“Enseñar el pensamiento crítico”de bell hooks. Una educación transgresora para el desarrollo de la conciencia crítica

Bell hooks, destacada educadora feminista afroamericana y crítica cultural, continuó con “Enseñar el pensamiento crítico” su importante “trilogía de enseñanza”. Este atractivo volumen que invita a la reflexión difiere ligeramente de los dos libros anteriores de la serie en que consta de treinta y dos miniensayos escritos a partir de su rico diálogo con colegas y estudiantes. Sobre la base de los temas de  “Enseñar a transgredir”  y  “Teaching Community” (no disponible en castellano) , y refinándolos, hooks continúa pensando y escribiendo críticamente sobre la práctica de la educación y la naturaleza a menudo hostil y violenta del entorno académico.

La violencia que hooks observa no es siempre ni sólo una violencia física; aquí, su trabajo se ocupa principalmente de un tipo de violencia ideológica, espiritual y emocional omnipresente contra la cual todos los educandos y educadores deben luchar. Sin embargo,  “Enseñar el pensamiento crítico”  es un libro impregnado de amor y esperanza, no de miedo. Al igual que sus dos hermanos, este volumen combina ideas de pensadores que generalmente se supone que no están relacionados entre sí. Por ejemplo, el teórico de la pedagogía de la liberación Paulo Freire y el monje budista vietnamita Thich Nhat Hanh son dos de los mejores maestros de hooks fuera del aula, y se mencionan muchas veces y en muchos contextos en las páginas de “Enseñar el pensamiento crítico”. Como siempre en el trabajo de hooks, estas síntesis fértiles y en ocasiones sorprendentes ayudan a los lectores a impulsar sus propias ideas.

Un tema predominante a lo largo de este libro es la influencia del capitalismo corporativo en el tipo y contenido de la instrucción en la educación formal. Aquí hooks se enfoca en la forma en que las preocupaciones corporativas dan forma a la educación superior en particular, desde las metas y motivaciones de los estudiantes hasta los ambientes de trabajo y las condiciones de los trabajadores en las instituciones académicas. Esta discusión también ayuda a aclarar la importancia de las ideas de hooks más allá de los campus universitarios en los que los estudiantes y educadores luchan por un futuro nebuloso y de alto riesgo. Cuando el atributo humano único del pensamiento crítico, la capacidad de mirar más allá de la superficie de las circunstancias de nuestra vida, nuestras elecciones y acciones, y las decisiones de aquellos a quienes permitimos que actúen en nuestro nombre, no se desarrolla, ejercita o incluso fomenta, la calidad de nuestras vidas se ve afectada negativamente.

Escribiendo personalmente sobre el impacto del pensamiento crítico fuera del discurso académico, hooks comparte cómo funciona esa práctica para enriquecer su vida: “Buscar saber y comprender completamente me dio una forma de crear imágenes completas en mi mente, imágenes que no se formaron simplemente a través de una reacción a circunstancias fuera de mi control”. Una página más adelante, agrega:

Hay muchas circunstancias a las que se enfrenta la gente corriente que les obligan a examinar la realidad más allá de la superficie, para que puedan ver la estructura profunda. Estas circunstancias pueden llevarlos a reflexionar sobre la pregunta de quién, qué, dónde, cuándo, cómo y por qué y así iniciar el camino del pensamiento crítico. Cuando aceptamos que todos tienen la capacidad de usar el poder de la mente e integrar el pensamiento y la práctica, reconocemos que el pensamiento crítico es una forma profundamente democrática de conocer.

Enmarcado de esta manera, el pensamiento crítico no es la actividad abstracta de una especie de élite intelectual privilegiada, y su aplicación trasciende los límites de lo personal o nacional. Ver y conectar tanto la “estructura profunda” como la visión amplia nos permite movernos con mayor libertad y compasión entre las multiplicidades de personas, culturas e identidades, entre contextos, significados e idiomas, de una manera que honra las diferencias pero fomenta la unidad.


bell hooks en nuestra librería



Una habilidad que permite a las personas preguntarse sobre el “quién” y el “por qué” de cualquier situación es, de hecho, democrática, y potencialmente perturbadora del statu quo. Sin embargo, en los departamentos de inglés y humanidades, departamentos en cuyos cursos se enseñan tradicionalmente las habilidades de pensamiento crítico, escuchamos que los líderes empresariales denuncian la falta de habilidades de pensamiento crítico y resolución de problemas en sus empleados. No es necesario ser demasiado cínico para ver que los líderes empresariales naturalmente prefieren el pensamiento crítico que no conduce en una dirección que contradice irreconciliablemente los objetivos del capitalismo global. Pero hooks tiene una visión mucho más holística del lugar de la reflexión comprometida en un contexto global. Reconociendo su propia perspectiva como educadora, escribe: “Necesitamos una educación que aborde el mundo desde la diversidad. . . . Más que nunca antes, los estudiantes y los maestros necesitan comprender plenamente las diferencias de nacionalidad, raza, sexo, clase y sexualidad si queremos crear formas de conocimiento que refuercen la educación como la práctica de la libertad”.

La naturaleza de la educación está cambiando. Los estudiantes buscan títulos universitarios y de posgrado principalmente como credenciales para el empleo; en este momento, la alegría general de aprender y la exploración de ideas parecen motivar menos a los estudiantes que la necesidad de parecer atractivos para los empleadores potenciales. Aunque esa necesidad es ciertamente legítima y siempre ha moldeado la educación superior como una institución, muchas partes interesadas en la educación (estudiantes, educadores, personal de servicios estudiantiles, etc.) ahora parecen desconfiar de aprender, alentar o apoyar cualquier forma de conocimiento que no responda directamente a los intereses de los empleadores.

Al postular la educación como la práctica de la libertad para equilibrar (o como un antídoto) la noción de la educación como una recopilación de credenciales,  “Enseñar el pensamiento crítico” busca ayudar a los educadores comprometidos a navegar las contradicciones y los desafíos de la academia para cumplir con nuestros objetivos. Es un mandato de prestar un servicio compasivo a los estudiantes, como personas íntegras, no simplemente como futuros empleados de alguien. hooks sugiere que, para estar al servicio de este contexto, debemos reconocer que nosotros mismos somos personas completas y dejar que nuestros alumnos vean que, como ellos, luchamos, aprendemos y amamos, fallamos, nos afligimos y seguimos intentándolo. Los lectores que no se ven a sí mismos como educadores o estudiantes aún encontrarán muchas ideas enriquecedoras y desafiantes en estas páginas.

Jay Besemer

Haga clic aquí para comprar este libro en nuestra librería independiente. Te lo enviaremos a casa:



Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.