Parte de mi historia. Testimonio

Estoy orgullosa de ser quien soy, de tener la familia que tengo y de poder conseguir mis objetivos. A veces no nos damos cuenta que nos topamos con personas tan infelices que necesitan dañar o intentar dañar a otras para tapar sus carencias. Y si eres diferente pues más fácil para ellxs.

Las mujeres negras y su camino a la felicidad

Una historia que nos une en el camino. Una historia de lucha, pero también una historia de apoyo a su pelea … una historia que le permite conectarse con su fuerza, su grandeza, construir sus certezas, ya que a veces eso es lo que las mujeres negras en la diáspora pueden ofrecer las unas a las otras… la certeza de que nos encontraremos en el camino y a pesar de que todas las dudas del mundo están sobre nosotras, en nuestro proceso de empoderamiento, nos apoyamos mutuamente para averiguar lo que somos y separamos lo que es nuestro de lo que es de otros. Para tener la seguridad de ser mejores y desarrollarnos más, y por lo tanto no tener que ser confirmadas por el aspecto y los parámetros de otros. Unidas, como se dice en “La Marcha de las mujeres negras: una empuja y lleva a la otra”

¿Necesitamos la identidad?

nosotras necesitamos la identidad, nosotras que resistimos día tras día no solo ante los demás, sino ante nosotras mismas. Necesitamos ser negras para abanderar procesos de concienciación, lucha y empoderamiento