“La Cultura del odio”: de incógnito entre neonazis

Foto e grupo de nazis australianos. Reuters: Vaya Nakamura

“La Cultura del Odio”, que acaba de publicar en español Capitán Swing, es el debut literario de Talia Lavin, una joven judía que se introdujo en círculos nazis y supremacistas blancos a través de las redes sociales y la Dark Web.

El libro no comienza de manera fácil para los lectores. En menos de 10 páginas, la autora abre una sala de chat de extrema derecha para descubrir a sus miembros discutiendo si es demasiado fea para violarla. Es una introducción cruda y poderosa a la combinación de misoginia, antisemitismo y supremacía blanca que sigue.

“La Cultura del Odio” está basado en el trabajo encubierto de Lavin introduciéndose de incógnito en espacios de extrema derecha para extraer el veneno que habita allí. Si bien los esfuerzos por explicar la extrema derecha han proliferado en los últimos años , el trabajo de Lavin, que comenzó después de que ella fuera agredida por los mismos neonazis a quienes se propuso poner al descubierto, contiene una ira cruda y profundamente comprensible.

Esto no es un defecto. Con demasiada frecuencia, los análisis del nacionalismo blanco y la extrema derecha se han convertido en historias anodinas donde irresponsablemente se humaniza a los extremistas nazis, o bien crean una falsa equivalencia con los antifascistas, practicando la tan asquerosa equidistancia. “La Cultura del Odio” es una lectura convincente que combina las narrativas históricas de la extrema derecha y el antisemitismo con un acercamiento a quienes son las personas que siguen estas ideologías criminales.

Su trabajo encubierto en grupos de extrema derecha apunta a la banalidad de la mayoría de los extremistas, un asunto que comenta Lavin. “Estos hombres, (en su mayoría son hombres) eligen. . . para crear identidades alternativas que abarquen la esvástica y la máscara de calavera y el Totenkopf, lo peor de la historia y lo peor del presente fusionándose a la perfección”.

Si investigación en estos sitios hace mucho para revelar lo que realmente piensan cuando se sienten cómodos. Haciéndose pasar por una mujer que creció en un complejo nacionalista blanco en Iowa, les pide cartas de amor para su “futura esposa blanca”. Uno comienza: “El mundo no nos perdonará por esto, no lo olvidará”. Dada la larga y amarga historia del terror nacionalista blanco, tales diatribas son un recordatorio de lo que se esconde debajo de la óptica interminable y las prevaricaciones que estos grupos suelen usar cuando tratan con la prensa.

Un capítulo en el que Lavin habla de un neonazi ucraniano que lucha en la región de Donbass —un hombre responsable de traducir y difundir copias del manifiesto del tirador de Christchurch— también señala otros aspectos de estas figuras que buscan presentarse a sí mismos como despiadados y unidos en camaradería contra el orden moderno.

Después de que le digan que está a punto de ser descubierto, el último mensaje que recibe del hombre que anteriormente había enviado amenazas de muerte a los periodistas es “Tengo miedo”. La respuesta de sus colegas a la exposición, expulsarlo de su chat de Telegram, también habla maravillas de la lealtad que genera el movimiento.

El paso por un foro para incels (o célibes involuntarios, hombres que creen que están siendo privados injustamente de sexo) es otra lectura agotadora pero que vale la pena. En una comunidad que se hizo famosa por el tiroteo masivo, Lavin enfatiza que la misoginia explícita y violenta puede resultar un camino inquietantemente efectivo hacia un racismo igualmente virulento.

Sin embargo, “La Cultura del Odio” no se basa únicamente en la infiltración de Lavin. Las secciones más tradicionalmente académicas, que incluyen exploraciones de la larga historia del antisemitismo , las fantasías de Europa que impregnan a los nacionalistas blancos tanto cristianos como paganos y sobre la red alternativa de influencia que incorporó el pensamiento de extrema derecha, son sucintas pero contundentes.


La Tienda de Afroféminas



Otro capítulo particularmente conmovedor se centra en una visita a Charlottesville, Virginia, la ciudad donde en 2017, la contramanifestante Heather Heyer fue asesinada por un neonazi en el mitin de extrema derecha “Unite the Right”. Lavin habla a aquellos manifestantes antifascistas que hicieron retroceder a las fuerzas que lo convirtieron en sinónimo de violencia nacionalista blanca.

“El abrumador consenso de los activistas con los que hablé fue que se negaban a ceder su pequeña ciudad a las fuerzas del odio”, cuenta.

Aunque el trabajo de Lavin se publicó antes del cambio de gobierno en Estados Unidos y los disturbios del Capitolio , las lecciones que ofrece siguen siendo relevantes ahora.

Las fuerzas de extrema derecha trabajan incansablemente por conseguir sus objetivois. La vigilancia y el trabajo proactivo para contrarrestar a estos grupos son mñas necesarios que nunca.

REDACCIÓN

*Fuente: Financial Times


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.