Miss Jamaica: Crónica de una realidad negada

Miss Jamaica: Crónica de una realidad negada

Hace unos días, durante la celebración de Miss Universo, tuvimos una representante; una mujer negra, fuerte, inteligente y… con su cabello natural; verla entre las tres finalistas fue, abiertamente, un golpe a los cánones de belleza imperantes, por lo que los cultural gatekeepers no se hicieron esperar: 

-“Si gana Jamaica, ¿cómo van a hacer para ponerle la corona? #MissUniverse”

“La corona de Jamaica” acompañado de una imagen de una peineta para peinar afros.

-“Jamaica no ganó porque no querían tener que lidiar con ponerle la corona”

¿Ignorancia? ¿jocosidad? ¿racismo?

Veamos. Ignorancia siempre habrá, esta situación deja ver cómo aún nuestro cabello es objeto de señalamiento, es visto como inadecuado además de incongruente con espacios donde se supone que debe primar la belleza, la elegancia y la feminidad; esto deja en claro que la lucha que tenemos por delante es el camino a lo Robert Frost: difícil, menos transitado, pero que hace toda la diferencia.

El racismo es muy diverso en cuando a actitudes, manifestaciones, prácticas y expresiones, por lo que el lenguaje de las bromas suele tener la capacidad de solapar el racismo, el sexismo, el clasismo y cualquier clase de “ismo”, haciéndolo ver como algo inofensivo. Pero al final terminan saliendo a la luz los prejuicios y estereotipos sociales y raciales.

Miss Jamaica: Crónica de una realidad negada 2
Curioso lo de este trío de países. Lo de Sudáfrica no tiene nombre, lo de Colombia (altamente improbable que envíe una mujer negra ya que invisibiliza a su población afrodescendiente constantemente) y Jamaica celebrando su belleza negra.

Quien diga que la situación con Miss Jamaica no es racista debe (re)pensar sus propias directrices de “funcionamiento social”, porque puede vivir el racismo y no percatarse de ello. La invitación es a tratar de conocer las misceláneas y renovadas expresiones de racismo, pero también a reconocer que el lenguaje es fundamental para cambiar la forma en que nos relacionamos y la manera en que hacemos frente a la opresión.

Debemos evolucionar, cambiar de piel en cuanto a la comprensión, a la igualdad de género, a la igualdad entre grupos de personas y culturas. De esa forma podremos vivir algún día en una sociedad más justa, en una sociedad que respete.

 

Kristell VillarealKristell Villarreal

Feminista negra decolonial. Profesional en lingüística y literatura y candidata a máster en antropología social de la Universidad Nacional de Colombia.

 

14 Respuestas a “Miss Jamaica: Crónica de una realidad negada”

  1. El % de mujeres negras enviadas al certamen, es realmente irrisorio.
    Lo que veo positivo aquí es que hemos pasado de ninguna durante siglos a 2 en los últimos tiempo.
    El mensaje es claro: queda muchísimo por hacer, pero las mujeres negras están levantando sus manos diciendo: aquí estamos y vinimos para quedarnos. Lo veo como un punto a nuestro favor ya que si le echamos ganas y energía de aquí a unos años es probable que dupliquemos nuestra notoriedad, no sólo en certámenes de belleza sino, en todos los ámbitos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.