fbpx
viernes, julio 19

El fiscal solicita una pena de tres años de prisión para tres vigilantes en Valencia por dar una paliza a un joven al grito de «moro de mierda»

Porteros a la entrada de una discoteca.

La Fiscalía de Valencia ha solicitado una pena de tres años de prisión para los tres vigilantes de seguridad de una discoteca en la capital provincial. Están acusados de presuntamente agredir a un joven de origen marroquí, profiriendo insultos racistas como «moro de mierda». Aunque los hechos ocurrieron el 6 de marzo de 2022, el juicio se llevará a cabo el próximo 1 de marzo.

El afectado relata que, tras ser expulsado por no contar con entrada para la zona VIP, los acusados lo abordaron y le propinaron golpes, causándole lesiones que incluyen fractura de huesos propios de la nariz y erosiones en cuello y muñeca, requiriendo atención de urgencia.

La Fiscalía provincial considera que se trata de un delito de lesiones con agravante de abuso de superioridad, solicitando tres años de prisión y una indemnización conjunta de 2240 euros para los vigilantes.

La acusación del joven añade la calificación de delito contra la integridad moral, con la agravante de discriminación racista y abuso de superioridad. El denunciante sostiene que los agresores lo insultaron constantemente durante el incidente, refiriéndose a él como «moro de mierda» y amenazándolo de muerte.


Si has sufrido racismo, o conoces alguien que lo haya sufrido, contáctanos. Podemos ayudaros a denunciar.


El abogado de la acusación argumenta que debe considerarse un delito de odio, ya que la agresión se centró en la condición racial del joven. Este, identificado como J.E., denunció los hechos a la Policía y recibió atención del equipo de igualdad de trato y no discriminación de València Acull.

La entidad destaca la relevancia de la denuncia para prevenir situaciones similares. También respalda la posibilidad de que los hechos constituyan un delito de odio, al existir indicios de motivación racista por parte de los acusados.

Cabe mencionar que la discoteca implicada está ubicada en la Ciutat de les Arts i les Ciencies y cuenta con concesión del espacio por parte de la Generalitat Valenciana. A pesar de los intentos iniciales de la empresa por desvincularse de la agresión, la revisión de las grabaciones reveló la participación de otros empleados en el incidente. Aunque la compañía ha afirmado tener una plantilla «plurinacional», existen numerosos testimonios en línea de clientes denunciando actitudes racistas y machistas por parte de los vigilantes.



Descubre más desde Afroféminas

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde Afroféminas

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo