fbpx
sábado, abril 20

Primera mujer trans negra elegida vicepresidenta de la UNE en Porto Alegre: «Soy una sobreviviente y sobrevivo hasta el día de hoy»


“La educación juega un papel muy importante en nuestras vidas, en mi vida, si no estuviera estudiando, estoy segura que no estaría aquí, tal vez no estaría caminando por la calle, tal vez estaría esperando cae la noche para ir a trabajar, porque ahí es donde estamos las mujeres trans y travestis , y sobre todo siendo una chica negra, ahí estamos normalmente”.

Estas palabras son de la estudiante de 26 años, Niara Dy Luz, la primera mujer trans negra elegida vicepresidenta de la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) en Rio Grande do Sul y directora titular de la Unión Estatal de Estudiantes de RS.

Criada en el norte de Porto Alegre, Niara transformó su vida a través de la educación. Contrario a estadísticas que afirman que alrededor del 70% de los niños y adolescentes transgénero no completan la secundaria y sólo el 0,02% de esta población tuvo acceso a la educación superior, según información de la Asociación Nacional de Travestis y Transexuales (Antra).

Niara es estudiante de Salud Pública en la Universidad Federal de Rio Grande do Sul. Se incorporó en 2021 a través de cuotas raciales , y hoy es una de las protagonistas del movimiento estudiantil en la universidad, que lucha por garantizar los derechos de los poseedores de cuotas. Primera persona de su familia en ingresar a una universidad, su vida estuvo marcada por la defensa de la educación, iniciando su camino de activismo político en el movimiento estudiantil de secundaria, siendo presidenta del gremio de su colegio.

Conversamos con la líder estudiantil sobre los avances y orientaciones de las políticas a favor de las personas trans y travestis, en este año en que Brasil celebra dos décadas desde el 29 de enero de 2004, Día de la Visibilidad Trans en Brasil, cuando el Ministerio de Salud lanzó la campaña Travesti y Respeto en el Congreso Nacional, con el apoyo de líderes del movimiento por los derechos de las personas trans. 

¿Podrías hablar un poco de tu trayectoria personal como mujer trans negra, un poco de tu activismo, de cómo llegaste al cargo de vicepresidenta de la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) en Rio Grande do Sul?

Niara Dy Luz – En la escuela sabemos que somos diferentes, o que aprenderemos qué es ser una persona negra, qué es ser una persona LGBT, qué es ser una niña entre los niños, porque los niños pueden todo y las chicas tienen que “portarse bien”. Y yo tenía un cuerpo muy femenino, al hablar de chicos y ver a Niara ahí, realmente chocaba, porque toda mi primaria hasta octavo año fue un infierno, incluso tengo buenos recuerdos de estar a veces comprometida con el estudio.

Pero hasta octavo grado para mí fue una lucha diaria resistir la agresión física, la agresión verbal, ser humillada por no ser masculina, no poder mantener esa identidad de género, porque hasta llegar a este momento de darte cuenta de que tener el género femenino, ser una mujer o un hombre es una construcción, es algo que lleva mucho tiempo. Allá por el 2017, cuando estaba iniciando mi transición, no tenía eso en mi cabeza, era algo que había ido madurando junto con la transición de género, entonces para mí entenderlo hoy fue mucha lucha.

Siempre digo que la educación juega un papel muy importante en nuestras vidas, en mi vida, creo que si no hubiera estado estudiando, seguro que no estaría aquí. Tal vez no estaría caminando por la calle, tal vez estaría esperando que anocheciera para ir a trabajar, porque ahí es donde normalmente estamos las mujeres trans y travestis, y sobre todo ser una chica negra.

Cuando traemos esta perspectiva, principalmente racial, hablamos mucho de dónde están nuestros cuerpos, dónde están los travestis negros, si no en la universidad hoy. ¿Dónde están las travestis, las mujeres trans, las mujeres negras, si no en una farmacia atendiendo, o en un supermercado?

Trabajé en la Asamblea Legislativa como subcontratista, pero fue el primer trabajo que tuve después de iniciar mi transición, eso fue en el 2021, y comencé mi transición allí en el 2017, entonces estuve mucho tiempo sin trabajo.

Y entonces surge la pregunta: ¿cómo lograste sobrevivir? He estado en tanta vulnerabilidad, que no me gusta usarme como ejemplo de superación, porque es algo que no es ejemplo de superación, soy un sobreviviente y sobrevivo hasta el día de hoy.

Así como hoy estoy aquí representando a la UNE, que es esta entidad histórica que tiene más de 80 años, siendo director de la UEE/RS también, sentándome y sentándome con diputados federales, tomándome fotos con ministros, estando aquí hoy a la misma tiempo en un abrir y cerrar de ojos, en un chasquido de dedo puede que yo tampoco esté allí. Entonces, para mí es importante dar esta entrevista por eso, porque creamos otras narrativas, que es donde podemos estar.



Creo que hoy la educación cumple mucho con ese papel de poder ser base para estar vivo, la universidad me aporta mucho eso, a pesar de ser todavía un espacio muy hostil.

Entré a la Ufrgs en el primer semestre de 2021, y era una pandemia, entonces fue muy difícil para mí, y todavía es muy difícil apropiarme de ese espacio en la universidad, soy una de las únicas mujeres trans negras en mi curso.

Y la Ufrgs tiene ese tono elitista, pero siento que en los últimos años han avanzado en un pensamiento más progresista, en el sentido de que logramos realizar uno de los primeros debates en defensa de las cuotas raciales en Brasil.

Pero Rio Grande do Sul tiene esto, al mismo tiempo que es un estado más segregado, que tiene más racismo, al mismo tiempo tiene la mayor concentración de resistencia, porque Oliveira Silveira, que el año pasado recibió el título de Doctor Honoris Causa por su obra nació en este estado y tiene una gran influencia en el movimiento negro en todo Brasil, incluido uno de los creadores del 20 de Noviembre.

Entonces hay mucha resistencia, y tampoco es fácil cuando somos los únicos en ese espacio, porque al mismo tiempo que estamos resistiendo, se siente como si tuviéramos que soportar una carga, estar sonriendo y a veces incluso parece que todo está bien en nuestra vida académica, y no es así.

Yo misma todavía tengo grandes dificultades para integrarme a la universidad, no por mis compañeros, sino porque nunca pensé que podría llegar a un lugar así, entrar a la educación superior nunca fue un sueño. Tenía el sueño de poder ayudar a mi familia, ayudar a mi mamá a pagar una factura de luz, una factura de agua. Entonces es entender que la educación es importante para la persona que soy, pero todavía tengo que estar convencido de esto todo el tiempo.

Para mí ha sido esto, esta experiencia de la universidad, de llegar aquí, creo que es importante que hablemos de nuestras vidas, de la vida de las personas trans, todavía tenemos muy pocos derechos, entre ellos el de construir nuestra propia identidad, porque Todavía tengo que luchar para que, aún con mi nombre corregido hace más de seis años, mi pronombre sea respetado. Fui al Centro de Salud hace dos semanas, y hasta me pregunté: “¿Tengo dolor en el oído, soy estudiante de Salud y no voy al centro de salud?”. Entonces fui al Centro de Salud. 

Cuando me llamaron por mi nombre, Niara, acudí a los profesionales y les informé de mi problema, creo que fueron dos técnicas. Y luego los dos, uno en la computadora y la otra mirándome a la cara, y ella me miró a la cara con una cara extraña analizándome. Y tuve que explicarles tres veces mi situación, que tenía dolor de oído interno. Comenzaron a hablar entre ellos diciendo que “él decía que estaba dentro del oído”.

La primera vez lo dejé pasar, porque pensé: “¿Voy a enloquecer aquí y perder la razón, actuar como el que está haciendo un desastre?” Porque esa es la cuestión, cuando es con nosotros, tenemos que ser pacientes, pero cuando es con ellos, pueden tener derecho a decir que cometieron un error. Así que tenemos que tener cuidado con cómo lo abordamos para no ser malinterpretados, porque cualquier cosa que nos moleste es demasiado para ellos. 

La segunda vez que se equivocaron con mi pronombre dije: “mira, mis pronombres son ella y ella, solo te explico, porque es la segunda vez que los dos se equivocaron con mi pronombre, para que esto no vuelva a suceder. ”. Y aun así cometieron un tercer error, y para ese entonces ya me sentía incómodo queriendo irme.

Es por este tipo de situaciones que en Brasil la población que menos accede a los servicios de salud es la población LGBT, los profesionales de la salud muchas veces carecen de capacitación para atender a esta población.

Entonces fue un esfuerzo que hice para ir a un centro de salud, con ese miedo a que no me trataran bien, a que la gente me mirara con una mirada a veces despectiva, como si fuera una pobre. No quiero que me vean como pobre, quiero que me atiendan y no tener que escuchar el pronombre equivocado, tener que seguir corrigiéndolo. Todavía es un gran esfuerzo el que tenemos que hacer para respetar nuestra propia identidad. 

-Esa es exactamente la pregunta que iba a hacer ahora. Alrededor del 70% de los niños y adolescentes transgénero no completan la secundaria y sólo el 0,02% de esta población tuvo acceso a la educación superior, según información de la Asociación Nacional de Travestis y Transexuales (Antra). Por eso te pregunto, ¿por qué elegiste estudiar Salud Pública? ¿Qué te motivó? Y no solo eso, cuando dices que ese lugar no es un lugar para ti, sino que al mismo tiempo cuando vas a buscar atención te pones en ese lugar de un profesional de la salud, entonces, ¿cómo va esa construcción profesional? 

Niara –  Cuando me inscribí, me llamó la atención el nombre del curso de Salud Pública, pregunté: “pero al fin y al cabo, ¿qué es Salud Pública?” Siempre se me ha dado muy bien ser esa persona que representa una entidad que habla de educación, ser mediador de las cosas, siempre me ha gustado mucho.

La salud pública tiene mucho que ver con esto, puedes ser el mediador entre los servicios públicos y los pacientes, una huella social de ver la salud no solo como algo desde un modelo biomédico, que es exactamente lo que estas dos técnicas hicieron por mí. Se trata de acoger, de que la gente pueda buscar un servicio de salud y ser bien atendida, acogida. Este profesional debe respetar el conocimiento popular para promover la salud de manera integral para la sociedad.

Cuando aprendí esto me di cuenta que puedo encajar muy bien y trabajar con eso, porque en verdad mi transición de género siempre vino con mi propio descuido de mi propia salud porque no estaba siendo bien atendida en estos espacios, porque No tuve a nadie que me ayudara Investigue cómo será el proceso de hormonalización de las mujeres trans y travestis.

Hoy en día no existe una hormona específica para esto, cualquier hormona con la que te vayas a someter a terapia no fue diseñada para cuerpos trans, entonces esto es algo que perjudica la salud también.

¿Cómo podemos guiar esto y hacia dónde lo guiamos? Entonces la elección por Salud Pública fue en ese sentido de querer ser ese actor social también dentro de la salud, lo cual creo que es muy importante, no sólo para la población trans, sino para la población negra, pobre, que hoy es la que necesita. la mayor utilidad.

La Salud Pública se trata de saneamiento básico y alimentación de calidad. Esto hay que discutirlo, hay que explicarlo al mundo exterior, este es el gran desafío de la salud pública, de los profesionales de la salud pública. 

-Otro problema que abordó fue el del nombre social. La Tarjeta de Nombre Social – CNS (Decreto nº 49.122, de 17 de mayo de 2012) fue establecida para travestis y transexuales en el estado de Rio Grande do Sul para ejercer los derechos previstos (Decreto nº 48.118, de 27 de junio de 2011) y está válido para tratamiento nominal en órganos y entidades del Poder Ejecutivo de RS. Y el año pasado el Ministerio de Gestión e Innovación decidió mantener separados los campos “nombre de registro” y “nombre social” en el nuevo CIN (Documento Nacional de Identificación). También permanecerá el campo “sexo”, que hace referencia al sexo biológico. ¿Cómo evalúa esta determinación? 

Niara: Creo que esto es repugnante, es muy repugnante, es transfobia institucionalizada. Podría ser simplemente un campo de género, dependiendo de cómo se identifique la persona. Aún es necesario capacitar a los profesionales para llamar por su nombre social. Pero esto es violencia absurda, somos nuevamente nosotros luchando por lo básico, que es el derecho a la identidad, a formar tu propia identidad, a tener tu emancipación incluso para poder ser quien eres.

Y para mí representa tener una posición crítica, sobre todo como representante de la UNE. Elegimos un gobierno, yo voté por Lula, para poder tener un mayor diálogo con los poderes públicos, pero todavía es un gobierno en disputa que necesita ser repensado nuevamente, ya que el discurso debe estar alineado con la práctica, o la gobierno El gobierno federal empieza a escuchar a los movimientos sociales, o tendremos que movilizarnos cada vez más. Porque la movilización en las calles da una buena señal de lo que pretende el pueblo.

La lucha por los nombres sociales es una lucha histórica para el movimiento LGBTQIA+, y ahora llega esta actualización de este documento de identificación que no respeta nuestras identidades. Hace años que me corrigen el nombre civil, no tendría ningún problema, pero no sé hasta qué punto, no tenemos nada garantizado.

Muchas jóvenes trans buscan esto, y a veces su familia se opone, y esto fomenta cada vez más esta idea de que es sólo una fase, que no es necesario cambiar de nombre, sobre todo con el documento que te identifica el sexo. no te identificas.

Me tomó dos años registrar mi nombre, hoy me parece que es menos burocrático, pero tener un nombre social no te da ninguna garantía de que te llamen por ese nombre. Este es un debate que a veces se encuentra simplemente en una burbuja dentro del movimiento LGBTQIA+, no es un debate que la sociedad en su conjunto tenga para sí misma.

Y con este documento nacional de identidad parece que estamos dando unos pasos atrás en algo que estábamos avanzando, espero sinceramente que eso se revoque, porque es inaceptable que todavía tengamos que estar diciendo cosas que son obvias.

– Hablando de disputas, abordaré otro tema, que es el de las innumerables formas de violencia que sufre la población LGBTQIA+. Según una encuesta realizada por el Grupo Gay Bahía (GGB), la organización no gubernamental (ONG) LGBT más antigua de América Latina, Brasil registró 257 muertes violentas de personas LGBQIA+ en 2023. ¿Cuáles son las herramientas y acciones que se pueden tomar? ¿Qué hace la UNE para intentar revertir esta situación? 

Niara –  Brasil es el país que más mata a personas trans y travestis en el mundo, y luego cuando lo ampliamos al resto de las siglas, vemos que este número casi se duplica, en el ranking está en lo más alto. Tenemos registros de muertes muy brutales, una deshumanización de nuestros cuerpos que es absurda.

Incluso tuve ataques de pánico al inicio de mi transición, no salía a la calle, me ponía muy nervioso que la gente me mirara, la gente me mirara sin ningún reparo, de una manera para avergonzarte, para sentirte superior. . Esto es muy repugnante.

Ya he presentado varias denuncias policiales por la violencia que sufrí, llevo cicatrices en el cuerpo. Necesitamos hablar de transfeminicidios, porque cuando hablamos de feminicidio no tenemos datos de mujeres trans que son asesinadas, también necesitamos madurar el término transfeminicidio en el movimiento LGBTQIA+, para que podamos registrarlo porque necesitamos tener la los datos correctos. 

Los chicos piensan que servimos para cumplir sus deseos y cuando no los cumplimos, nos asesinan. Todo esto es un fetiche, porque Brasil es el país que más transexuales y travestis mata, pero también es el país que más pornografía trans consume en el mundo. A veces estos transfeminicidios ocurren porque los hombres no pueden aceptar que sienten deseo por mujeres trans y travestis. 

En el 2018, cuando me fui a vivir a una okupación, y luego me fui a vivir sola, creo que el peor momento de mi vida fue este, cuando pensé: ya que así soy, ya que así me están tratando. , entonces voy a ganar dinero con ello. Y fue en un momento que desconecté todas mis conexiones emocionales que tenía, aún hoy es algo en lo que tengo que trabajar mucho, psicóloga seguro, para que podamos humanizarnos. 

Hoy tengo una reconstrucción de esta relación con mi madre, incluida una emocional, todavía me resulta muy difícil decirle a mi madre que la amo, por mucho que la ame. Lo que nos enferma es la sociedad. Nos enferma y hace que los adolescentes busquen ganarse la vida en la calle, al igual que hace que los padres y las madres echen a los niños de casa. El otro día conocí a una niña de 13 años a la que echaron de casa de sus padres por ser trans. Mire el nivel de crueldad, ¿cómo se puede echar de casa a un hijo o una hija de 13 años y dejarlos a su suerte en la calle?

– Y antes de terminar, ¿tiene algún mensaje final? 

Niara –  Para concluir quiero decir que debemos festejar y celebrar nuestras fortalezas mientras estemos vivos, de nada sirve que queramos reclamar, que queramos cuidar, que queramos hacer declaraciones, textos en las redes sociales, después estamos muertos.

Y para los jóvenes, decir que la educación nos cambia la vida, puede cambiarnos la vida, y nada de esto es posible sin política. La política es aburrida, la hacen personas que no necesitan los mismos servicios que nosotros, pero si no estamos ahí las cosas no cambian.

El mensaje para 2024, de cara a las elecciones, que venga gente dispuesta a trabajar por nuestro pueblo, que está necesitado, y tenemos todo el potencial, tenemos el cuchillo y el queso en la mano, sólo queremos hacer Es ahora . 

Fuente: BdF Rio Grande do Sul

Edición: Redacción Afroféminas


Deja un comentario