Mitos sobre la mujer negra

Mitos sobre la mujer negra

Este chico era de piel trigueña, su piel no tenía un solo accidente, es como si usara base M.A.C. todo el día. Barba abundante y de hebra gruesa, a veces prolija, otras, no tanto. Sus rasgos puede que pasen por exóticos, pero, si lo pienso bien, todos somos exóticos en algún lugar. La primera vez que lo vi llamó mi atención, y desde que supe que pronto portaría el anillo aquel en su anular izquierdo, viré la página, que de hecho no tenía nada escrito y me olvidé del asunto.

Para mi sorpresa, tiempo después, me vi siendo abordada por este sujeto. Al principio era sutil, delicado, se valía del humor y de cualquier cantidad de holas y buenos días. Yo, que soy de naturaleza expansiva, sonreía y saludaba, pero ya sabía que el huevo quería sal. Poco tiempo faltó para que la gentileza y la sutileza dieran paso a una declaración llana: me gustaría acostarme contigo.

Coqueteo por aquí, sonrisitas por allá… No entraré en los detalles que transcurrieron entre esa declaración y el día de hoy. Para los curiosos y esa gran mayoría que se pregunta si al final “el evento se llevó a cabo”, les diré que no, nunca pasó, por muchas razones, pero sobre todo, hubo una tarde que me confesó una razón muy poderosa para poder lograr su “sueño”: nunca había estado con una mujer negra. Entonces supe, de un sopapo, que yo pertenecía a un segmento.

Esa frase caminó todas las esquinas de mi cerebro. Yo ya he leído mucho (y me falta más) sobre lo que significa ser negra en un mundo colonizado y donde todas las construcciones sociales del imaginario colectivo giran alrededor del culto a lo blanco, donde lo negro termina siendo exótico, algo por explorar y conocer; que puede sorprenderte o maravillarte, algo como la adenda de un documento que apenas empezamos a leer; y para remate, en mi caso, algo para cotejar en una lista de cosas por hacer. La sola idea me pareció de lo más estrecha.

Sabía que estas situaciones ocurrían, sé de los turistas que vienen a la isla y no se van sin “tirarse” una negra, se lee horrible, ¡lo sé!, pero es justo así como se maneja la dinámica sexual entre muchos visitantes al país. El hombre negro dominicano no escapa de ello, por aquel mito de que tienen el pene más grande que la mayoría, lo cual no es necesariamente real. De todas formas, nunca me había pasado estar en la lista de nadie por semejantes razones, al menos no que yo sepa.

22308732_904895499669504_7393973496998022554_n

Así como se piensa que las mujeres rubias son brutas o tontas, sobre lo que no hay una sola base científica, las mujeres negras, supuestamente, somos tremendas en la cama, cocinamos rico, somos histéricas, de sangre caliente, bailamos buenísimo y somos insaciables. En cuanto al estatus económico, es tendente asociar a la mujer negra a la pobreza y si tiene buena posición es seguro que alguien “la salvó”. Su aspecto la hace menos capacitada para cierto tipo de profesiones. El pelo, que es todo un capítulo aparte, si lo lleva suelto es un acto de rebeldía, e intenta provocar sexualmente al hombre; la higiene y el pelo natural de una mujer negra siempre estarán reñidos (¡nada más estúpido!). Una mujer negra busca un hombre que la salve. Somos unas perras, nada sumisas, porque peleamos, discutimos y andamos a la defensiva, entonces somos una mujer problema. Sea negra o mulata (*), (palabra que me cae malísimo) para el caso muchas veces es igual. Y, aunque suene lastimoso, muchas mujeres negras se sirven de todos estos estereotipos y lo refuerzan.

Lo que describo más adelante ha ocurrido desde hace mucho tiempo, y prácticamente en todo lugar. En mi entorno ocurre mucho y por la naturaleza del dominicano se disfraza en forma de humor y chanza, y al final es lo mismo; como me dijo un amigo a quien quiero a rabiar, mientras yo disponía la mesa para cenar: “vaya, para ser negra eres muy delicada”.  Él no es para nada machista, ni discriminador y lo sé equilibrado y pensamiento saludable, sin embargo son siglos de colonialismo y no es fácil de combatir, porque muchas de estas frases salen solas de nuestra boca y forman parte de nuestro pensamiento cotidiano y no nos detenemos a analizar el mensaje que terminamos reforzando. Reflexionar, documentarnos y educarnos sobre este tema para poder formar a nuestros hijos e hijas desde una mirada más sana y objetiva, puede ayudar, si no a romper, al menos a empezar a cuestionar la gran cantidad de construcciones mentales instalados por tanto tiempo. Y recuerde yo, usted, ella, aquel, puede que seamos hermosos, bellos, raros, distintos, pero eso tiene un nombre: diversidad. No se trata de ser extraños, ni de estar dotados de cualidades del otro mundo. Y en todo caso, únicos somos todos.

(*) En su origen etimológico la palabra «mulato» hace referencia a la «mula», que es el producto del cruce entre un caballo o yegua y un burro o burra; debido a la visión racial de aquella época y la posición subordinada de las personas esclavizadas, en su mayoría negras, y a que se asimilaba el burro a la persona negra y la yegua o caballo a la blanca, entonces se adoptó el término mulato o mulata al resultado del ayuntamiento carnal que se daba entre negros y blancos españoles.

Artículo originalmente  publicado por la autora en Acento.com.do
https://acento.com.do/2017/opinion/8499706-mitos-la-mujer-negra/

 

Gnosis RiveraGnosis Rivera

Persona, mujer, humanista y psicóloga. Amante de la cocina, la música y las letras.

República Dominicana

 

 

7 comentarios

  1. Es curiosa la forma en la que se nos juzga por ser negras, ya sea en República Dominicana, España o Brasil. Los estereotipos son casi siempre los mismos con la excepción de que por aquí a las mujeres negras se las ven como feas o como quienes quieren asustar a los hombres cuando llevan su pelo natural. De verdad, una vergüenza. Casi prefiero que me digan por aquí que estoy fea por llevar mi propio pelo a lo natural a que me digan que voy por ahí “calentando p*llas” por hacer lo mismo.
    Gracias por el texto.
    Saludos afrobrasileños.

  2. Primero decirte que guapa eres!!!!!saludos desde Colombia en mi experiencia siempre he sido atrativaa los ojos de los blancos al menos aca en mi pais,y si toca lidiar con esas frases de nunca he estado con una negra pero es q tu eres hermosa,o los mas descarados me dicen me encantan las negras es que uds las negras le pegan duro al sexo son mas ardientes se mueven mas y entre otras cosas que dejan en claro que nos ven como un juguete sexual.les despertamos el morbo somos apetecidas por ser segun ellos las mejores en la cama y es algo molesto que uno hombre te vea solo como carne.

    • Gracias, Diana por contar de tu experiencia y el halago. No deja de ser triste que nos vean así, como algo para ser gozado, sin reparar en el hecho de que simplemente somos mujeres (que ya es ser mucho, incluso). Abrazos desde Dominicana.

  3. buenas noche hermanas y hermanos no soy afrodesenciente pero a pesar del preguicio de las gente ignorantes? y lo que leia entre lineas del articulo en muchas cosas tienes razon soy de venezuela y todas mis parejas asido y seran afrodesendiente, a pesar como dice la amiga que siempre esten a la defenciba, sean pobre, y de cabeza dura, no si sean mulas pero no niego que son trabajadoras y echeas pálante cuidan a su familia como unas tigras a la final son bellas mujeres de un color envidiable y unos sentimientos tiernos solo que hay que saberlas llevar pero asi somos todos negros, blancos, chinos. etc. gracias a Dios por darnos bellas mujeres afrodecendientes? aqui esta un amigo para conversar de cosas y vainas que pasan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.