Somos y estamos en todas partes

Foto de Christina Morillo en Pexels

No puedo evitar contar cuentas personas negras hay cuando entro a algún lugar, no puedo evitar contar cuantas personas negras hay en las películas que veo, no puedo negar que busco gente que se parezca a mí en cualquier contexto.

Los medios son transmisores de ideales sociales, y encontrar a personas en los medios que se parezcan a ti influye en la manera en cómo te percibes y en como te percibe la sociedad. La representación es importante en la política, en la ciencia, en las artes, en la moda, en todos los sectores; pero hablo de los medios porque ellos nos dan una breve imagen de todo lo que esos sectores son o podrían ser. En las noticias nos presentan quienes son los ingenieros aeroespaciales que están buscando vida en Marte, en las noticias nos muestran quienes son los candidatos a la presidencia de nuestro país, los medios por si solos nos muestran la «realidad» y frecuentemente la moldean y la alteran.

Cuando digo representación no me refiero a que haya personas de cierto grupo en los medios, pero a que haya una gran variedad y que estén bien representadas. Los medios son en gran parte actores generadores de estereotipos que generalmente resumen la identidad de un grupo a una característica. En las películas o series podemos ver actores que representan diferentes roles: vendedores, abogados, científicos, presidentes, cantantes, ladrones, etc. Generalmente se ha tendido a asociar un grupo o tipo de persona específica a un rol, filtrando la realidad en la cual cualquier persona puede tener cierto rol en la sociedad. De la misma manera se han demonizado ciertos roles asociándolos a una categoría inferior de la sociedad. 

Por ejemplo, asociar las mujeres negras a roles de empleadas del servicio, al igual que a mujeres agresivas por el solo hecho de hablar, es un estereotipo que ha sido perpetuado por los medios. Esto es problemático por varias razones; primero, cuando se limita un grupo social a un rol se le niega su multiplicidad. Segundo, se podría llegar a pensar que ser empleada del servicio es un trabajo indigno porque se le asocia a un grupo socialmente considerado como débil (mujeres) y despreciable (personas negras). 


La tienda de Afroféminas



Por lo mismo, el problema de los medios, es la categorización social que han creado y que ha sido implantada en la sociedad. Estos mismos estereotipos afectan directamente a las personas que se ven mal representadas (generalmente llamadas minorías). No es raro que siendo una mujer negra me hayan dicho «tu no pareces negra» y que yo, habiendo aceptado los estereotipos que venden los medios haya creído que esto es un cumplido. Esta mala representación, conflictúa el desarrollo de la identidad porque te puede llevar a negar quien eres por miedo a que se te perciba como tu grupo social es percibido socialmente debido a la imagen creada por los medios.

La representación es esencial en todos los ámbitos para poder construir personalidad y para asumir la identidad. El momento en el que me di cuenta de lo importante que era la representación, fue cuando decidí mejorar la relación con mi cabello afro. Por esto agradezco a las redes sociales, me permitieron seguir mujeres de todo el mundo, de diferentes contextos y realidades que tenían su cabello natural y que eran bellas y felices. Ver sus fotos en las que usaban su cabello afro sin ninguna justificación me permitió decir «yo también me puedo ver linda con mi cabello natural». Desde que decidí dejar mi cabello natural, ver a una mujer negra con afro me llena y me empodera cada vez más. Verme representada me motiva a continuar con lo que sea que esté haciendo, pero asumiendo quien soy. 

Es muy importante que los medios expongan las narrativas de distintos grupos sociales, que les permitan a ellos mismos contar sus realidades. Considero que la representación de minorías es aún más importante cuando su presencia no está justificada por esa pequeña categoría social (su raza, orientación sexual, credo, etc.) pero que simplemente son personas existiendo.

How to get away with murder es una de mis series favoritas no solo por la historia, pero porque viví junto a «Annalise Keating» (Viola Davis) su transición, que más que estética era personal. Ella, mujer negra, de piel oscura, con cabello afro tipo 4c, representó a una abogada. Su presencia en esta serie no estaba justificada por su raza, a ella no la eligieron por «inclusión» pero por ser buena actriz, y por lo mismo su presencia en la serie muestra la «realidad» de cualquier mujer negra abogada. 

Muchas veces los medios nos muestran que las personas negras son solo personas negras y que por lo mismo solo pueden hablar de asuntos raciales, por ejemplo, pero ignoran que entre toda la población negra hay mil categorías y mil tipos de personas. Por eso, cuando hablo de representación, hablo de mostrar la realidad, mostrar que por ejemplo hay mujeres negras en todas partes y que su existencia no es una excepción a la regla en ningún caso. Ninguna persona está limitada a un aspecto o rol social.  


Gabriela Murillo Mena

Afrocolombiana residente en Francia, afrofeminista y antirracista. Estudiante de lenguas extranjeras aplicadas. Vivo para desaprender y escribir es mi resistir.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!