El viaje hacia el amor propio, el amor a tus raíces.

IMG_20160814_140223

Yasmina Ewulu Navarro autora de este post

No recuerdo cuándo me di cuenta de que era diferente, pero sí recuerdo cómo: con el primer “negrita” que escuché refiriéndose a mí. Era un renacuajo, recién empezaba el parvulario empecé a ser tratada de manera totalmente diferente.

¿Por qué me pasaba eso? ¿Por qué se empeñaban en hacerme sentir una apátrida? Había nacido en España igual que ellos. Nadie parecería darse cuenta de que mi madre era una mujer blanca, de que yo era fruto de un matrimonio mixto, solo veían mi pelo afro y mi piel oscura.

Mi madre se ofendía (y veintiocho años después aún lo hace) cuando me llamaban negra: “Igual que te llaman negra, pueden llamarte blanca porque tienes el 50% de cada uno”. Ella se encargó (y tiene mucho mérito) de cuidar esa increíble y preciosa maraña de pelo muy rizado. No pudo aprender de nadie, no había tutoriales y las pocas famosas negras del momento ocultaban su precioso pelo natural bajo pelucas o se destrozaban el pelo con tratamientos para hacerlo liso. Yo recuerdo como siempre le pedía que me lo dejara suelto, aunque fuera simplemente el pelo de la coleta, pero ella me hacía trenzas, o churritos o inventaba lo que fuese con tal de ocultar (¿inconscientemente?) mi pelo.

He de confesar que hubieron momentos de debilidad en los que deseé fuertemente ser blanca. Y durante una cantidad demasiado vasta de años soñé con una larga y domable melena lisa. Por supuesto, llegó ese momento en el umbral de la adolescencia en que le pedí a mi madre mi primer alisado y ella me lo concedió. Pobre pelo, a cuánto sufrimiento lo he sometido. Lo vi partirse, lo vi aclarar su color por lo abrasivo de los productos, incluso llegué a ver cómo se caía. Lo peor de todo es que nunca conseguí una textura como la de mis amigas.

A los catorce años mi madre topó con una chica blanca que sabía hacer trenzas africanas con extensiones y esa fue mi gran salvación. Años y años he llevado sus trenzas, de mil colores, de diferentes tamaños y extensiones. Por fin tenía algo parecido a una melena larga y lisa, ¡cuánta felicidad! Pero esa chica se fue y yo, rozando la veintena, decidí volver al alisado, ahora ya pagado por mí, y me gasté muchísimo dinero en productos para proteger mi cabello de los malos tratos que le daba y otro gran cantidad de dinero en planchas y secadores para que el liso fuera lo más parecido al de mis ídolos negras. ¡Qué inocente era, no sabía que la mayoría usaban pelucas! Cuánta frustración me hubiera ahorrado esa información.

Y ya nos acercamos al final del camino (aunque prefiero llamarlo el inicio del camino), gracias a la aparición de los smartphones y del auge de las redes sociales pude comprobar que se estaba llevando a cabo en Estados Unidos un nuevo movimiento, el de las naturalistas. Miles de mujeres afrodescendientes se hacían el “gran corte” para dejar atrás para siempre ese pelo tratado con químicos durante tantos años y empezaban a lucir sus rizos sin pudor, es más, con orgullo.

Fue un soplo de aire fresco, me sentí fuerte para hacerlo. A pesar de no tener referentes de mujeres afrodescendientes en mi entorno más próximo, decidí que ya valía de esconderme y de sentirme infeliz por algo que no podía cambiar. Era el momento de amar lo que era. Y encontré ese soporte vital, que nunca había podido tener, en las redes sociales. Así que lo hice, me hice el “gran corte”, y dos años después de ello, amo a mi pelo y no lo cambiaría por ningún otro.

IMG_20160814_140223Autora: Yasmina Ewulu Navarro

Profesora de Secundaria y Bachillerato/De madre española y padre nigeriano/ Barcelona

11 comentarios en “El viaje hacia el amor propio, el amor a tus raíces.

  1. Pingback: El viaje hacia el amor propio, el amor a tus raíces. | My Thoughts & Opinions

  2. Yo soy española, mi marido nigeriano, me encanta mi hija , me encanta su pelo pero me molesta la gente que está todo el día diciendo a salido muy negra no? Y ese pelo ,que haces para peinarlo? Quiero que mi hija se ame como es desde el principio, no quiero que escuche esas cosas de la gente y por la calle oigo mira una negrita, preferiria escuchar mira la niña, y también me gustaria que a cada sitio que voy la gente no empezase a mirarla tanto Ay que salá, Ay que graciosa la morenita, y me dejasen de mirar una y otra vez. Hay de las que no pueden aguantarse y se acercan y preguntan que si la niña es mía, que si es adoptada etc…pero bueno una aprende a vivir con ello. Por eso voy a enseñar a julie a ser fuerte. El niño ha salido parecido a mi, ahora me preguntan , es demasiado blanco no?

    • Aún queda camino por recorrer, poco a poco se acabarán viendo estos comentarios como algo anormal, y la gente entenderá que pequeños comentarios también son racistas. Lo importante es poder transmitir a nuestros hijos afrodescendientes el amor propio.

      • Hay que entender y ver ese tipo de personas como ignorantes, lo que tenemos que hacer es no llenarnos de impotencia, si no que enseñarles que nuestro pensamiento intelectual va mas allá de sus palabras ofensivas.

  3. Gracias x tu comentario, tengo una nena de 12años y ya empieza su adolescencia y como padre cabeza de hogar tu aporte en riquece mi conocimiento y me ayuda para orientarla hacia tener su propia personalidad y valor a sus raíces africanas.

  4. Una antigua compañera de instituto ha compartido esta entrada en su Facebook y he entrado, ya que me sonaba tu nombre.
    Efectivamente, fuimos compañeros de clase aunque no recuerdo bien en qué curso.

    Bravo por tí, en serio, me alegra que cada vez más no se vea como algo malo ser… ¿Diferente? Todos somos diferentes, pero se entiende. De un grupo minoritario o con menos representación sería más correcto.
    Aún así hay mucho camino por recorrer ya que estamos rodeados de “micros”: micromachismos, microracismos, etc. Esos comentarios o miradas que la gente sigue haciendo “sin mala intención” pero que no dejan de ser lo que son.

    Pero bueno. En realidad, estoy comentando aquí porque te quería pedir disculpas (con cierto efecto retroactivo), ya que formé parte de aquellos que te llamaban “negra” como algo despectivo.
    La estupidez, falta de mundo y escasa educación en casa es lo que tienen. Aún así, a tener empatía nadie tiene por qué enseñarte y es algo que a priori debería salir de un@ mism@, en mi opinión.

    Así que sí, lo siento. Siento haber formado parte de ese grupo de gente que empujaba a tu madre a intentar esconder lo que eres como si de algo malo se tratara, y que hicieron que tú también lo hicieras.

    Me alegra que hayas visto que no hay nada de malo en ser “diferente”, si no todo lo contrario. Qué aburrido sería el mundo, la verdad.

    Un saludo y que vaya todo genial.

    • Muchas gracias por tus palabras, por todas, tiene mucha razón en lo que dices, la vida está llena de “micros” y los que nos damos cuenta debemos “¿educar?” para que cada día ocurra menos, en todos los campos.

      Respecto a tus disculpas, están totalmente aceptadas y me agrada ver que alguien se toma el tiempo de escribir una disculpa/reflexión de algo que por desconocimiento/sociedad hizo daño a otra persona en su pasado.

      Saludos 🙂

  5. Excelente articulo en el que no solo hablas de tendencias, sino de valores, educacion y valentia.
    Es esencial para nosotros mismos el aceptarnos con todas nuestras caracteristicas, y solo nosotros debemos decidir cuales son buenas y malas, intentar desarrollar las buenas y reconducir las que pensamos que no lo son. Otra cosa es a nivel social, el tender a la homogeneidad y considerar que lo distinto es malo es algo que poco a poco esta desapareciendo, gracias a personas como tu, o como tu madre que tuvieron la valentia de luchar contra corriente para educarnos y abrirnos los ojos, enseñarnos que lo “diferente” solo es eso, diferente pero no malo y me pregunto quien no es diferente?. Todos tenemos alguna caracteristica distinta: negro, blanco, gordo, flaco, alto, bajo, agradable, antipatico….
    Gracias por ser valiente y educarnos a todos, enseñarnos que las personas somos personas sin importar la procedencia ni los estereotipos.
    Te felicito por tus valores, y a tu madre, que lucho con valentia en una sociedad mucho mas hostil que la actual por inculcartelos con exito

  6. Hablando alto y claro!!
    Se agradece tu alzamiento de voz por todas aquellas personas que no lo pudieron hacer y no lo podrán hacer y estas siendo referencia para alguien…algo super importante.
    Esto no es fácil y querer ser lo que otros son es muy desconcertante pero es lo que tiene verte descolocada en esta sociedad que a veces es insensata.
    Bravo por ti y por tu madre que habéis hecho lo que teníais que hacer.
    A pesar de todo espero hayáis sido felices y lo esteis siento ahora.

    La sensatez al final tendrá que vencer!!!

    Un abrazo!!

  7. Enhorabuena Yasmina! Me ha encantado tu artículo y más aún tu decisión de ser tú misma y de cuidar tu preciosa melena afro, Ojalá en el mundo cada día existan más personas como tú,un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s