Mulata, mito y prejuicio en el cine norteamericano (2)

Foto 1. PortadaEl nacimiento de una nación es sin duda la película más racista producida en los Estados Unidos. Este melodrama de la Guerra Civil y la Reconstrucción justificó y glorificó al Ku Klux Klan.

De hecho, el Klan de la década de 1920 debe su existencia a William Joseph Simmons, un predicador metodista itinerante que vio la película una docena de veces, y luego se sentía inspirado por la divinidad para resucitar el Klan, que había estado inactivo desde 1871.

DW Griffith basa la película de Thomas Dixon novela racista The Clansman (1905) (también el título original de la película). Griffith, siguiendo el ejemplo de Dixon, describe a sus personajes negros, ya sea como “negritos leales” o brutos y bestias que codician el poder y, peor aún, la lujuria por las mujeres blancas.

El nacimiento de una nación cuenta la historia de dos familias, los Stonemans de Pennsylvania, y los Cameron de Carolina del Sur. Los Stonemans, encabezados por el político Austin Stoneman y los Cameron, encabezados por el dueño de esclavos Ben Cameron, tienen una amistad desde hace mucho tiempo, y se enfrentan por la guerra civil. La guerra civil cobra un precio terrible en ambas familias: los dos tienen hijos que mueren en la guerra. Los Cameron, al igual que muchos dueños de esclavos, sufren “la ruina, la devastación, la rapiña y el pillaje.”

El nacimiento de una nación representa la Reconstrucción Radical como un momento en que los negros dominan y oprimen a los blancos. La película muestra a los negros que empujan los blancos fuera de las aceras, arrebatando las posesiones de los blancos, que intentan violar a una adolescente blanca, y matando a los negros que son leales a los blancos (LEAB, 1976, p. 28). Stoneman, un aventurero, se traslada con su familia al Sur. Él cae bajo la influencia de Lydia, su ama de llaves mulata que se convierte, como no, en su amante. Entre otras lindezas delirantes la película muestra legisladores negros debatiendo un proyecto de ley para legalizar el matrimonio interracial – sus piernas apoyadas sobre las mesas, comiendo pollo y bebiendo whisky. La situación desesperada hasta que el recién formado Ku Klux Klan llega a restablecer el dominio blanco.

El nacimiento de una nación establece el estándar para la innovación técnica cinematográfica – el uso imaginativo de la transversalidad, la iluminación, la edición y los primeros planos. Asimismo, fijó el estándar para las imágenes racistas cinematográficas. Todos los principales caricaturas negras están en la película, incluyendo zambos, toms, mamis, mapaches, bestias y mulatas trágicas.

Foto 2

En muchas películas las mulatas fueron representadas por actrices blancas. Era una práctica común. Los productores consideraban que el público blanco sentiría más  simpatía por una mujer blanca torturada, incluso si ella estaba representando un personaje mulato. El público sabía que ella era realmente blanca. En Pinky (Zanuck y Kazan, 1949), Jeanne Crain, una actriz blanca muy conocida, desempeñó el papel de la mulata con problemas. Su abuela de piel oscura fue interpretada por Ethel Waters (aztriz negra). Cuando el público vio a Ethel Waters haciendo trabajos serviles lo consideró normal, pero cuando Jeanne Crain fue mostrada lavando ropa, el público gritó y pateo las salas del país.

Fredi Washington, la estrella de la Imitación de la vida, fue uno de las primeras mulatas trágicas cinematográficas. Ella fue seguida por mujeres como Dorothy Dandridge y Nina Mae McKinney. Dandridge merece especial atención porque no sólo retrató a mujeres insatisfechas y condenadas, ella era la encarnación de la mulata trágica en la vida real. Su papel como personaje principal en Carmen Jones (Preminger, 1954) ayudó a hacer de ella una estrella. Ella era la primera negra en la portada de la revista Life. En Island in the Sun (Zanuck y Rossen, 1957) fue la primera mujer negra que hiciera el amor en los brazos de un hombre blanco en una película americana. Ella era una hermosa y talentosa actriz, pero Hollywood no estaba preparado para una señora que lleva sangre negra; los únicos trabajos que se le ofrecían eran variantes del tema mulato trágico.

Su vida personal estaba llena de relaciones fallidas. Desilusionado por los roles que limitan su carrera, mulatas autodestructivas, se fue a Europa, donde le fue peor. Ella murió en 1965, a la edad de cuarenta y dos años, por una sobredosis de antidepresivos.

Actrices mulatas exitosas de hoy en día – por ejemplo, Halle Berry, Lisa Bonet y Jasmine Guy – tienen una deuda con los esfuerzos pioneros de Dandridge. Estas mujeres tienen una gran riqueza y fama. Son mulatas, pero sus vidas y circunstancias no son trágicas. No están marginadas;  son grandes celebridades. Whoopi Goldberg, Angela Bassett, Alfre Woodard, y Joie Lee  han disfrutado de un éxito similar. Ellas también se benefician del camino abierto por Dandridge.

Foto 3

La mulata trágica era más un mito que una realidad; Dandridge fue una excepción. La mulata se hizo trágica en la mente de los blancos que creían que la mayor tragedia era ser casi blanco: tan cerca, pero con una brecha racial de distancia. La mulata era digna de compasión y apartada. Hubo, sin duda  negros de piel clara, hombres y mujeres, que se sentían marginados en esta cultura. Esto era cierto para muchas personas de color, incluyendo negros de piel oscura. Auto-odio y el odio intrarracial no se limitan a los negros de piel clara. Hay evidencias de que todas las minorías raciales en los Estados Unidos han luchado contra sentimientos de inferioridad.

El estereotipo de la mulata trágica afirma que los mulatos ocupan los márgenes de dos mundos, encajando  en ninguno, aceptado por ninguno de ellos. Esto no es verdad. Históricamente, los mulatos eran no sólo aceptados en la comunidad negra, sino que incluso eran a menudo sus líderes y portavoces, tanto a nivel nacional como a nivel de barrio. Frederick Douglass, W.E.B. DuBois, Booker T. Washington, Elizabeth Ross Hayes, Malcolm X, y Louis Farrakhan eran mulatos. Walter White, el ex jefe de la NAACP, y Adam Clayton Powell, un congresista. Otros mulatos notables incluyen Langston Hughes, Billie Holiday, y Jean Toomer.

Hubo tragedia en la vida de las mujeres negras de piel clara – también hubo una tragedia en la vida de la mayoría de las mujeres negras de piel oscura – y los hombres y los niños. La tragedia no es que eran negros, o tenía una gota de “sangre negra”, aunque los blancos lo vieran como una tragedia. Más bien, la verdadera tragedia fue la forma que se utilizó para limitar las posibilidades de las personas de negras. El siglo 21 se encuentra una América cada vez más tolerante con las uniones interraciales y la descendencia resultante.

 

Autor:  Sally

Fuente:
David Pilgrim, Professor of Sociology. Ferris State University
Jim Crow Museum. Of racit memorabilia.

Fotos:
http://lucysfire.wordpress.com
Fotograma de “El Nacimiento de Una Nación”
http://cieloalatierra.wordpress.com

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s