Ser Woke


La palabra woke ha estado asociada en las últimas décadas con diferentes movimientos en  contra de las injusticias sociales. ¿Pero qué es exactamente ser woke

Woke es un adjetivo derivado del inglés vernáculo afroamericano que es la variedad de inglés que habla de  forma nativa, particularmente en las comunidades urbanas, donde la mayoría de los hablantes son afrodescendientes de clase media y trabajadora. La frase «mantenerse despierto» se ha utilizado durante mucho tiempo en las comunidades negras para indicar mantenerse alerta ante el engaño de los demás (especialmente las fuerzas del orden) como mecanismo de supervivencia.

Pero entre los años 2012 y 2014 «mantenerse despierto» se convirtió en un uso común entre los activistas del Black Lives Matter después de la absolución de George Zimmerman por la muerte del adolescente  afroestadounidense Trayvon Martin a causa de un disparo de bala y el asesinato policial de Michael Brown por llevar capucha. Las protestas popularizaron el uso y o llevaron a un léxico más amplio, abarcando además de la justicia racial, el sexismo, la justicia climática y los derechos LGBT+. Woke también se ha utilizado como abreviatura de algunas ideas de la izquierda estadounidense que involucran la lucha contra políticas de identidad y justicia social, como el  privilegio blanco y las reparaciones por la esclavitud en los Estados Unidos. 

Si bien no se sabe cuándo se utilizó por primera vez la frase “stay woke” como metáfora  del compromiso político y el activismo, allá por 1860 en Estados Unidos existía una organización juvenil, que luego derivaría en organización paramilitar formada por varones blancos llamada Wide Awakes (Amplio despertar) , que se formó en Hartford, Connecticut, para  apoyar al candidato republicano Abraham Lincoln en las elecciones presidenciales de 1860.  No obstante, la locutora de radio Lana Quest escribió en X que el primer uso documentado del término «stay wake» fue por parte del cantante folk negro Lead Belly cuando hablaba de su canción de 1938 «Scottsboro Boys». Según Quest, la canción se refería a «nueve adolescentes negros acusados ​​falsamente de violar a dos mujeres blancas en 1931, que fueron sentenciados a muerte. La NAACP forzó la repetición del juicio. Finalmente fueron liberados pero nunca se recuperaron».

A medida que su uso se extendió internacionalmente, se añadió Woke al Oxford English  Dictionary en 2017. 



En 2020, muchos miembros de la derecha y extrema derecha política en varios países  occidentales comenzaron a utilizar el término de manera peyorativa para diversos  movimientos e ideologías de izquierda y progresistas. A su vez, algunos comentaristas llegaron  a considerar lo “woke” como un término ofensivo que menosprecia a las personas que  promueven ideas progresistas que involucran identidad y raza. Desde entonces, se acuñaron  términos como capitalismo del despertar para referirse a una forma de marketing, publicidad y  estructuras corporativas que pertenecen a puntos de vista sociopolíticos vinculados a la justicia social y las causas activistas. El término fue acuñado en 2018 por el columnista Ross Douthat en «The Rise of Woke Capital», un artículo escrito y publicado en The New York Times

En la India, los activistas Hindutva y los nacionalistas hindúes utilizan el término como  peyorativo para referirse a los críticos de la ideología nacionalista, considerados  «anti-hindúes» por las organizaciones nacionalistas como Rashtriya Swayamsevak Sangh, una organización paramilitar voluntaria nacionalista de derecha india. 

El fenómeno le wokisme también se ha utilizado en la política francesa desde las elecciones  presidenciales de 2022. Gran parte de la oposición a le wokisme lo ve como una importación  estadounidense, incompatible con los valores franceses. En consecuencia, el entonces ministro  de Educación, Jean-Michel Blanquer, estableció un grupo de “expertos anti-woke» en  oposición a lo que se percibe como una exportación del mundo de habla inglesa. 

El filósofo francés Pierre-Henri Tavoillot define «le wokisme» como un corpus de  teorías que giran en torno a «identidad, género y raza», con el principio central de «revelar y  condenar formas ocultas de dominación», postulando que todos los aspectos de la sociedad  pueden reducirse a una dinámica de opresores y oprimidos, en la que quienes no son  conscientes de esta noción son considerados «cómplices», mientras que los «despiertos»  abogan por la abolición de cualquier cosa que se perciba como sustentadora de tal opresión, lo  que resulta en implementaciones prácticas como como adoptar un lenguaje inclusivo,  reconfigurar la educación o deconstruir las normas de género. 

No obstante, a pesar de que en distintos poderes lo utilicen de forma peyorativa y haya partidos políticos que tratan de despreciar el significado de este término y a las personas que lo utilizan, a día de hoy, somos más los que lo utilizamos para defender el movimiento y combatir las injusticias sociales y  raciales.

El 26 de mayo de 2016 se estrenó la película Stay Woke: The Black Lives  Matter Movement, un documental de televisión estadounidense sobre el movimiento Black  Lives Matter y los eventos que llevaron al levantamiento del movimiento. El documental «Stay  Woke« brinda una comprensión más profunda de cómo surgió el movimiento y en qué cree.



Yovanna Blasco López

Nacida en La República Dominicana. Escritora, activista y luchadora por los derechos humanos. Estudiante de Traducción y Mediación Interlinguisitica.

Instagram: @_melaninwoman_

Email: yovibl@outlook.es Interesada en la igualdad de los derechos humanos y comprometida con la concienciación sobre las personas negras, el racismo y la cultura afro.


Deja un comentario