Martin Luther King y Malcolm X se parecían más de lo que pensamos

Malcolm X y el Dr. Martin Luther King Jr. son dos de las figuras más emblemáticas del siglo XX y del movimiento por los derechos civiles. Ambos hombres eran líderes de sus propios movimientos separados, con King sirviendo como el primer presidente de la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur y Malcolm X como ministro y principal portavoz nacional de la Nación del Islam (NOI). Sin embargo, la mayoría de la gente cree que los dos hombres tenían enfoques muy diferentes para el desafío de lograr la justicia racial y la igualdad en los EE. UU.

Según Peniel Joseph, catedrático de ética y valores políticos en la Escuela de Asuntos Públicos LBJ y profesor de historia en la Universidad de Texas en Austin y que se ha dedicado a estudiar la relación entre las dos figuras: “Se enmarca a Malcolm como el gemelo malvado de King y a King como este santo que simplemente les daría un abrazo a todos si estuviera vivo en este momento. Eso realmente quita la comprensión de la profundidad y amplitud de su poder político, su radicalismo político y su evolución a lo largo del tiempo.”

“Creo que ambos se necesitaban”, comenta Joseph. “Ambos se malinterpretaban y cometían errores al juzgarse. Al principio, King pensó que Malcolm era un nacionalista negro cerril y anti-blanco. Malcolm pensó que King era un tío Tom burgués y reformista. Ninguno de ellos era esas cosas, por lo que ambos necesitaban al otro.

“King sigue siendo un importante movilizador político mundial, y la forma en que enmarcó esta idea de justicia racial a nivel mundial es muy importante”, añade Joseph. “Malcolm X fue el primer activista moderno que realmente decía ‘Black Lives Matter’ de una manera realmente profunda y definitiva y se convirtió en el avatar del movimiento Black Power“.

Joseph cree que, si bien no se pueden ignorar las diferencias entre King y Malcolm X, los dos hombres eran, de hecho, mucho más cercanos de lo que comúnmente se cree, aunque su educación no podría haber sido más diferente. Martin Luther King Jr. se crió en un hogar de élite de clase media alta en Atlanta, Georgia. Su padre era predicador, su madre estuvo presente en su vida y fue una crianza muy cómoda.

Por otro lado, Malcolm X se crió en Omaha, [Nebraska], y en Lansing, Michigan, en granjas, por lo que era un chico de campo, cuyo padre fue asesinado por supremacistas blancos cuando tenía 6 años. Su madre fue internada en un centro psiquiátrico, por lo que él era un niño adoptivo cuando estaba en la escuela primaria. Luego se convirtió en estafador en Boston y Harlem cuando era adolescente, y finalmente fue arrestado por robo y cumplió siete años de prisión.

Cuando Malcolm estaba en prisión, King asistía a Morehouse College, la universidad negra para hombres más prestigiosa a la que se podía ir en ese momento. Recibió un título en teología en la escuela seminario, la escuela teológica Crozer en Chester, Pensilvania, y luego obtuvo un doctorado en la Universidad de Boston.

La sólida educación religiosa de King tuvo una gran influencia en su vida, y se convirtió en predicador y activista político, incluida su fe en sus discursos. Mientras tanto, la dura crianza de Malcolm y las tragedias que soportó tienen mucho sentido cuando se comparan con la justa ira y el dolor que pudo expresar como ministro de la Nación del Islam.

Fue durante su tiempo en prisión que algunos de sus hermanos introdujeron a Malcolm al Islam, y se unió formalmente a la Nación del Islam. El líder de la Nación del Islam, Elijah Muhammad, se interesó personalmente en Malcolm, antes de que lo liberaran en 1952. Malcolm abandonó lo que llamó su nombre de “esclavo”, Little, y se convirtió en Malcolm X. Como ministro de la Nación del Islam, abogó por el separatismo negro (que era la política de la organización), primero en Chicago y luego en Harlem, Nueva York, que se convertiría en su base en los años venideros.

Los años formativos de las vidas de Malcolm X y King son, en última instancia, los que los enmarcan como voces polarizadas en una lucha similar.


Mlacolm X y Luther King en nuestra librería



“Malcolm X era realmente el fiscal de la América negra, e iba a acusar a la América blanca de una serie de crímenes contra la humanidad negra”, comenta Joseph. “Yo sostengo en ‘La espada y el escudo’, que en cierto modo, el trabajo de su vida se reduce a la dignidad radical de los negros. Y lo que él quiere decir con dignidad negra es que en realidad los negros tienen la autodeterminación política para decidir sus propios derechos futuros y su destino políticos. Definen el racismo, y definen el antirracismo y cómo se ve la justicia social para ellos. Está conectado con los Estados Unidos, pero a nivel mundial, también está conectado con la descolonización africana, la independencia africana, la independencia del Tercer Mundo, Medio Oriente política, todo eso”.

Por el contrario, “Martin Luther King Jr. fue realmente el abogado defensor; defendió las vidas de los negros de los blancos y las vidas de los blancos de los negros”, según Joseph. “Él realmente abogaba por la ciudadanía negra radical, y su noción de ciudadanía se hizo más expansiva con el tiempo. Iba a ser más que solo el derecho a votar y terminar con la segregación. Se trataría de terminar con la pobreza, la justicia alimentaria, la atención médica, una forma de vida. Un salario, ingreso básico universal para todos”.

Estos dos enfoques, uno que construye la identidad personal y otro que busca expresar esa identidad y hacer que un sistema que está configurado para ignorar las voces de los negros la reconozca, parecen más complementarios que contradictorios cuando se observan objetivamente. Sus diferencias realmente se convierten en diferencias de tácticas en lugar de objetivos. Ambos se darán cuenta de que se necesita dignidad y ciudadanía, y esos objetivos van a converger con el tiempo. Pero son las tácticas y cómo llegamos a esos objetivos es en lo que difieren.

Es muy conocido que la pareja no siempre estuvo de acuerdo. En múltiples ocasiones, Malcolm X apuntó a King y la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur, refiriéndose a él como un “tío Tom” (aunque luego se retractó de usar el término ). Por su parte, King advirtió que “la oratoria feroz y demagógica en los guetos negros, instando a los negros a armarse y prepararse para participar en la violencia, como lo ha hecho [Malcolm X], no puede cosechar más que dolor”.

A pesar de la animosidad pública, Malcolm X intentó comunicarse con King a lo largo de los años, enviándole artículos y materiales de lectura de la Nación del Islam e incluso invitándolo a discursos y reuniones. El 31 de julio de 1963, Malcolm X incluso llamó públicamente a la unidad.

“Si el Kennedy capitalista y el Jruschov comunista pueden encontrar algo en común para formar un Frente Unido a pesar de sus tremendas diferencias ideológicas, es una vergüenza para los líderes negros no poder sumergir nuestras diferencias ‘menores’ para buscar una solución común, a un problema común planteado por un enemigo común”, escribió, invitando a los líderes de derechos civiles a unirse a él en Harlem para hablar en un mitin. Pero no asistieron, quizás porque poco después asistirían a la Marcha sobre Washington, y estaban metidos en la planificación. Sin embargo, Malcolm X se lo tomó como una afrenta, y empezó a llamar al evento de agosto de 1963 como la “Farsa en Washington”.

A pesar de la retórica, Malcolm X todavía estaba aprendiendo mucho de las actividades de King. Hay que tener en cuenta que King fue la persona que ayudó a movilizar a Birmingham, Alabama, en 1963, y se enfrentó a pastores alemanes y mangueras y consiguió que el mundo visualizara las injusticias racials de los Estados Unidos. King escribió su famosa ‘Carta desde la cárcel de Birmingham’ durante ese período. Malcolm X estuvo en Washington, DC, durante la mayor parte de esa primavera como jefe temporal de la Mezquita No. 4, y quedo realmente impresionado por las acciones de King y su capacidad para movilizar a un gran número de personas, incluso criticando a King por la no violencia y el hecho de que tantos niños y mujeres estaban siendo brutalizados en esas manifestaciones

Un importante punto de inflexión para Malcolm X se produjo al año siguiente cuando se separó gradualmente de la Nación del Islam y trató de definir su propio camino. Para 1964, en el discurso ‘The Ballot or the Bullet’ (3 de abril de 1964), ves a Malcolm X hablando sobre el derecho al voto como parte de la liberación y la libertad de los negros. Lo ves en una entrevista con el escritor Robert Penn Warren, diciendo que él y King tienen los mismos objetivos, que es la dignidad humana, pero tienen diferentes formas de llegar a ellos..

El 26 de marzo de 1964, King y Malcolm X se cruzaron en el Capitolio, durante el debate sobre la Ley de Derechos Civiles que estaba siendo obstruida en el pleno del Senado. Ambos estaban hablando con los reporteros y dando conferencias de prensa en apoyo de la Ley de Derechos Civiles. Ambos venían allí por la misma razón. La gente se sorprendió de que Malcolm estuviera allí en el Senado y haciendo sus entrevistas.

Martin Luther King Jr. y Malcolm X esperan una conferencia de prensa el 26 de marzo de 1964. La foto fue tomada por Marion S. Trikoskor. (Crédito de la imagen: Archivo de Historia Universal/Getty Images)

Hubo un momento en que Malcolm estaba en la misma habitación que King y en el sofá, mientras King estaba dando su conferencia de prensa, y luego se encontraron e intercambiando saludos. Fue un momento capturado por solo un par de fotos, en medio de una conversación, con Malcolm grabado diciendo: “Me estoy lanzando al corazón de la lucha por los derechos civiles”.

Esta fue la primera y única vez que los dos hombres se encontraron.

El 21 de febrero de 1965, Malcolm X fue asesinado en Manhattan, cuando estaba a punto de dar un discurso. El impacto de su muerte se sentiría en todo el movimiento de derechos civiles, pero no menos en King.

“Una de las cosas sorprendentes es que no discutimos la forma en que la persona más radicalizada por el asesinato de Malcolm es Martin Luther King Jr.”, comenta Joseph. “El 4 de abril de 1967 rompe con el presidente Lyndon Johnson con el discurso de la Iglesia Riverside en Nueva York, donde dice que Estados Unidos es el mayor proveedor de violencia del mundo. Malcolm siempre había hablado de la esclavitud racial y cómo la esclavitud racial había dado forma al presente, y King habla mucho más de eso después de 1965″.

Es quizás porque evolucionaron y estaban dispuestos a aprender unos de otros que cada hombre ha permanecido tan relevante hoy como en la década de 1960. Incluso con George Floyd, elBlack Lives Matter y las protestas globales, la única forma de entender estos movimientos es entender a Malcolm y Martin. Ellos hablaban de muchos de estos temas de brutalidad policial y el sistema de justicia penal, la segregación racial y la pobreza y la violencia sancionada por el estado, tristemente en plena vigencia.


*Artículo basada en una entrevista a Peniel Joseph aparecida originalmente en el número 96 de All About History.


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.