Mulata, mito y prejuicio en el cine norteamericano (I)


1portadaLydia Maria Child introdujo el personaje literario que llamamos La Mulata trágica en dos cuentos: “The Quadroons” (1842) y “Slavery’s Pleasant Homes” (1843). Creó a ésta mujer de piel clara como la descendiente de un propietario de esclavos blanco y su esclava negra.

La vida de esta mulata era realmente trágica. Ella ignoraba tanto la condición de su madre y la suya propia. Se creía blanca y libre. Su corazón era puro, sus modales impecables, su lenguaje pulido y su rostro hermoso. Su padre murió; su “sangre negra” fue descubierta y esclavizada, abandonada por su amante blanco, y murió víctima de la esclavitud y la violencia de los hombres blancos.

Un siglo más tarde las representaciones literarias y cinematográficas la mulata trágica destacaron sus patologías personales: el auto-odio, la depresión, el alcoholismo, la perversión sexual, y los intentos de suicidio son los más comunes. Tenía el tono de piel suficientemente claro para “pasar” como blanca y lo hizo, pero al hacerlo provocó un profundo odio a sí misma. Ella se compadecía  o despreciaba a los negros y la “negritud” en sí misma; odiaba o temía a los blancos y buscaba desesperadamente su aprobación. En una sociedad basada en la raza, la mulata trágica encontró la paz sólo con la muerte. Ella evoca compasión o desprecio, no simpatía. Sterling Brown resume el tratamiento de la mulata trágica por los escritores blancos:

Los escritores blancos insisten en la infelicidad de la mulata por otras razones. Para ellos es víctima angustiada de la herencia dividida. Absurdamente creen  que sus esfuerzos intelectuales y auto-control provienen de su sangre blanca, y sus impulsos emocionales, la indolencia y el potencial salvajismo provienen de su sangre negra. Su personaje se siente desgraciada a causa de la poca sangre blanca que corre por sus venas y quiere que un amante blanco por encima de todo, y por ello debe tener  un final trágico. (Brown, 1969, p. 145)

La mulata trágica se retrata como una mujer egoísta que va a renunciar a todo, incluyendo a su familia negra, para vivir como una persona blanca. Estas palabras son ilustrativas:

“No vengas por mí. Si me ves en la calle, no me hables. Desde este momento soy Blanca. No soy negra. No vengas más conmigo.”

Estas palabras fueron pronunciadas por Peola, una niña negra que se  odia a sí misma en la película Imitation of Life (Laemmle y Stahl, 1934). Peola, interpretada hábilmente por Fredi Washington, tenía una piel que parecía de blanca. Pero ella era una mulata. Peola estaba cansada de ser tratada como un ciudadano de segunda clase; cansada de ser tratada como una  negra americana en 1930. Quiere pasar por blanca y le pide su madre que entienda. Resumiendo la historia Peola rechaza a su madre, huye, y se hace pasar por blanca. La madre muere con el corazón roto. Peola arrepentida y llorosa regresa al funeral de su madre.

foto 2

El público, tanto blanco como negro (y que estaban segregados en el cine), odiaban lo que Peola le hizo a su madre y odiaban a Peola. Ella es a menudo descrita como la personificación del egoísmo. En muchas discusiones académicas acerca de mulatas trágicas el nombre Peola está incluido. Desde mediados de la década de 1930 hasta finales de 1970, Peola era un epíteto utilizado por los negros contra las mujeres negras de piel clara que se identificaban con la corriente principal de la sociedad blanca. Peola parecía blanca y quería ser blanca. Durante el Movimiento de los Derechos Civiles y el Movimiento del Poder Negro, el nombre Peola era un insulto comparable al Tío Tom, aunque sea una versión femenina de piel clara.

Fredi Washington, la actriz que interpretó a Peola era lo suficientemente clara para pasar por blanca. Se rumorea que en las películas posteriores se utilizó maquillaje para “ensuciar” su piel para que el público blanco supiera su raza. Había rasgos bien definidos; el pelo largo, oscuro, y recto, y ojos verdes; esto limitaba los papeles que le ofrecían.

Imitación a la vida fue rehecha en 1959 (Hunter & Sirk). La trama es esencialmente la misma; Sin embargo, Peola se llama Sara Jane, y ella es interpretada por Susan Kohner, una actriz blanca. La madre es ahora Annie Johnson. La historia sigue siendo los intentos de la joven de piel clara para pasar por blanca. Ella se escapa y se convierte en una corista en un club nocturno de mala calidad. Su madre de piel oscura (interpretada por Juanita Moore) la sigue. Ella pide a su madre que la dejara sola. Sara Jane no quiere casarse con un “chófer de color”; ella quiere un novio blanco. Ella consigue un novio blanco, pero, cuando descubre su secreto, él la golpea salvajemente y le deja en una cuneta. Como en el original, la madre de Sara Jane muere de un corazón roto, y Sara Jane arrepentida entre lágrimas vuelve al funeral.

Peola y Sara Jane eran mulatas trágicas cinematográficas. Eran grandes testamentos del cine de la creencia común de blancos y negros de que la “sangre mixta” traía dolor. Muchos miembros del público asentían cuando la madre de Sara Jane pregunta retóricamente: “¿Cómo se le explica a una hija que ha nacido para sufrir?”

¿Los mulatos nacen para sufrir? Todas las minorías raciales en los Estados Unidos han sido víctimas de los grupos dominantes, a pesar de que las expresiones de esa opresión varían. Los mulatos eran considerados negros; por lo tanto, eran esclavos junto con sus parientes. Todos los esclavos “nacieron para sufrir”, pero algunos autores han argumentado que los mulatos tenían algún privilegio, con respecto a los  de piel más oscura. E.B. Reuter (1919), historiador, escribió:

En tiempos de la esclavitud, eran más frecuentes los mulatos entre los criados y tenía las ventajas del contacto diario con los hombres y mujeres cultos. Muchos de ellos eran libres y disfrutaban de este estatus superior. Ellos fueron considerados por los blancos superiores en inteligencia a los negros negros, y llegaron a tener un gran orgullo en el hecho de su sangre blanca …. Cuando era posible, formaron una especie de casta mestiza y se mantenían alejados de los negros negros y los esclavos de condición inferior. (Pág. 378) (Estas palabras están traducidas tal y como las escribía Reuter en 1919)

La afirmación de Reuter de que los mulatos se tenían en mayor consideración y eran tratados mejor que “los negros puros” debe ser examinada de cerca. La esclavitud americana duró más de dos siglos; Por lo tanto, es difícil generalizar acerca de la institución. Las interacciones entre el dueño de esclavos y esclavos variaron a través de décadas – y de plantación en plantación. Sin embargo, hay pistas sobre la situación de los mulatos. En una variedad de declaraciones públicas y leyes, la descendencia de las relaciones sexuales-negro blanco se conoce como “mestizos” o “sporius” (Nash, 1974, p. 287). Además, estos niños interraciales siempre fueron definidos legalmente como negros puros, que era diferente de la forma en que se manejaron en otros países del Nuevo Mundo. Un propietario de esclavos afirmó que “no había una antigua plantación en la que los nietos de los propietarios [por lo tanto] mulatos no son azotados en el campo por su supervisor”.  Además, parece que las mujeres mulatas eran a veces objeto de abusos sexuales.

foto3

Según el historiador JC Furnas (1956), en algunos mercados de esclavos, mulatos y cuarterones trajeron precios más altos, debido a su utilización como objetos sexuales (p. 149). Algunos esclavistas encontraban la piel oscura vulgar y repugnante. La mulata se aproximaba al ideal blanco de atractivo femenino. Todas las esclavas (y los hombres y los niños) eran vulnerables a ser violadas, pero la mulata proporcionó al propietario de esclavos la oportunidad de violación, con impunidad, una mujer que era físicamente blanca (o casi blanca) pero legalmente negro. Una mayor probabilidad de haber sido violada desde luego no es una indicación de la condición de favorecido.

La mulata era representada como una seductora cuya belleza condujo hombres blancos a violarla. Este es un intento obvio y viciado de conciliar las prohibiciones contra el mestizaje (las relaciones sexuales interraciales) con la realidad de que los blancos utilizaran rutinariamente a los negros como objetos sexuales. Un esclavista señaló: “No hay una chica probablemente buscando en este Estado que no es la concubina de un hombre blanco …” (Furnas, 1956, p. 142). Cada mulato era prueba de que la línea de color había sido cruzada. En este sentido, los mulatos eran símbolos de la violación y el concubinato. Gary B. Nash (1974) resume la relación entre la esclavitud de la era de la violación de las mujeres negras, el manejo de los mulatos, y el dominio blanco:

Aunque el color de piel llegó a adquirir importancia a través de generaciones de asociación con la esclavitud, los colonos blancos tuvieron pocos reparos en contacto íntimo con las mujeres negras. Pero elevar el estatus social de los que trabajaban en la parte inferior de la sociedad y que se define como abismalmente inferior era un motivo de grave preocupación. Se resolvió al asegurar que el mulato no ocuparía una posición a medio camino entre el blanco y negro. Cualquier sangre negra clasifica a una persona como negra; y ser negro era ser un esclavo…. Al prohibir el matrimonio interracial, guiñando un ojo a sexo interracial, y la definición de todos los productos de mezcla como negro, la sociedad blanca encontró la respuesta ideal a sus necesidades laborales, de sus deseos sexuales extracurriculares e inadmisibles, su obligación de mantener su cultura de pura raza, y el problema de mantener, al menos en teoría, el control social absoluto. (Págs. 289-290)

George M. Fredrickson (1971), autor de la Imagen Negro en la Mente Blanco, afirmó que muchos estadounidenses blancos creían que los mulatos eran una raza degenerada porque tenían “sangre blanca”, que los hizo ambiciosos y hambrientos de poder combinada con “sangre Negra” que es animal y salvaje. La atribución de la personalidad y los rasgos de la moralidad de la “sangre” parece una tontería hoy, pero fue tomado en serio en el pasado. Charles Carroll, autor de “The Negro a Beast“(1900), describe a los negros como simiescos. En cuanto a los mulatos, los descendientes de “relaciones contra natura” no tenían “derecho a vivir”, porque, dijoCarroll, que la mayoría eran violadores y asesinos (Fredrickson, 1971, p. 277). Su afirmación no era cierta, pero si la creencia generalizada. En 1899 una mujer blanca del sur, LH Harris, escribió al editor de The Independent que la “bestia negra” que viola a las mujeres blancas es “casi siempre un mulato”, con “suficiente número de glóbulos blancos en su sangre para sustituir la humildad y la cobardía nativa con la audacia caucásica “(Fredrickson, 1971, p. 277). Las mulatas se representan como seductoras con problemas emocionales y los hombres mulatos como criminales hambrientos. En ninguna parte son estas representaciones más evidente que en la película de DW Griffith El nacimiento de una nación (1915).

 

Autor: Sally

Fuente:
David Pilgrim, Professor of Sociology. Ferris State University
Jim Crow Museum. Of racit memorabilia.

Fotos:
http://illkeepyouposted.typepad.com
http://bellakinks.tumblr.com
http://www.claqueta.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s