El descaro de la apropiación cultural

La apropiación cultural es una práctica altamente racista en la que una vez más, las personas blancas, demuestran el privilegio que les concede formar parte del grupo dominante y creen tener el derecho de hacer lo que quieran con los elementos culturales de los colectivos racializados, sin recibir la mínima repercusión o consecuencia; más bien tomando reconocimiento por ello e invisibilizando a quienes le pertenece.

La dinámica de poder implícita en todo acto de apropiación cultural deja claro que solo existe cuando viene desde aquellas personas que integran la cultura occidental dominante en detrimento de las culturas históricamente reprimidas. Es decir, cualquier hombre, mujer, o adolescente con privilegio blanco que quiera “experimentar” con lo “otro”, evidencia que en un sistema supremacista blanco entrar en el cánon supone una libertad enorme según tu nivel de exotismo.

Las personas afrodescendientes y las expresiones que conforman su cultura han sido demasiadas veces colocadas en la categoría: exótico. Manifestada a través de comentarios o actitudes finalmente racistas por parte de blancos y blancas estén o no conscientes de la ofensa. Pues claro, cuando nuestra naturalidad no encaja en el molde eurocéntrico establecido, las y los que sí ven su imagen siempre representada, sienten la urgencia de verbalizar su “asombro” o van directo con sus manos a invadirte.

Es por eso que exotizar a una persona negra, indígena, o no blanca escapa de ser inocuo. Debido a que la raíz que mueve la supuesta apreciación por nuestros símbolos, trenzado, música y demás expresiones, se acerca mucho a la superioridad colonial de los que un día en 1492 llegaron a Abiayala con la intención de “conquistar” y “descubrir” una tierra que ella y sus habitantes, desde siglos antes que ellos conocieron.

Katy Perry es una habitual de la apropiación cultural

Ese deseo de posesión de los colonizadores hacia lo que llamaron El Nuevo Mundo, de querer hacer suya esa tierra como fuere y volverla objeto para su beneficio; es que se vuelve posible detectar porqué el grupo privilegiado del sistema encuentra tan sencillo e inofensivo apropiarse de la herencia cultural de las personas negras.

Porque es justo la desigualdad de poder entre los grupos lo que impide que alguien con privilegio blanco y de clase, pueda verdaderamente generar una acción que resulte en el intercambio cultural desde posiciones equilibradas y equivalentes. Mientras tanto, es necesario aclarar, que la libertad de expresión nada tiene que ver con pretender apropiarse de una cultura ajena. Cuando tú, blanco o blanca, desde el más puro desconocimiento, insistes en que ese “peinado” lo llevas por toda tu “admiración” hacia la cultura afro, pero te callas cuando eres testigo de la mayor violencia que nos afecta, el racismo.

Violencia que recibimos por expresar nuestra identidad, pero que ustedes junto con la “superioridad” que se han inventado –y sobre la que han sostenido, la esclavización y aculturación de personas negras e indígenas a punta de sangre– les lleva a querer adueñarse, e incluso presentar ante su propio grupo como novedad las expresiones culturales que hacen a nuestra afrodescendencia.

Así que, ni trenzas africanas, ni bantu knots, ni turbantes, ni pollera conga, ni dashiki, pero tampoco rastas; por la falta de respeto y empatía, ya que cuando ese elemento se lo apropia un cuerpo blanco, todos los estereotipos que nublan la vida de las personas negras por exteriorizar su cultura desaparecen, y de inmediato pasa a verse como un simple accesorio o se convierte en la banalidad de ser “algo de moda”.

Por esto, que una persona (blanca) se apropie, revela que al no poder experimentar la opresión que sufren quienes integran la cultura de origen, les resulta fácil atreverse a jugar y exhibir como propios los elementos de una cultura dominada. Separar nuestras expresiones de su contexto, borrarle el significado, y hasta lucrar de ellas, representa una falta grave a la memoria de miles de abuelas y abuelos desterrados una vez de su madre África, a siglos de resistencia afro, y a todas las personas que les nacieron después.


Joan Collins

Periodista, Panamá

4 comentarios

  1. Esto de la apropiación cultural es una estupidez, considero que sería racista usar ese tipo de vestimenta si es en forma de burla, pero si te gusta otra cultura no tiene nada de malo usar esa ropa, accesorios, etc.
    Además le preguntaron a los japoneses que pensaban sobre una artista blanca usando kimono y ellos se sienten honrados. Dejen de pensar que a todos les molestan esas bobadas.

  2. Que triste vida ver opresión y racismo en todo…pero claro, las subvenciones mandan. Viva la diversidad cultural! Basta de VICTIMISMO.

  3. Bueno, yo no veo mal en la “Apropiación cultural”, es sólo mi opinión y me gustaría expresarla. Soy de Brasil y muchas veces me han visto también como exótico, me preguntaban reiteradas veces si bailo bien, juego el fútbol o si soy caliente en la cama, esto me molesta, me molesta que la primera pregunta que me hagan siempre es” ¿de dónde eres tú?”, porque al responderles, ya crean en sus mentes una estereotipo de quien soy y cómo soy. Ahora, creo que al cultura es lo único que debe ser apropiado, porque es de lo poco bonito que hay en la humanidad. Todas las culturas han sido apropiadas, la música de África y Asia, la escrita de los sumerios, invenciones, cortes de pelo y formas de vestir. Yo personalmente creo que eso nos hace más rico como humanos. Me encanta ver la cuantidad de batucadas que hay en España, no me moleste que se apropien de lo que llamamos cultura afro brasileña, así como la capoeira. Al lado de mi casa en Brasil había un grupo de gaiteiros gallegos, y ni uno era gallego. Si paramos para pensar todas culturas han sido y se han apropiados de algo. Espero que cada vez más esas misturas. Luis, un brasileño medio alemán, un cuarto indigena y otro cuarto portugués.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.