Bisila Bokoko. Cuando el límite es el cielo

 

Se acuerda de los cumpleaños de todas las personas que trabajan para ella, siempre tiene tiempo para tomar café con la gente a la que quiere y convierte en amigos a sus clientes. Eso es Bisila. Bueno, eso y mucho más.

Un día me dijo que no quería recibir premios ahora porque eso le hacía pensar que ya había alcanzado su tope. Con un pasado como directora durante siete años de la Cámara de Comercio española en EEUU, un presente como empresaria, con una marca de vino que lleva su nombre, como asesora de compañías que quieren instalarse en EEUU, como presidenta de una ONG que promueve la lectura en el continente africano o como ponente en diversas charlas, es fácil imaginar un futuro en el que no quepa la palabra “tope”.

Bisila Bokoko, nacida en Valencia y con residencia en Nueva York, es interesante por su trayectoria laboral, producto del esfuerzo, pero también por la humana y por la que le conecta con sus raíces ecuatoguineanas. Como afroespañola conoce de cerca la realidad de la población negra de aquí y en su biblioteca, alimentada cada semana por un título nuevo, no faltan Fanon, Garvey o Lumumba.

Cuando miro hacia arriba, veo a Bisila Bokoko. Es un ejemplo, no sólo por lo que ha conseguido sino por su nivel de auto exigencia, porque quiere más, porque no ve límites en su crecimiento y porque si ella mira hacia arriba, lo que ve es el cielo.

Conocíamos tu faceta empresarial pero… ahora nos has sorprendido con la de conferenciante. ¿De qué hablas en tus charlas?

Jajajajajajajajajaja, hablo de temas muy diversos por citar alguno de los más recientes, liderazgo de la mujer en África, el impacto de la revolución digital en África, cómo hacer negocios en el mercado americano, la diversidad en el mundo corporativo y hago mucha charla inspiracional acerca del empoderamiento, la marca personal y de cómo hacerse a sí mismo/a.

¿Por qué hablar de diversidad y por qué en este momento?

La diversidad se ha convertido en un tema de mucha relevancia hoy por la situación que estamos viviendo de miedo a lo diferente y a lo desconocido. Mucha gente se centra en las desventajas y se olvida de las ventajas. Por otro lado, no se puede hablar de diversidad sin hablar de inclusión.

¿Cómo se habla de diversidad sin caer en tópicos?

‎La expresión diversidad ya se ha convertido en un tópico en sí, debemos tener cuidado de evitar la utilización fácil e interesada de conceptos que se ponen de moda. Para todos los que utilizan el término diversidad no supone lo mismo, ni parte de los mismos supuestos ideológicos, se trata de fomentar una serie de valores y esto tiene que ver, desde el comienzo, con la educación. La educación debería contribuir a reducir las desigualdades y favorecer el desarrollo de los individuos y sociedades con un sentido de la equidad.

¿Por qué es importante un entorno empresarial diverso?

Es esencial para el crecimiento y la expansión de una empresa. La empresa es un reflejo de la sociedad y, si la empresa no incluye en su ámbito de actuación y proyecto la diversidad, sufrirá las consecuencias en el ámbito económico y llegará al estancamiento. La diversidad requiere del reconocimiento y la valoración de diferentes identidades que contribuyen a enriquecer la empresa, sus productos y /o servicios.

¡Las empresas diversas, sin duda, son más competitivas! ‎Cuanto más diversos son los equipos de trabajo, más innovadoras y competitivas son las empresas.

¿Ejemplos que podríamos emular de empresas que apuestan por la diversidad?

Por citar algunas, Johnson & Johnson, Colgate, Accenture, Cisco, Google, Microsoft..

Tu residencia habitual está en Nueva York, ¿qué diferencias observas entre la implementación de políticas de diversidad en EEUU y España?

En España, el tema de la diversidad es bastante reciente y no es un número suficientemente grande el de empresas que están trabajando en promover el equilibrio de género, la convivencia generacional, la inclusión de personas con discapacidad, diversidad cultural, pluralidad religiosa, de opiniones o la orientación sexual.

La mayoría de empresas que tienen un departamento de diversidad, lo tienen como máximo desde hace 2 años.
Creo que es un tema en proceso y que, poco a poco, se irá afianzando porque no va a haber otra posibilidad.

En Estados Unidos, estas políticas llevan ya mucho tiempo y no son fáciles de implementar dado que hasta llegar al equilibrio hay que hacer muchos ajustes en las empresas, aún queda mucho camino por recorrer en este campo aunque esta bastante avanzado.

¿Cómo reciben los asistentes a tus talleres la información que les das? (Sorpresa, bienvenida, ciertas resistencias…)

¡Por lo general, recibo un feedback muy positivo! Las audiencias cambian, no obstante, dependiendo del continente y dependiendo de la temática. La gente se siente agradecida por la información recibida y siguen manteniendo el contacto conmigo después de las charlas. ¡Disfruto muchísimo de esa interacción! Me ha llevado incluso a desarrollar tareas de Coaching.

¿Dónde podríamos verte?

Esta semana, estaré el viernes 17 en Cornellà Creació Forum, en Catalunya, hablando de cómo hacer negocios en Estados Unidos en la era Trump y el martes 14, presentando en Madrid, a través de la Fundación Harambee y el Círculo Orellana, a una filósofa y docente de Universidad africana, la Profesora Kankindi, que hablará del liderazgo de la mujer en el continente. ¡Tengo otros compromisos pronto en África!

Bisila Bokoko,  en compañía de dos niñas estudiantes de Primaria, durante el acto de presentación de su nueva biblioteca en Zimbabwe, a finales del pasado mes de octubre.- Foto: BBALP

Pero, además de las ponencias y de tu actividad empresarial, pusiste en marcha una fundación llamada Bisila Bokoko Literacy Project. ¡Háblanos de ella!

La fundación lleva desde el año 2010, empezó a raíz de mi primer viaje a África y cambió mi visión de vida. Fue una historia muy bonita en la que me vi envuelta con el Chief de Kokofu y que me dio el honor de ser la Reina del Desarrollo de ese poblado, me dio un trozo de tierra y allí construimos la biblioteca que donamos al pueblo. En ese momento empezó todo.

¿Qué provocó que te inclinaras por los libros?

¡Pues mi amor por la lectura! Es una pasión total. Cuando me regalaron esa tierra, no sabía qué iba a hacer con ella pero me inspiró que vi tantos niños que no sabían lo que era un libro y decidí que debía compartir ese placer con mi gente. ‎Además, la educación es la llave de la libertad. A través de la educación tenemos la capacidad de elegir.

¿Qué libro marcó tu infancia?

Quizá, “Mujercitas”, de Louisa May Alcot. Fue un libro muy importante en mi infancia y leí mucho a Enid Blyton era mi autora favorita cuando era pequeña. ‎La lectura siempre me hizo sentir acompañada en mi soledad. Por eso el lema de mi fundación es ” con un libro nunca estás solo”

¿Cómo crees que podría transformar la vida de los niños que ahora sí pueden acceder a los libros?

¡El mero contacto con un libro ya tiene un efecto transformador en sí! Está demostrado que, incluso los bebés que toman contactos con libros y que sus padres les leen, tienen más posibilidades de éxito. Yo he visto cómo los libros han transformado muchas vidas, por ejemplo en Malawi un joven se inspiró en un libro para dotar de energía solar a su poblado.

Cuéntanos alguna anécdota bonita con BBLP.

Tengo recuerdos maravillosos de cada una de las bibliotecas, pero en Kenya, ver a todos los Maasais en la biblioteca en medio de la Sabana, es maravilloso. Además, de todas las bibliotecas que tenemos, es desde la que nos contactan o para pedirnos más libros de viajes ( los niños aman viajar con la mente) o para decirnos que un elefante se ha cargado la verja que protege el colegio Adcam, que es la organización hermana con la que trabajamos en Kenya.

Seguimos con los libros…Eres una ferviente lectora e, incluso, te marcas metas. ¿Cuántos para 2017?

Sí, ¡este año me he marcado como objetivo leer 52 libros! ¡Uno por semana! Y de momento lo estoy cumpliendo ¡ y estoy disfrutando un montón!!

¿Alguna recomendación para las Afroféminas que te leen?

Lo importante, si no eres un ávido lector, es leer. Es un hábito que, cuanto más prácticas, más te gusta y además los gustos van cambiando. En mi caso, que soy afrodescendiente nacida en España, mis padres me sometieron durante años a la lectura forzada de todos los autores panafricanos y sus biografías ¡y me ayudo a conectar con mi negritud y mis raíces! Creo que es buenísimo conocer nuestra identidad a través de los libros, ver distintas opiniones y formarte la tuya propia. Sin duda, los libros me ayudaron a conocerme y aceptarme. Me gustó mucho leer a Marcus Garvey, Frantz Fanon, Kwame Nkrumah y Patrice Lumumba.

¿Te has planteado alguna vez escribir un libro? ¿Sobre qué sería?

Si me lo he planteado … desde el año pasado le estoy dando vueltas y diseñando este proyecto, no es un proyecto a corto plazo porque como lectora que soy quisiera escribir un libro que me encantaría leer.

¿Próximos planes?

¡Seguir haciendo lo que estoy haciendo al tiempo que innovo los procesos y me reinvento!

¡Suerte en todos ellos!

 

Lucía Mbomío

Más textos de Lucía

Facebook

Twitter @luciambomio

Istagram luciambomio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s