6 señales de que mi activismo ha de ser repensado

o-BLACK-WOMAN-MIRROR-facebook
Publicado originalmente en everyday feminism
http://everydayfeminism.com/2016/05/call-out-accountability/

No importa desde hace cuánto eres una persona políticamente consciente, indudablemente  las activistas no somos perfectas. Incluso mientras estamos tratando de poner fin a la opresión, a veces podemos cometer algunos errores perjudiciales para nosotras mismas.

Entonces, ¿cómo abordar errores de opresión en tu comunidad?

Digamos que estás en un evento por la justicia social que es prometedor en algunos aspectos, pero problemático en otros.

¿Qué haces? ¿Asumir el control del micrófono y llamar a los organizadores al orden? ¿Salir temprano y escribir un post muy largo en la página del evento en Facebook acerca de lo que han hecho mal? ¿Invitar a los anfitriones a café para señalar sus errores?

Todas estas estrategias tienen sus pros y contras. No hay una manera “correcta” para hacer frente a la opresión en los círculos de activistas, por lo que ha habido muchas conversaciones entre los activistas acerca de los enfoques como concienciar a la gente.

Pero hay una tendencia preocupante que puede ponerse en el camino de nuestros intentos por construir un mundo más justo juntos.

En muchos sentidos, hacer críticas entre nosotrxs significa castigarse entre sí. A veces sientes como si estuviéramos compitiendo en un concurso muy duro, tratando de eliminarnos el uno al otro para ser coronados como Mejor Activista del movimiento.

Partimos de un lugar común, queremos disminuir el daño de los comportamientos opresivos. Todos estamos viendo el número de víctimas que causa la opresión diaria, y cuando estamos con otras personas que están despertando a esta realidad y empiezan a reconocer esto queremos influir para que pasen a un nivel superior.

Y es cierto, debemos ser capaces de influir en los demás para mejorar. Esto ayuda a nuestras comunidades a crecer juntas, añade nuestra influencia positiva en el mundo que nos rodea y ayuda a cada uno de nosotros a construir los espacios seguros que merecemos.

Pero yo me quiero centrar en un tipo específico de tener enfrentamientos mutuamente que aparece cuando estamos actuando no sólo por amor a lo que somos y nuestras comunidades, si no también por miedo y dolor.

Se trata de “llevar a cabo nuestro activismo” que es cuando estamos más preocupados por cómo nos ven otros activistas que por una visión más amplia de lo que estamos tratando de construir juntos.

Estamos tratando de construir un mundo más justo, ¿verdad? Uno en el que tratar a los demás con respeto y lograr la liberación en lugar de ciclos de violencia opresora.

Pero a veces nos olvidamos de esa parte y de estar en pie contra la opresión, terminamos reproduciendo los mismos ciclos dañinos.

Tiene sentido que estamos haciendo esto, especialmente cuando los activistas que nos rodean lo están haciendo también. Si tengo miedo de que otras personas noten que no soy una activista perfecta, una manera de desviar la atención es señalar que otra persona lo hace mal. 

Tomemos el ejemplo de ese evento No perfecto al que asistes. Los organizadores están cometiendo errores que podrían perjudicar a alguien y tienes todo el derecho a estar molesta. Tu puedes mostrar de muchas maneras que estás enojada y decepcionada. 

Incluso te puedes unir a un grupo de gente para hacer una campaña y dejar que todo el mundo sepa que los organizadores del evento están haciendo un activismo pésimo. Entonces los aspectos prometedores de su caso serían sólo un recuerdo lejano.

Cualquier otra persona que tuviese miedo de ser acusado también de mal activista podría unirse al ataque, y juntos todos asegúrese de que los organizadores no hacen nunca más un evento.

Este enfoque es habitual entre las personas que han sufrido los daños que pueden provocar esos errores en el activismo, que son muchos. Pero si esto incluye avergonzar, aislar y castigar a las personas responsables de causar ese daño, simplemente repite las mismas tácticas de los sistemas de opresión que estamos tratando de eliminar.

Hay otras maneras de abordar los errores en nuestros movimientos, sin toda la presión, y el miedo, o atacando al otro con el fin de protegernos.

Estas son algunas señales de que es posible que tu activismo se focaliza en los errores de otros en vez de centrarse en lo importante: 

1. No estás centrado en el resultado

¿Alguna vez has encontrado a ti misma tratando de conseguir que alguien entienda que estás molesta con ellos sin saber realmente lo que quieres que ellos cambien?

Es una experiencia totalmente normal. Estás molesta y tal vez lo que necesitas es comprensión. Tal vez necesitas una disculpa, o un cambio en el comportamiento de la otra persona. Sea lo que sea lo que necesitas, no te sentirás mejor hasta que lo consigas.

Cuando te estás comunicando en tus relaciones personales, te puede ser útil  tomarte un momento para decirles que quieres que te escuchen.  Una parte es que mereces ser escuchada y otra, que la persona respete tus necesidades si es capaz.

El mismo principio se aplica a la celebración de otros activistas. Simplemente oír que estas molesta, que muy bien podría ser parte de lo que necesitas,  es importante para que sean conscientes del daño que han causado.

Sin embargo cuando yo lo hago, sin alcanzar realmente la esperanza de un cambio al final de todo, termino agotada, ya que me muestro vulnerable al enseñar mi dolor.

Una forma de curar esta desgaste emocional es considerar que el cambio que tu esperas, ¿es lo que realmente quieres que estos activistas hagan mejor o simplemente quieres sentirte mal por lo que hicieron?

Por ejemplo, si yo estoy llamando su atención a una persona blanca para su racismo implícito, sé que la culpa blanca existe. Y también sé que la culpa blanca es “no productiva” para hacer realidad un cambio.

Yo no puedo ser responsable por sus sentimientos, y no es culpa mía si se centran en su propia culpa. Pero puedo hacerles saber que la culpa no es lo que estoy solicitando de ellos.

Yo les pido reconocer realmente el daño de sus acciones y hacer un esfuerzo para hacerlo mejor. Yo sé que no puedo obligarles a hacer eso, pero por lo menos, puedo mantener ese objetivo en mi propia mente.

Entonces seré capaz de reconocer si se niegan a rendir cuentas y optar por no cooperar con ellos si ese es el caso. Pero si voy por el camino sin esperanza de tratar de avergonzarlos o de obligarlos a escucharme, tengo que pararme a pensar y reconocer que eso no ayuda a alcanzar mi meta.

Yo no quiero personas avergonzadas, arrugadas y cerradas por el resentimiento, no necesito eso en mi vida. Lo que necesito son personas que están dispuestas a reconocer sus errores y a comprometerse a hacerlo mejor.

2. No eliges tus batallas en base a lo que es mejor para la comunidad involucrada

Hay un temor común de que dejar pasar la oportunidad de responsabilizar a otros de sus errores, significaría que se está mimando a las personas que están causando daño y silenciando las personas marginadas que han sufrido esos daños.

c5cc925a8f3e17c706d255b0dbaf73bfAsí que estamos siempre alerta para intervenir en cada momento problemático, todos los ignorantes que comentan en Facebook, cada pariente, cada amigo del instituto, etc. 

Lo que equivale a una gran cantidad de tiempo dedicado a la defensa de las personas marginadas, una buena causa, seguro.

Pero también puede significar el agotamiento emocional para ti. Y no es una buena estrategia para que el movimiento estar inmerso en el activismo durante todo el día, todos los días.

Es mejor escoger tus batallas. En realidad es necesario para tu propia autopreservación.

¿Tiene miedo de parecer una mal activista si no se presenta en cada batalla? Es un miedo comprensible, y se produce por qué hay un clima de tratar de superarse unos a otros como activistas, que además no es útil.

En vez de esto, date un pequeño respiro. Una de las estrategias que utilizo para esto es conocer gente donde que esté en su proceso de aprendizaje sobre la opresión.

Es un proceso para todos nosotros, que no nacemos con un conocimiento de cómo funcionan los sistemas de la opresión que nos rodea en formas a menudo invisibles.

Así que si la mujer de mi joven primo hace un comentario problemático, lo hablo en privado con ella o le paso un artículo y no necesito gastar más energía. Llevar a cabo una campaña pública contra ella no es necesario.

Pero si la conducta problemática proviene de una organización o de una persona con una gran influencia, una llamada pública puede ser más eficaz.

¿Y el individuo al azar que está comentando una página pública de Facebook? Probablemente no vale la pena gastar mi tiempo, puedo guardar esa energía para otro momento.

3. Estás utilizando la misma estrategia para situaciones diferentes

Cuando siento la presión de luchar en cada batalla, tiendo a la salida emocional. Y luego en cada situación hago lo mismo.

Pero los actos de opresión no todos son iguales, cada situación particular tiene un conjunto diferente de estrategias que serían más eficaces.

Mientras que frente a la opresión dentro de nuestras comunidades, la intención puede ser similar en todos los ámbitos, ya que estamos tratando de poner fin al daño.

Por lo general, cuando hablo de la opresión, hago hincapié en el impacto sobre la intención, porque no importa cuán bien intencionado es alguien, también puede causar daño.

Tal vez deberíamos considerar poner el mismo énfasis cuando estamos tratando de detener la opresión. Independientemente de nuestras intenciones, a veces el único impacto de señalar a alguien es que sentimos que ellos han sido castigados por lo que hicieron mal.

Pero ¿qué pasa con el impacto más allá de eso? ¿Hemos conseguido algo para las personas que fueron perjudicados?

Estas son buenas preguntas a considerar cuando se está determinando la mejor estrategia para la situación. Al igual que la elección de tus batallas, puedes elegir una estrategia según a las personas que van dirigidas.

Por ejemplo, si estás en un evento comunitario con un amigo que cree que está siendo educado por tratar a las mujeres con delicadeza,  con el sexismo benévolo, tal vez no se de cuenta de que está siendo sexista. Tu puedes hacérselo saber lo que está haciendo sin avergonzarle públicamente.

Es diferente de si los directores de la sede de la celebración del evento están defendiendo sin complejos la cultura de la violación con la forma en que dirigen su espacio, que tiene un impacto más peligroso. Públicamente la organización de un boicot para poner fin a este daño podría ser una buena opción.

No siempre se trata de probarse a uno mismo para ser el mejor activista, se trata del impacto final de su estrategia.

4. Estás centrado en ti mismo en nombre de otro grupo

Ser un buen activista interseccional incluye mirar hacia fuera a los grupos marginales que no son parte del tuyo.

Es esencial para estar en solidaridad con otros grupos con el fin de asumir los múltiples sistemas de opresión que trabajan juntos contra todos nosotros.

Y, a veces, parece que no hay mejor manera de conseguir “la realización de activismo” que enseñarle a todo el mundo que eres un aliado.

Mientras que actúas como un aliado puedes cruzar la línea en la realización del activismo cuando tratas, más que todo, que el mundo vea que lo eres, que de verdad actuar sobre los problemas del grupo al que apoyas.

Puede haber momentos en los que realmente eres la mejor persona para hablar acerca de un tema, y ​​puedes ayudar a aligerar la carga de los hombros del grupo que está siendo perjudicado.

Pero cuando se trata de determinar lo que necesita ese grupo, es mejor dar un paso atrás y seguir su ejemplo.

Considera lo que te motiva a actuar como un aliado, ¿estás tratando de ser un aliado perfecto por el simple hecho de nombrarte a ti mismo cómo tal, o estás escuchando lo que es mejor para el grupo que sabe lo que es mejor para él de primera mano?

Por ejemplo, si las mujeres en su círculo activista hablan de que han sido acosadas por los hombres en su comunidad, y tu eres un hombre que quiere ayudar, eso está genial. Algunos hombres podrían estar más abiertos a escucharte a ti.

Pero también reconoce que es un problema que estos hombres estén dispuestos a escucharte a ti, pero no a las mujeres. Si estamos hablando sobre las mujeres debes reconocer y declarar, que estás replicando los mismos patrones dañinos que silencian las mujeres y dar prioridad a los hombres.

Así que usted puede utilizar múltiples estrategias – tanto en llamar, de hombre a hombre, y alentar a los hombres a escuchar a las mujeres que se ven perjudicados directamente por este problema.

eea6cd2c7fc39621e6ac6239a5c5a744

5. Estás haciendo de policía y juez sobre la responsabilidad de otros activistas

Como activistas, podemos caer en un patrón terrible de luchar contra nuestra vergüenza y posibles juicios … avergonzando y juzgando a los demás.

Todos sabemos cómo se siente  unx al ser juzgadx. Es por eso buscamos el tipo de liberación que nos permita a todos ser nosotros mismos sin ser maltratados.

Después de vivir con el trauma de ser maltratados, puede ser difícil reconocer que nosotros lo estamos haciendo a los demás.

Cuando ese juicio viene en nombre de la lucha contra la opresión, es una autoprotección. Quiero sentirme a salvo de los juicios, por lo que vigilo el comportamiento de otras personas y les marco la reglas para aceptarles como activictas “reales”.

Por ejemplo, esto sucede mucho con la jerga de la justicia social. Por un lado, si sabes todas los últimos términos activistas significa que puede nombrar lo que sucede cuando la gente está siendo oprimida, y puedes buscar las mejores maneras de evitar el uso de lenguajes perjudiciales.

Así que es un buen objetivo tratar de mantenerse al día con todo. Pero también es realista aceptar que no todo el mundo es capaz de hacerlo.

Las denominaciones, clasificaciones y términos activistas provienen de instituciones académicas y libros a los que no todo el mundo tiene acceso. Y, si bien es cierto que a vece la autoeducación es sólo una búsqueda en Google, no todo el mundo puede acceder a Internet o sabe dónde comenzar la búsqueda de estos términos.

Eso no significa que tenga que aguantar a la gente que usa un lenguaje perjudicial. Pero recuerda que, al igual que te hiciste más consciente políticamente con el tiempo, se necesita tiempo para que otras personas aprendan toda la jerga no perjudicial.

Así que si mi tía, previamente homofóbica, dice que quiere unirse a mí en un desfile del orgullo “apoyar a los hombres y mujeres de la comunidad homosexual”, es un comienzo. Puedo hacerle saber que también hay personas en las comunidades queer que no son hombres o mujeres , y mostrarle que hay más letras en el arco iris de LGBTQIA +.

Pero no tengo que decirle que tiene que  memorizar todos los géneros y términos de identidad sexual inmediatamente. En primer lugar yo le voy a dar la oportunidad de corregir su error y ayudarla a hacerlo lo mejor posible.

No es como si ella está a cargo del desfile, o si los organizadores del orgullo eran los que utilizan el lenguaje exclusivo, que sería una cuestión más apremiante .

Sin embargo, la corrección de cualquier persona es el objetivo final que debemos conseguir todos en la comunidad LGBTQIA + . Cualquier persona debe sentirse bienvenida y no debemos sólo de juzgar quién es un activista inadecuado y darnos palmaditas en la espalda a nosotros mismos por tener el vocabulario perfectamente inclusivo.

Dirigirse a un comportamiento perjudicial es importante, pero también lo es la comprensión de que todo el mundo está en una etapa diferente de su viaje, por lo que todos cometemos errores.

Y todos tenemos diferentes fortalezas, así que si alguien está falto en un área, como saber las palabras del vocabulario, no tenemos que tratarlos como si fueran totalmente desechables para el movimiento. Podemos ayudarles a crecer en esa área, y esperar que otros nos ayuden en las áreas que necesitamos para crecer.

6. Estás tratando de forzar a alguien a rendir cuentas

La responsabilidad es muy importante para nuestros movimientos. Sin ella, no sería capaz de aprender, crecer o asumir la nuestra responsabilidad en la perpetuación en los sistemas de opresión.

Pero, por desgracia, pedir a alguien que sea responsable no viene con una garantía de que lo va a ser. 

La presión de ser responsable de las acciones de otra persona puede tomar mucho de ti, y no deberías tener que sentir esa carga.

Entiende que sólo se puede hacer una parte, el resto depende de la persona que ha causado daño de que reconozca lo que ha hecho mal y de que esté dispuesto a hacer un cambio.

Os cuento un ejemplo. Imaginaos que algunas feministas con las que trabajo están haciendo chistes de violación en prisión, y lo defienden diciendo que la gente en la cárcel “merecen lo que reciben.”

Sé que mucha gente en la cárcel están allí injustamente, como resultado de la discriminación racial que encarcela a la gente de color en altas tasas, y de un sistema de fianzas clasista que mantiene a los pobres tras las rejas. Y sé que todas las personas privadas de libertad, no importa lo que han hecho, merecen la dignidad humana básica de estar a salvo de la violencia sexual.

Les explicaré lo mal que estaba esto e invitaré a que sean responsables y que no lo hagan más. Si se niegan, incluso puedo tratar de influir en su comportamiento, diciéndoles que no voy a trabajar más con ellas, y tampoco lo harán otras feministas que se preocupan por la injusticia prisión, a menos que hagan un cambio.

Pero hay una diferencia entre invitarlas a hacer un cambio y tratar de forzar su cambio.

Si les empujo a una disculpa que en realidad no sienten, por un asunto que no entienden en realidad, probablemente seguirán demonizando a las personas encarceladas y confiarán en un sistema de justicia criminal racista y clasista que lo que hace es encerrar a “chicos malos “.

Así que les voy a decir la verdad, que los chistes de la prisión no están bien. Pero también trataré de verlo con un poco de comprensión y pensaré que hay una razón por la que nunca han cuestionaron un sistema en el que nos han enseñado a confiar a lo largo de toda nuestra vida.

Me parece muy importante la injusticia prisión, y puedo agotar mi paciencia para las personas que la perpetúan sin entender lo que están haciendo.

Pero también sé que todo el mundo necesita tiempo para aprender acerca de cada problema. Prefiero tomarme el tiempo para ayudarles a entender, que castigarlos por no conseguirlo.

Cuando se trata de instituciones como las prisiones que en realidad defienden la opresión, estoy a favor de las protestas públicas que exigen un cambio inmediato.

Pero cuando se trata de mis compañeros activistas y miembros de la comunidad, espero que todos tengamos una visión similar. No siempre vamos a estar de acuerdo, pero en el trabajo conjunto, espero que podamos ayudarnos unos a otros a mejorar sin demonizarnos.

***

Espero que quede claro que no estoy dando un permiso para ser opresivos. He escrito mucho acerca de lo importante que es que seamos capaces de expresar nuestra rabia y frustración sobre la opresión que experimentamos, porque es absolutamente esencial para la curación y el cambio.

Así que no estoy tratando de silenciar la rabia que muestras justamente cuando luchas por tu comunidad. Te estoy diciendo que superes el miedo que tienes a que otros piensen  que no eres una activista imperfecta. Y que tu tampoco juzgues a otros activistas y no te teman a ti.

Nosotros mismos podemos darnos los unos a otros espacio para cometer errores. Podemos reconocer que cometer un error no significa que tenga que arrastrarse a un agujero y nunca mas salir a la luz.

Debemos hacerlo mejor, y podemos hacerlo mejor. Juntos, podemos ayudarnos para encontrar la forma, sin recurrir al castigo.

Maisha  Z. Johnson es responsable de contenido digital y Redactor de Everyday Feminism. Puede encontrar sus textos sobre en las intersecciones y sobre su obsesión con la cultura pop en la web. A través de su propio proyecto,  Inkblot Arts ,  Maisha  se nutre de las artes creativas y medios digitales para amplificar las voces de los que a menudo son silenciados. Síguela en Facebook  o en Twitter  @mzjwords .

Un comentario en “6 señales de que mi activismo ha de ser repensado

  1. Me ha encantado tu entrada. Hace mucho me preguntaba y conversaba al respecto de cómo abordar en algunas instancias comunitarias el tema de la autocrítica como equipo y las autoevaluaciones personales, ya sea colectivamente o en nuestros círculos más privados. Tu entrada ha dado justo en el clavo y te agradezco de corazón este punto de vista. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s