«Wendell & Wild»: Un festín visual y social con Selick, Key y Peele


Henry Selick es un prolífico escritor y director de algunas de las películas de animación stop motion más destacadas del género, como «Pesadilla antes de Navidad» y «Coraline». Desde su última obra en stop motion, «Coraline» en 2009, Selick no había hecho otra película. Selick, inspirado por el talento de Keegan-Michael Key y Jordan Peele, hizo en 2022 un proyecto concebido un para incluir a esta fantástica pareja de creadores, actores y guionistas afroestadounidenses.

Disfrutar de Key y Peele juntos nuevamente, exhibiendo su encanto y carisma inconfundibles como los protagonistas principales de una película, resulta verdaderamente gratificante. La última vez que habían colaborado en un proyecto antes de fue en «Toy Story 4«. En «Wendell & Wild«, sus bromas fluyen de manera natural y se integran perfectamente en la trama, dando pie a la nostalgia de su estapa previa.

En la trama los dos hermanos aspiran a liberarse de su dominante padre diabólico, Buffalo Belzer (interpretado por Ving Rhames), quien los obliga a frotarle crema para el cabello en la cabeza con el objetivo de crear un parque de diversiones. Aunque el título de la película es «Wendell & Wild», el dúo demoníaco no es el foco principal; son simplemente agentes del caos que desencadenan la trama.



La trama se enfoca en Kat (interpretada por Lyric Ross), una niña negra que ha quedado huérfana, de espíritu punk y recién liberada del reformatorio, que es trasladada a una exclusiva escuela católica para niñas. Su único deseo es reunirse con sus padres fallecidos. Debido a circunstancias sobrenaturales y con la guía de su maestra, una monja cazadora de demonios (Angela Bassett), Kat se convierte en una doncella infernal para Wendell y Wild. Mientras tanto, Kat se ve obligada a enfrentar sus propios demonios personales para desentrañar el misterio detrás de la demolición del Rust Bank en su ciudad natal y detener la construcción de una prisión privada.

La inagotable creatividad de Selick en la construcción de mundos estilísticos que transitan entre lo caprichoso y lo macabro sigue demostrando ser inimitable. «Wendell & Wild» es un festival visual increíble de principio a fin. La calidad del stop motion contribuye mucho a la estética de la películ y los fascinantes diseños geométricos de personajes humanos y demoníacos capturan la atención. Es una enriquecedora experiencia visual.



Esta película logra una muy buena representación de personajes de diversas etnias, incluyendo negros, latinos y asiáticos, en todos los ámbitos. Además, la amistad que comparte con un chico trans hispano llamado Raúl (interpretado por Sam Zelaya) añade un matiz adicional de autenticidad y diversidad al relato. Es la primera vez que una película de stop motion introduce un personaje infantil trans marcando un hito.

La trama se configura como una mezcla embriagadora de cuestiones sociales arraigadas, explorando el ciclo del buitre-capitalismo desde la pobreza hasta el complejo industrial penitenciario, la falta de acceso a la vivienda y la demolición de vecindarios étnicos para dar paso a una imponente infraestructura gubernamental. La narrativa se impregna de activismo comunitario y presenta una intrigante trama secundaria centrada en el fraude electoral. Todo esto se entrelaza de manera enérgica con el espectáculo tenebroso del carnaval de Oogie Boogie y el talento para el entretenimiento familiar característico del director. La historia es un bofetón de realidad a través del viaje de Kat por su propio trauma, las cómicas interacciones de Wendell y Wild, y la incómoda disección del fracaso de los sistemas institucionales de bienestar estadounidenses para aquellos que luchan por alcanzar su propia porción del Sueño Americano.

Puedes encontrar esta película en Netflix

Redacción Afroféminas


Deja un comentario