Siempre negra: 5 consejos para reivindicar tu negritud en tu colegio o instituto

Desde que tengo uso de razón viví una segunda vida sin saberlo. Me despertaba rodeada de mi familia negra, mis muñecas en gran parte negras y mi reflejo en el espejo, negro. Me arreglaba, y solo con cruzar la puerta de mi casa empezaba mi otra vida, rodeada de blanco-mestizos. Esa vida en la que era negra pero inconscientemente no quería serlo. 

Llegaba a mi colegio y estaba rodeada de mis amigas, todas y cada una de ellas blanco-mestizas, todas y cada una de ellas como la gente exitosa de la televisión. Ahora, luego de 3 años y medio que salí del colegio, me aterra pensar en ese blanqueamiento de mi segunda vida. En mi cabeza siempre fui orgullosamente negra, pero nunca mencioné el ser negra fuera de mi casa, y que me llamarán como tal me incomodaba. Se supone que estaba orgullosa de ser negra, pero mi actuar al estar rodeada de mis amigas era premeditado para agradar a el ojo blanco, porque yo no era como ellos. Todos me lo decían, yo no era como los otros negros, yo era inteligente y linda, no como ellos. Ellos, que eran todo en mi otra vida; ellos, que eran mi familia, ellos. 

Salí del colegio y lo único que quería era ser como ellos, no quería ser yo. Aún me pido perdón por haber querido blanquear mi actuar, pero no quiero que mis primas, ni ninguna niña negra tenga que vivir una doble vida, deseo que quieran ser negras siempre. 

Porque si bien no puede parecerlo, estar en un ambiente completamente blanco-mestizo en el cual no se toca el tema racial, el racismo, entre otros; es nocivamente pasivo agresivo. El racismo siempre se respiró en mi colegio, pero yo nunca fui consciente de ello, nunca lo llamé como tal, nadie lo hizo. 


La tienda de Afroféminas



De todo esto he sacado unas conclusiones que podrían servir para aquellas niñas que son las únicas negras en su grupo de amigos, en su clase o en su colegio. Yo rara vez hice esto por miedo a ser rechazada, pero ahora que toco estos temas con mis amigos, me doy cuenta que están receptivos a aprender. Entonces : 

1-. Si consideran que algún comentario es racista, háganlo saber. El lenguaje discriminatorio está muy normalizado, cuando se es niño se es aún más inconsciente de esto puesto que solo se replican comentarios del entorno familiar. Si se los hacen saber, probablemente lo van a entender más fácil (si realmente son sus amigos). Esto podría ayudar a que ellos mismos eduquen de cierta manera a sus familiares. 

2-. Eviten que los relacionen con estereotipos disfrazados de cumplidos. No dejen que minimicen su raza a unos pocos roles en la sociedad. Ninguna característica de la personalidad o profesión es propia a una sola raza. 

3-. Si en algún punto se sienten discriminados por alguna autoridad en el colegio; de nuevo, coméntenselos a sus amigos explicándoles el porqué, así ellos entenderán sus sentires y ustedes no se sentirán tan solos. (También es importante que se lo hagan saber a sus padres para que posteriormente el tema pueda ser tratado)

4-. Cuando tengan la oportunidad de hacer una presentación de tema libre en el colegio, intenten presentar algo de su identidad y de su historia intentando salir de los estereotipos. En los colegios, por lo general no se mencionan estos temas y la ignorancia es la mejor amiga de la discriminación. No es su tarea educarlos, pero si les pueden dar pequeñas herramientas y aumentar su conocimiento, esto de alguna manera los hará sentir más cómodos en un contexto donde sean las únicas afrodescendientes. 

5-. Su cabello natural es hermoso. No tienen que alisarlo, esconderlo o modificarlo. Si bien son las únicas de su grupo con cabello afro, no tienen que intentar ser iguales a sus amigos. Gracias a las redes sociales ahora tenemos referentes femeninos que se parecen a nosotras y que nos muestran lo bello de ser negras. Resguárdense en esos referentes para fortalecer su identidad. 

Gran parte de este camino esta en manos de sus familiares, desde la casa empieza el empoderamiento, pero este debe estar en armonía con el entorno escolar. Aprovechen la posibilidad actual de informarse fácilmente a través de las redes sociales y empápense de historia negra, de escritores negros, aprendan su historia desde las voces que la vivieron. Asuman su negritud y hagan parte a sus amigos del proceso.  


Gabriela Murillo Mena

Afrocolombiana residente en Francia, afrofeminista y antirracista. Estudiante de lenguas extranjeras aplicadas. Vivo para desaprender y escribir es mi resistir.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!