Las ideas de Fanon siguen siendo las armas de los oprimidos

Frantz Fanon caminando por la pasarela de un barco. A la derecha de Fanon está Rheda Malek, un periodista del periódico del Frente de Liberación Nacional Argelino El Moudjahid.
Frantz Fanon Archives / IMEC

“ La habitación del maestro estaba abierta de par en par. La habitación del maestro estaba brillantemente iluminada, y el maestro estaba allí, muy tranquilo… y nuestra gente se detuvo en seco… era el maestro… Entré. “Eres tú”, dijo, muy tranquilo. Era yo, incluso yo, y así se lo dije, el esclavo bueno, el esclavo fiel, el esclavo de los esclavos, y de repente sus ojos fueron como dos cucarachas, asustadas en la estación de las lluvias… Golpeé, y la sangre brotó; ese es el único bautismo que recuerdo hoy”. —

Aimé Césaire

El pasado 6 de diciembre se cumplian 61 años del fallecimiento de uno de los más grandes pensadores surgidos de las filas de los oprimidos, Frantz Fanon (1925-1961).

Las contribuciones de Fanon son atemporales. Mientras la supremacía blanca y el neocolonialismo permanezcan como norma de las relaciones humanas, el pensamiento de Fanon seguirá armando a los colonizados en la Batalla de las Ideas.

La radicalización de Fanon

Nacido y criado en lo que todavía es la colonia insular caribeña francesa de Martinica, Fanon estuvo expuesto y moldeado por las relaciones cotidianas de clase y raza que caracterizaron a la isla a principios del siglo XX. Obligado a unirse a una columna segregada de tropas negras, luchó en la Segunda Guerra Mundial. Al continuar sus estudios en la Francia de la posguerra, se encontró cara a cara con el racismo que domina el mundo europeo. En su primer libro, Piel negra, máscaras blancas (1952), Fanon reflexiona sobre la mayoría de edad en un mundo donde “Para el hombre negro solo hay un destino. Y es blanco. En el momento de la publicación, Fanon acababa de cumplir 27 años.

En 1953, el psiquiatra de Martinica fue destinado a Argelia, donde trató a pacientes gravemente traumatizados por la violencia que el colonialismo francés había desencadenado. Conoció al Dr. Pierre Chaulet, un médico francés que trató en secreto a miembros de la resistencia guerrillera, Front de Libération Nationale (FLN), que habían sobrevivido a la tortura y el cautiverio. “Visceralmente cercano a sus pacientes, a quienes consideraba principalmente víctimas del sistema contra el que luchaba”, Fanon se convirtió de inmediato en un cuadro de la Revolución argelina. 1

Para 1956, la conciencia de Fanon ya no le permitía supervisar las operaciones en el Hospital Blida en Argelia. En una influyente carta de renuncia que conmovió a muchos de la izquierda, escribió:

“ Llega un momento en que el silencio se convierte en deshonestidad. Las intenciones rectoras de la existencia personal no están de acuerdo con los ataques permanentes a los valores más comunes. Durante muchos meses mi conciencia ha sido sede de debates imperdonables. Y la conclusión es la determinación de no desesperar del hombre, es decir, de mí mismo. La decisión a la que he llegado es que no puedo seguir cargando con una responsabilidad cueste lo que cueste, con el falso pretexto de que no hay nada más que hacer”.

Los condenados de la tierra

Fanon produjo una cantidad prodigiosa de trabajo intelectual. Hacia la revolución africana es una compilación de sus escritos sobre la forja de la unidad africana y del Tercer Mundo con la revolución argelina a la vanguardia de este proceso. A Dying Colonialism explora cómo el pueblo argelino se deshizo de su complejo de inferioridad internalizado al alejarse de las prácticas culturales del colonizador y abrazar sus propias tradiciones. 3

Dedicó sus últimos días a dictar las ideas finales de su obra más conmovedora a su esposa, Josie. Seis décadas después de su primera aparición en las calles de París, Los condenados de la tierra: el manual para la revolución negra que está cambiando la forma del mundo es tan preciso y explosivo como siempre. El título proviene de la línea “Levantaos, condenados de la tierra” de “La Internacional”, el himno oficial de la Segunda Internacional Comunista, y del poema del intelectual comunista haitiano Jacques Romain, “Sales négres”:

demasiado tarde será demasiado tarde
para impedir en las fábricas de algodón de Luisiana
en las plantas azucareras de las Indias Occidentales
la cosecha de venganza
de los negros de
los negros
de los sucios negros
será demasiado tarde te lo digo
porque hasta los tom-toms habrán aprendido el lenguaje
de la Internacional
porque habremos elegido nuestro día
el día sucios negros
sucios indios
sucios hindúes
sucios indochinos
sucios árabes
sucios malayos
sucios proletarios
sucios judíos

Y aquí estamos de pie
, todos los malditos de la tierra,
todos los vigilantes
marchando a atacar vuestros cuarteles
y vuestros bancos
como un bosque de antorchas fúnebres para acabar de
una
vez por todas con este mundo de negros , negros , sucios negros.

¿Cuántos revolucionarios en todo el mundo quedaron embelesados ​​con su elocuente descripción de las diferencias “maniqueas” entre los barrios del colonizador blanco rico en Argel y las casbah de los colonizados?

Aquí dentro de este clásico, que todos los revolucionarios tienen el deber de estudiar, residen algunas de las prosas más conmovedoras sobre cómo los oprimidos internalizan la violencia y la proyectan sobre sí mismos:

“En lo que se refiere a los individuos, se evidencia una negación positiva del sentido común. Mientras que el colono o el policía tiene derecho durante todo el día a golpear al nativo, a insultarlo y a hacerlo arrastrarse hacia ellos, verás que el nativo toma su cuchillo a la menor mirada hostil o agresiva que otro nativo le lanza, pues el último recurso del nativo es defender su personalidad frente a su hermano.” 

Basado en su tratamiento de pacientes en el Hospital Blida, que hoy lleva su nombre, el último capítulo de Fanon, “Guerra colonial y trastornos mentales”, examina las “heridas imborrables que el ataque colonialista ha infligido a nuestro pueblo”. 5



El pilar fundamental del libro, sin embargo, fue la convicción de Fanon de que los colonizados solo podían despojarse del miedo y la vergüenza a través de un bautismo de violencia revolucionaria. El ex maestro de secundaria y mentor de Fanon, Aimé Césaire, tuvo una profunda influencia en él. Las palabras de Césaire citadas al comienzo de este artículo de su poema épico sobre la liberación de los esclavos, “Y los perros callaron”, marcan la pauta de la cosmovisión fanoniana. A pesar de un coro de quejas liberales de Occidente de que Fanon era “demasiado violento”, Fanon concluyó:

“Como usted y sus semejantes son criados como perros, no hay otra solución que usar todos los medios disponibles para restablecer su posición como ser humano”.

‘Puedes matar a un revolucionario, pero nunca puedes matar a la revolución’

Aunque Fanon murió de leucemia cuando solo tenía 36 años, los revolucionarios de todo el mundo han recogido sus armas caídas, sus ideas, y las han aplicado a sus propias luchas de liberación nacional. Las observaciones y tesis de Fanon continúan moldeando el pensamiento de las generaciones que despiertan en luchas de vida o muerte desde Johannesburgo hasta Gaza y Harlem.

Como escribe el preso político Mumia Abu-Jamal, los Panteras Negras eran fanonistas . Su ensayo de audio y tributo a Fanon analizan lo que significó la perspicacia anticolonial del psiquiatra para un Mumia de 15 años, que ha pasado 40 años en prisión. En Seize the Time , Bobby Seale habla sobre la influencia de Fanon en los jóvenes Panteras y cómo Huey P. Newton leyó el libro siete veces. 6


Últimas publicaciones


Malcolm X, Ernesto “Che” Guevara y Nelson Mandela viajaron a la Argelia independiente, que emergió como epicentro del panafricanismo y el internacionalismo. Paulo Freire afirmó que tuvo que reescribir Pedagogía del oprimido después de leer Los condenados de la tierraHamza Hamouchene, presidente de la Campaña de Solidaridad con Argelia, con sede en Londres, analiza en CounterPunch lo que considera las contribuciones únicas de Fanon para comprender el nacionalismo, la burguesía nacional, la educación política y el universalismo, entre otros temas. 

Es importante resaltar que Fanon fue más que un médico y escritor.

Junto a su tumba, el vicepresidente del Gobierno Provisional de la República de Argelia (GPRA), Krim Belkacem, destacó los diversos roles de Fanon en la guerra total del FLN. A partir de 1954, Fanon trabajó como escritor, editor y propagandista de los periódicos Résistance algérienne El Moudjahid del FLN . También fue investigador; conferenciante; un representante del FLN en Ghana, Etiopía, Malí, Guinea y Congo; así como un militante clandestino.

Mirando el trabajo de Karl Marx, Steve Biko, Cedric Robinson, Sylvia Wynter y otros ejemplos de revolucionarios/intelectuales, el Tricontinental: Institute for Social Research escribió un tributo a Fanon por cómo encarnaba la praxis de un intelectual radical u orgánico: “El mundo solo estará formado por las ideas más valiosas del esfuerzo filosófico cuando la filosofía misma se vuelva mundana a través de la participación en la lucha”.

Fanon sobrevivió a un intento de asesinato, se exilió en Túnez y estaba enfrentando una enfermedad paralizante de la que se negaba a hablar pero que finalmente se cobró la vida. Consciente de que se estaba muriendo, prometió: “No cesaré en mis actividades mientras Argelia siga luchando y continuaré con mi tarea hasta el día de mi muerte”. 7

Hoy es más necesario que nunca estudiar a Fanon para comprender el daño psicológico, emocional y espiritual que el neocolonialismo ha causado en los pueblos de África, América, Asia y lo que los Panteras Negras denominaron colonias internas de Estados Unidos. La conclusión de Fanon en Los condenados de la tierra sobre la liberación africana y humana plantea las mismas preguntas seis décadas después:

“No perdamos el tiempo en letanías estériles y mímicas nauseabundas. Dejen esta Europa [EE. UU.] donde nunca terminan de hablar del Hombre, pero asesinan a los hombres dondequiera que los encuentren, en la esquina de cada una de sus propias calles, en todos los rincones del mundo”. 

Notas

1 Fanon, Frantz. Hacia la Revolución Africana. Nueva York: Grove Press. 1964. 

2 Fanón, Frantz. Hacia la Revolución Africana. Nueva York: Grove Press. 1964. 

3 Fanón, Frantz. Un colonialismo moribundo. Nueva York: Grove Press. 1965. 

4 Macey, David. Frantz Fanon: una biografía . Londres y Nueva York: Verso. 2012.

 5 Macey, David. Frantz Fanon: una biografía . Londres y Nueva York: Verso. 2012.

 6 Seale, Bobby. Aprovecha el tiempo: la historia del Partido Pantera Negra y Huey P. Newton. Casa aleatoria: 1970.

7Macey, David. Frantz Fanon: una biografía. Londres y Nueva York: Verso. 2012


Danny Shaw 

Profesor de Estudios del Caribe y América Latina en la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Con frecuencia viaja dentro de la región de las Américas. Investigador sénior en el Centro de Asuntos Hemisféricos, Danny habla con fluidez criollo haitiano, español, portugués y kriolu caboverdiano.

*Artículo publicado originalmente en Toward Freedom

2 Respuestas a “Las ideas de Fanon siguen siendo las armas de los oprimidos”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.