Supremacistas blancos activan en España la campaña racista “Las vidas blancas importan”

Los materiales son de lo más ridículo y burdo, y explotan ese sentimiento tan básico de algunas personas blancas de pérdida de privilegio. Frases como “Ama tu raza. Mantente blanco”, “No tenemos que pedir perdón”, “Europa para los europeos” y otras simplezas de ese tipo, son las que acompañan los carteles, que por supuesto tienen cara muy, muy blancas.

Ver más Supremacistas blancos activan en España la campaña racista “Las vidas blancas importan”

La culpabilidad blanca no ayuda a nadie y violenta a las personas racializadas

La culpabilidad blanca no ayuda a nadie. En el mejor de los casos, es un esfuerzo improductivo expresarla a los demás, especialmente a las personas racializadas. En el peor de los casos, sólo sirve para volver a centrar la blanquitud y los sentimientos de los blancos en las discusiones sobre cómo acabar con la lacra del racismo.

Ver más La culpabilidad blanca no ayuda a nadie y violenta a las personas racializadas

La naturaleza colonialista de la educación médica

No sabemos por qué, pero nos preguntamos por qué algunas de nosotroas nos metemos en problemas con más frecuencia que otros en la escuela de medicina y la residencia, por qué algunas de nosotras ascienden y otras no, y algunas empezamos a preguntarnos por qué tantas de nuestras mujeres negras mueren en las salas de trabajo de parto y otras temen venir al hospital. Nos preguntamos por qué nuestros pacientes no confían en nosotras a pesar de ser personas normales. Nos preguntamos sobre el alcoholismo desenfrenado en varias comunidades indígenas, así como sobre la depresión y la ansiedad entre los jóvenes LGBTQ. No hay nada biológico en ninguna de estas diferencias y, sin embargo, notamos que existen de forma inherente.

Ver más La naturaleza colonialista de la educación médica

La fetichización de las mujeres racializadas, otra manifestación de la Supremacía Blanca

Se ha dicho que Robert Aaron Long tenía una fijación por las mujeres asiáticas. Esta dimensión del problema es importante y requiere de un análisis cuidadoso. Para las mujeres negras y afrodescendientes no es territorio desconocido el de la fetichización de nuestros cuerpos, tampoco lo es el hecho de que se nos culpe por dicha fetichización. Por consiguiente, cuando también se habló de que el terrorista no podía controlar sus impulsos sexuales “originados” por sus depravados deseos a mujeres asiáticas también encendió una alarma. Fetichizar a las mujeres racializadas es una dinámica que termina siendo usada para legitimar la violencia de la Supremacía Blanca. Pobres hombres blancos, devotos, cautos e inocentes; mujeres racializadas provocadoras, malas y perversas. 

Ver más La fetichización de las mujeres racializadas, otra manifestación de la Supremacía Blanca