular, tenga la posibilidad de elegir lo que ella quiera ser en cualquier momento de su ciclo vital, porque lo va a conseguir; que no se le pongan trabas por el camino, ni se le reduzcan las oportunidades. Es el gran reto de nuestra sociedad para su supervivencia, donde todo dependerá de las oportunidades que se les brinde a nuestras madres, abuelas, hijas y nietas. Ella Tiene mayor capacidad que nosotros, y nos lo demuestra en su día a día. Hablo de mi mujer, por ejemplo, de mi madre, de mis cuñadas, que son las extraordinarias mujeres que tengo a mi alrededor, a las que admiro cada día más.

Y para ser más concreto sobre la pregunta, creo que estamos entendiendo que es necesario que la mujer africana tenga tareas de gestión al más alto nivel de las instituciones, porque así nos irá mejor. Estoy convencido de ello por la gestión de las precarias economías familiares que millones de mujeres africanas gestionan todos los días, y sacan adelante familias numerosas. ¿Qué no harían bien con un país entero? Ahí tenemos al parlamento de Ruanda, con el 64% de parlamentarias, el único caso en el mundo, gracias, en parte a las políticas de igualdad impulsadas por el presidente Paul Kagame. Espero que sus colegas del resto de los países de la Unión Africana tomen buena nota. Por de pronto, la presidenta de la Comisión de la UA es una mujer, el cargo más importante de la organización: Nkosazana Dlamini Zuma, ex ministra del Interior de Suráfrica.

¿Y qué hay de la diáspora? ¿Crees que hay un reflejo de esa asunción de liderazgo femenino también aquí? ¿Ejemplos?

Hay mucho liderazgo femenino en la diáspora africana, y cada vez son más las mujeres inmigrantes africanas que lideran el desarrollo en sus pueblos de origen. Contrariamente a la emigración latinoamericana, mayoritariamente femenina, la africana es más masculina, con un número cada vez mayor de feminización. Pero si lo comparamos en términos relativos, de peso demográfico versus liderazgo con impacto, creo que la mujer gana. Ejemplos hay varios: pienso en Awa Cheik de Mujeres Senegalesas, hoy miembro del Consejeo Económico y Social y Medioambiental de su país, Senegal; Fatou de CEPAIM; Awa Ngoutane de Mirando por África, Augustine Abila de ACUDEVA o de Aisha Ismaïl de Save a Girl Save a Generation; por no citar que algunas mujeres en el mundo asociativo transformante. A nivel empresarial del emprendimiento, tenemos a mujeres como Nyuma, Tiñere, Micaela; o de la empresa privada multinacional, mujeres africanas en puestos directivos y de gran responsabilidad, y sé que a ellas no les va a gustar que las nombre, pero conozco a algunas. Tú misma eres un ejemplo de ello, Lucía. Hace unos años, era difícil encontrar a mujeres africanas lideresas para una ponencia, por ejemplo; hoy, es relativamente fácil, no sólo porque han aumentado en número, pero sobre todo porque se las están visibilizando, y ellas también se están visibilizando. La sociedad va dando pasos para superar esos escollos.

 

Simon NongSimon Nong (Camerún/España) Redactor Jefe del periódico AFROKAIRÓS, y Director de Desarrollo del Grupo Nembot & Kimani Publishing, S. L. Presidente de África Activa y del Fórum Inter-africano para el Desarrollo y la Integración. Director de los Programas Educativos “Desde el Aula Acércate a África”, y “Del Cayuco al Aula”. Es miembro del Comité Científico de los Congresos África – Occidente. Miembro del Comité de Expertos de la Conferencia Mundial AFROMADRID, de la que es Relator y Coordinador de la Mesa de Educación. Máster en Integración y Cooperación al Desarrollo. Post graduado en Animación Sociocultural, Marketing y Recursos Humanos. Profesor de Enseñanza Secundaria y Diplomado en Ciencias de la Educación y de la Sociedad de Estudios Internacionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s