fbpx
sábado, abril 20

Qué es realidad y qué es ficción en la película de Netflix «Shirley»


Antes de que existiera Hillary Clinton, incluso antes de Geraldine Ferraro, estaba Shirley Chisholm.
Fue la primera mujer que se presentó, en 1972, para la nominación presidencial demócrata (Margaret Chase Smith se había postulado para la nominación republicana en 1964), así como la primera candidata negra de ambos sexos en buscar una nominación de un partido importante, y logró para quedar en cuarto lugar (de 15) en términos de delegados, a pesar de un presupuesto total de campaña de 300.000 dólares. Sin embargo, se convirtió en la segunda persona negra elegida para la Legislatura del Estado de Nueva York y, en 1968, la primera mujer negra elegida para el Congreso.

Chisholm nunca fue una miembro del partido dominante como Clinton, pero tenía mucho más en común con su colega decididamente independiente Bernie Sanders, alumno del Brooklyn College, centrándose tanto en la injusticia económica y social como en la política de identidad. Como congresista, presentó más de 50 leyes destinadas a ayudar a mujeres, niños, migrantes, personas de bajos ingresos y personas racializadas. Hoy en día, sus políticas probablemente la etiquetarían como miembro del escuadrón izquierdista del partido demócrata, aunque con sus vestidos rígidos, peinados recogidos, postura erguida y dicción nítida (herencia de su educación barbadense), la pequeña y enjuta Chisholm estaba muy lejos de Alexandria Ocasio-Cortez. La belleza moderna de Ocasio-Cortez, cae bien a los medios. Chisholm, sin embargo, parecía y sonaba como lo que era: una señora de iglesia.

A pesar de su condición de pionera, el perfil de Chisholm ha retrocedido, en gran parte debido a que estába algo marginada por el Caucus Negro del Congreso y el liderazgo del principal Movimiento por los Derechos Civiles, dominado como estaba por ministros bautistas del sur socialmente conservadores, tanto porque ella hizo su propio camino como por su género. “Cuando me postulé para el Congreso, cuando me postulé para presidente, encontré más discriminación por ser mujer que por ser negra. Los hombres son hombres”, declaró en 1982.

Sin embargo, al igual que Bayard Rustin, igualmente marginado por los líderes de derechos civiles por ser abiertamente gay, el legado interseccional de Chisholm ha sido reclamado por una generación posterior con una película biográfica de Netflix. Y así como Rustin se centra en un momento político crucial, la organización de la Marcha sobre Washington de 1963, Shirley se centra en la candidatura de Chisholm a la nominación de 1972 (también hay un documental de 2004 sobre el mismo tema llamado Chisholm ’72: Unbought and Unbossed, el lema de la campaña de Chisholm), así que prepárese para discusiones apasionadas al estilo del Ala Oeste sobre el recuento de delegados. Aquí seguimos a Chisholm en su campaña electoral para distinguir qué es realidad y qué es ficción.

¿Shirley realmente desafió su asignación en el comité de inmediato?

Elegida en 1968 para representar al Distrito 12 del Congreso, que abarca el barrio Bedford Stuyvesant de Brooklyn, Shirley (Regina King, quien también produjo y dirigió el proyecto durante 15 años) está asignada al Comité de Agricultura. Haciendo caso omiso de las estrictas normas de antigüedad de la Cámara, se marcha furiosa para enfrentarse al poderoso presidente de la Cámara, protestando que la agricultura es irrelevante para sus electores urbanos y pidiendo que la transfieran a un comité diferente y más apropiado, como el de Asuntos de Veteranos. Sus asesores y mentores están horrorizados, pero sorprendentemente ella lo logra y consigue una asignación de comité diferente y más agradable.

Esto es en gran medida cierto, aunque no sucedió tan rápido como sugiere la película. Chisholm fue asignada al Comité de Agricultura, lo que la indignó y, sin inmutarse por ser no sólo una novata sino una de las 11 mujeres y nueve representantes negros entre 435 congresistas, decidió confrontar a John W. McCormack, el poderoso portavoz de la casa. Afortunadamente, confió su malestar a un elector, Rebe Menachem M. Schneerson, líder de la secta jasídica Lubavitch de Brooklyn. Sugirió que podría utilizar su puesto en el comité para abordar la pobreza alimentaria. Esto la llevó a trabajar con el senador republicano Bob Dole para ampliar el programa de cupones de alimentos y, más tarde, a convertirse en una poderosa líder en la creación del Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés y Niños (WIC), una consecuencia de su conciencia sobre los efectos de la mala nutrición en los niños, adquirido mientras trabajaba en educación infantil y como consultora educativa en la Oficina de Bienestar Infantil de Nueva York.

Sólo después de enterarse de que su siguiente asignación sería en el Subcomité de Desarrollo Rural y Silvicultura se enfrentó a McCormack. Para aumentar la presión, emitió una declaración pública que decía: “aparentemente todo lo que saben aquí en Washington sobre Brooklyn es que allí crecía un árbol. Sólo nueve personas negras han sido elegidas para el Congreso, y esas nueve deberían usarse de la manera más efectiva posible”. McCormack la instó a “ser un buen soldado” y aceptar la colocación, pero en lugar de eso ella intensificó su queja escribiendo al presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara, Wilbur D. Mills, quien entregó las asignaciones del comité. Esto la llevó a ser reasignada al Comité de Asuntos de Veteranos (“hay muchos más veteranos en mi distrito que árboles”, dijo ). Finalmente logró su objetivo, el Comité de Educación y Trabajo, donde era el tercer miembro de mayor rango cuando se jubiló.

¿Chisholm visitó a George Wallace en el hospital?

Cuando el populista gobernador de Alabama, George Wallace, que también estaba en campaña buscando la nominación demócrata, se recupera después de haber sido disparado por un posible asesino, Shirley dice que quiere visitarlo en el hospital. Su personal está horrorizado (Wallace es un archisegregacionista que personalmente bloqueó el camino de dos estudiantes negros que buscaban matricularse en la Universidad de Alabama como parte del mandato del gobierno federal para integrar la escuela) y eso significará que su vacilante campaña perderá el importante apoyo de los Panteras Negras y de muchos otros votantes negros. Pero Shirley está decidida y va de todos modos.

Es verdad que Chisholm visitó a Wallace en el hospital. Su motivo, dijo, era ilustrar su creencia en la importancia de respetar las opiniones contrarias en una democracia. Además, es posible que haya tenido un sentimiento furtivo de empatía con otro forastero dispuesto a apegarse a sus principios (incluso los deplorables), aunque la película sugiere que el sentimiento de empatía surgió de su propia experiencia de ser atacada físicamente con un cuchillo por un agresor mientras estaba en campaña. Es una medida de cuán abierta fue la carrera de 1972 el hecho de que figuras hasta ahora vistas como marginales (Chisholm a la izquierda y Wallace a la derecha) fueran contendientes. E incluso el eventual candidato, el senador George McGovern, un abierto opositor de la guerra de Vietnam, estaba muy hacia el extremo izquierdo del espectro, en el molde de Bobby Kennedy.



Visto con la distancia de 50 años, también puede parecer extraño que un supremacista blanco se postulara para la nominación demócrata, en lugar de republicana. El partido siempre había estado dividido entre liberales del noreste y de la costa y dixiecratas del sur que nunca habían perdonado a los republicanos por ser el partido de Lincoln. Después de la Gran Sociedad de Johnson y las iniciativas de derechos civiles de 1964, aceleradas por la posterior “Estrategia del Sur” de la administración Nixon, los fanáticos de la segregación comenzaron a migrar hacia los republicanos. Wallace fue uno de los últimos que se resistió.

“Los negros de mi comunidad me crucificaron”, recordó Chisholm sobre la visita a Wallace. “¿Pero por qué no debería ir a visitarlo? Todos los demás candidatos presidenciales iban a verlo. Me dijo: ‘¿Qué va a decir tu gente?’ Dije: ‘Sé lo que van a decir. Pero no quisiera que lo que te pasó a ti le pase a nadie’”. La película muestra a Wallace llorando en respuesta y, según Peggy, la hija de Wallace, esto realmente sucedió. “Fue después de su visita que él empezó a cambiar”, recordó. Verse obligado a “sentarse quieto y reflexionar sobre su política y su propia mortalidad” provocó “un verdadero despertar, un cambio de opinión”.

A partir de 1979, Wallace comenzó a buscar públicamente el perdón de la comunidad negra de Alabama, diciendo en una reunión de 1982 de la conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur : “Yo defendí, con la mayoría de los blancos, la separación de las escuelas. Pero eso estuvo mal y eso nunca volverá a ocurrir”. Y en 1974, Wallace fue uno de los pocos sureños que votó a favor del proyecto de ley de Chisholm para aumentar el salario mínimo de los trabajadores domésticos.

¿Chisholm realmente se sentó con Huey Newton en la casa de Diahann Carroll?

La joven asistente y protegida de Shirley, Barbara Lee (Christina Jackson), miembro del Partido de los Panteras Negras, el grupo con sede en Oakland que representa el extremo más militante del movimiento de Liberación Negra, se ofrece a concertar una reunión con Huey Newton, el líder de los Panteras Negras y “Ministro de Defensa”, con la esperanza de conseguir su respaldo. El encuentro tiene lugar en la preciosa casa de Los Ángeles de la igualmente bella Diahann Carroll, protagonista de ‘Julia’ (la primera serie de televisión estadounidense que presenta a una mujer negra en un papel no estereotipado) y la primera mujer negra en ganar un Tony.

Newton (Brad James) llega a la reunión diametralmente opuesto a gran parte de lo que Chisholm representa, incluida la política partidista convencional. Pero Shirley, cuyo lema es «si no te dan un asiento en la mesa, trae una silla plegable», lo convence de que si puede crear una coalición de delegados, puede influir en el eventual candidato para que apoye más derechos para las mujeres, afroamericanos y otros grupos subrepresentados. Newton también se muestra profundamente escéptico acerca de su visita al lecho de Wallace. “Compartiría el pan con el diablo si eso lo hiciera más cristiano”, responde Chisholm. Finalmente obtiene el respaldo de los Panteras.

Esto es en gran medida cierto. Lee organizó una reunión entre Newton y Chisholm en la casa de Carroll, y Chisholm obtuvo el respaldo de los Panteras. Sin embargo, en la película Lee es presentada como una madre soltera un tanto desorientada que hace trabajo comunitario con los Panteras pero no está tan interesada en la política convencional, a la que considera “burguesa”, hasta que Shirley toma a Lee bajo su protección y la lleva de voluntaria para la campaña.

En realidad, Lee ya era un estudiante en Mills College y hacía un curso que requería algo de trabajo de campo de campaña. También participó políticamente como presidenta del Sindicato de Estudiantes Negros de Mills y, en ese puesto, había invitado a Chisholm a hablar en la universidad. Pero estaba desilusionada con los partidos establecidos y no se registró para votar hasta que Chisholm habló con ella. “Los demócratas no aportaron nada de lo que yo pensé que deberían hacer en términos de una agenda para todos, para el pueblo, y tampoco lo hicieron los republicanos, así que dije: ‘Olvídalo, seré presidente de la Unión de Estudiantes Negros y un Trabajador comunitario del Partido Pantera Negra. Ese era mi trabajo político”, recordó en 2021. “Y aquí viene Shirley Chisholm, y ella me convenció de que pensaba que yo tenía algo con lo que podía contribuir al sistema político, y el resto es historia».

*Texto publicado originalmente en Slate.com y traducido por Afroféminas


Deja un comentario