Hermanas, ¿por qué los preferimos blancos?

Las mujeres africanas y afro-descendientes, que de alguna manera u otra, nos hemos criado en tierras colonizadoras, vivimos entre dos realidades que aún siguen estando en disputa. Y como es de esperar, una de las consecuencias casi inevitables de estar y relacionarte en ambos mundos, es enamorarte de tu opresor.

Bien sabemos, que allá por el siglo XIX, entre un sinfín de acontecimientos, el más importante sin duda sería la colonización, el imperialismo y la explotación hacia los países del continente africano. No obstante, para las mujeres afro, esta época además supuso su explotación sexual y reproductiva por medio de militantes y soldados europeos, que vendrán no solo con la intención de violar y esclavizar a las mujeres, también de implantar el ideal de belleza occidental en las mentes de nuestras antepasadas. El cual, a día de hoy, continúa vigente en el pensamiento colectivo de la población africana.

Los hombres blancos nos trajeron la creencia de que ellos eran <<son>> “la raza superior”, y nosotras nos lo creímos, o mejor dicho, hicieron que nos lo creyéramos. Pues apreciamos en estos unos rasgos que jamás habíamos visto. Fueron sus ojos azules y verdes, ese pelo rubio y liso, esa piel clara… lo que los hacía diferentes al resto. Nunca conocimos semejantes características, ellos eran para nosotras lo que nosotras éramos para ellos: seres exóticos. Aunque con una diferencia a recalcar: nuestra única y exclusiva función era la de satisfacer sus deseos más salvajes, los mismos que quedaban censurados en el lecho matrimonial. Porque si algo dejaron claro, es que las aptas para el matrimonio eran ellas, las europeas. Entonces entendimos dos cosas, por un lado, que éramos sus objetos sexuales; y por otro, que “lo bonito” viene de Europa.

En la actualidad, las mujeres negras que vivimos en occidente hemos interiorizado dicho prototipo. Por ello, solemos tender a fijarnos o sentirnos más atraídas por hombres blancos. Es más, recuerdo haber dicho de pequeña una infinidad de veces la frase de: “Lo siento, pero a mi los negros no me atraen”. Y por desgracia, no soy la única, hablando con otras compañeras, coincidimos en que existe una preferencia hacia los hombres blancos dentro de la comunidad afro-fémina.

Asimismo, no solo es trata del físico, también juega un papel muy importante los estereotipos y prejuicios que fueron implantados por la sociedad blanca durante la colonización. En donde entendimos al hombre blanco como un ser amable, cortés, cariñosos, inteligente, racional, civilizado, etc. Y al hombre negro como su contrario.

Es entonces, el caballero blanco sinónimo de <<perfección>>, de modo que, se no presenta en forma de “salvador”, capaz de hacer de nosotras mujeres válidas y mejorar nuestro estatus social al vernos relacionadas con ellos.

Ahora bien, no pretendo decir con esto que debamos sentirnos culpables, y mucho menos reprimirnos a la hora de entablar relaciones con hombres blancos. No soy yo quien para meterme en la cama de ninguna, porque no tengo el derecho, y además sería hipócrita por mi parte, dado que yo misma admito haber tenido relaciones afectivo-sexuales con hombres blancos y seguramente las siga teniendo. Lo que sí pretendo es hacernos reflexionar sobre nuestros gustos y preferencias, ya que si comprendemos que partimos desde un constructo social que nos dicta lo que <<es>> “bonito”, y por consecuente, lo que «debe ser deseado», entenderemos también que nuestra tendencia a fijar -más- la mirada en hombres blancos, es de igual manera producto de una socialización. La cual, no solo nosotras mismas hemos interiorizado, sino que a su vez, a los hombres negros les sucede algo similar. Y es que, obviando las diferencias, a ambes nos han educado para tener una visión idílica de Europa, por tanto, ha provocado que -en cierta manera- nos rechacemos entre nosotres. Así pues es un deber común trabajar en deconstruir dicho arquetipo, para reconstruir uno nuevo: sin jerarquías, sin intereses y sin prejuicios étnicos.

P.D. Agradecerles a Angelina Wendemi Sawadogo, Melinda Decker y Naomi Hechavarria por brindarme su punto de vista sobre el tema, ayudándome así a poder completar de una manera más objetiva este artículo.


Victory Collins

Nací en tierras nigerianas, a los 6 meses de vida mi madre y yo migramos a Canarias en busca de un nuevo devenir. Ahora me encuentro con 18 años y con muchas preguntas sin resolver, pues ser una mujer negra en un Estado colonizador tiene sus inconvenientes. Sin embargo, el activismo Afro-feminista me sirve como medicina para sanar muchas de mis heridas.

14 comentarios

    • Hola Dignorah,

      No sabes lo mucho que me halaga saber que te ha gustado el artículo.

      Con respecto a tu pregunta, no he querido indagar mucho en el tema de los hombres negros debido a que ya existe un texto que habla sobre esto, escrito por otra afrofémina y no quería solaparla. La autora es mi compañera Isamary Quinto.

      Aquí te dejo el link a su artículo: https://afrofeminas.com/2018/07/05/ellos-las-prefieren-blancas-testimonio/

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un saludo💜

      -Vic

  1. No seas tan dura contigo misma. El hecho de haberse criado en un entorno blanco en la que somos una minoría muy pequeña es la cantidad. En la España en la que me crié (nací en el 78) simplemente éramos 4 gatos y aparte de mis primos no conocí en mi adolescencia a ningún chico afrodescendiente. Y si conocía a uno , no es que no me gustasen los negros, simplemente no me gustaba ese.
    Por otra parte, no hay que olvidar que a ellos han sufrido la misma socialización que nosotras. Y consciente o inconscientemente muchos de ellos también las eligen blancas. Y los que afirman que las prefieren afro salen con las “Beyoncé “ y nada de las“Lupita” Así que las que somos de color chocolate no tenemos mucho éxito con ellos.
    De todos modos tienes toda la razón, merece la pena reflexionar sobre ello.
    Gracias por compartir tus inquietudes con todos nosotros.

    • Hola hermana,

      Tranquila que no me castigo a mi misma, y mucho menos pretendo castigar a las que tienen relaciones con hombres blancos, ya que como dije, soy la primera que ha entrablado y seguramente siga entablando relaciones afectivo y/o sexuales con ellos.

      No obstante soy una persona que me gusta preguntarme el “por qué” de las cosas. Me encanta analizar y reflexionar sobre el pensamiento y las relaciones sociales. De ahí parte el objetivo de mi artículo.

      Es cierto que la cantidad juega un papel importante, es una realidad que en tierras europeas la población negra es minoría con respecto a la blanca. Sin embargo, aún siendo minoría, no es tan escasa como para no tener referentes negras y negros en los medios de comunicación, (series, pelis, libros, publicidad, informativosn etc) los cuales impulsan a la sociedad a tener una idea bastante reducida de quienes somos y cómo nos relacionamos. Ayudándo así, a perpetuar los estereotipos y prejucios que vienen dado por el pensamiento occidental.

      Te doy la razón en lo que dices de que a ellos (creo te refieres a los blancos) las prefieren blancas, y si se fijan en negras suelen ser del estilo de Beyoncé y no Lupita. El colorismo es un factor crucial. Yo siempre digo que es como un abanico de colores, en donde en un extremo se encuentra el blanco, y en el otro, el negro. El resto de los matices se discriminan en función de si se acercan más o no al blanco.

      Agradezco que concideres importante relexionar sobre el tema. En realidad es lo único que pretendo con mi artículo. Hacernos reflexionar. porque yo también me incluyo.

      Un abrazo grande,

      -Vic💜😘

  2. Como hombre no negro, que no blanco, posiblemente muy estupido dire; esta reflexion yo la he tenido con hacia muchas mujeres africanas y muchos blancos que conozco igual. Y es precisamente eso porque siempre va a haber un condicionamiento para con las negras. No porque se piense que sois menos o tonta sino porque hay mujeres negras como tu que pintan como el querer a un blanco solo puede deberse a un criterio material y condicionado y no sentimental. Pues, aceptalo, basicamente estas diciendo que se te coacciono a salir blancos. Por lo tanto los hombres blancos son cuasi violadores o aprovechados, dicho esto. Si tu misma los pintas así desde el principio ……. como esperas que sean otra cosa?. Es más, para tu propio agravio al partir del critero de “he sido obligada a” es más posible que te preocupe menos, que una mujer blanca normal, el poder terminar con un blanco anormal, por decirlo eufemisticamente, antes que con un blanco decente, pues al final, ¿todos son un poco agresores, no?.

    • Hola Isk,

      Tengo la impresión de que no has entendido en transfondo de mi artículo.

      No pretendo afirmar que las relaciones interculturales se basan en un interés material (aunque sí pienso que condicionado) y no en el amor. Por supuesto que pienso que existen parejas que se aman profundamente y ya. Eso es otro tema. Mi texto va enfocado al por qué en la comunidad afro-fem solemos preferirlos blancos. El por qué está dentro de lo que nosotras entendemos como «guapo». Y no porque a su vez no podamos haber estado con hombres negros. Sino al por qué tendemos a relacionarnos más con blancos.

      Mi tésis final habla de una socialización, de unos cánones de belleza implantados y de una alienación social, esa es para mí, la raíz de la cuestión.

      Sé que es escarbar en terrenos profundos y movedizos. Pero es lo que busco en cada texto que escribo. Hacer que nos cuestionemos hasta lo más incuestionable.

      Gracias por tu comentario,

      Un saludo💜,

      -Vic

  3. Pues a mí me parece que es muy desacertado buscar un motivo ùnico,un por qué objetivo,por el que una mujer afrodescendiente que creció en Occidente acabe formando pareja, matrimonio,familia,con un hombre blanco.Simplemente porque hay tantos motivos como historias individuales y personales de cada mujer afro y su bagaje sentimental.
    A mí desde pequeña era empujada por mis padres,ambos de Guinea Ecuatorial,a que saliese mejor con chicos negros, porque en este país de blancos españoles no me iban aceptar….y claro ellos tampoco aceptarían a su hija con un blanco.Con el tiempo y tras haber salido con hombres negros africanos,americanos,europeos…de todo tipo de personalidad,forma de vida,nivel de estudios, económica,etc y acabé desechando esa forma de limitarme….según el color….Mis padres y yo….Así abriéndome sin mirar colores,fue que acabe con un hombre blanco…por sorpresa,sin buscar,sin esperar.Nos unen muchísimas más cosas ,y más importantes ,que el color.Al final mandó por encima de todo el corazón…y el tener el mismo proyecto de vida para una futura familia.Y ya llevamos 13años juntos ,felices.
    Entonces….yo no me veo dentro de estas teorías que expones en este artículo…

    • Coincido en que debemos relacionarnos sin mirar de qué etnia procedemos. Así es como termino justamente mi artículo, con un: “Así pues, es un deber común trabajar en deconstruir dicho arquetipo, para reconstruir uno nuevo: sin jerarquías, sin intereses y sin prejuicios étnicos”.

      Pero esto aún es una utopía, pienso que a día de hoy seguimos condicionadas por los cánones de belleza occidentales y por el racismo cultural y estructural existente. Lo cuál sería absurdo creer no nos ha influenciado.

      Gracias por tu comentario💜,

      Un saludo,

      -Vic.

  4. Tengo pareja soy negra y mi pareja también es negra, y veo pocas veces esa opción. Veo pocos referentes, veo muchas parejas mixtas pero pocas negras. Como también veo poco pelo afro, y mucho postizo.. Veo que la comunidad negra se centra en poner un disfraz a su identidad en muchos aspectos. Generar estereotipos mas imaginarios que reales y buscar una identidad que nos hemos robado nosotros mismos en base a la búsqueda de esos estereotipos.

  5. Muy buen artículo. Creo que lograste expresar aquello que he venido cuestionándome en los últimos meses al revisar mi historial de relaciones afectivas y sexuales y darme cuenta de que, a excepción de una, todas mis parejas han sido blancas y blanco-mestizas. Aclaro, no me siento culpable ni condeno a mis hermanas/os en una relación interracial.
    Sin embargo, concuerdo con que es justo y necesario cuestionarnos el por qué de nuestras relaciones con personas blancas.

    En mi caso, al principio llegué a pensar que la razón de no salir con personas negras era que no las encontraba atractivas. Pero llegué a la conclusión de que se debe, en gran parte, a que no solamente es difícil encontrar gente negra en mi entorno sino también encontrarla y que se sienta atraída por otras mujeres, más aún, que lo exprese abiertamente, soy lesbiana. Por lo tanto, mis opciones afectivo sexuales se limitan a mujeres blancas.

    Finalmente, me consuela saber que hay otras hermanas que se han cuestionado su atracción por personas blancas.

  6. A los Varones Blancos les pasa igual con las mujeres asiaticas de ojos rasgado hay michisimo atraccion entre ellos

  7. Yo soy blanca, de madre del este de Europa, vivo en España y me gustan los chicos negros.
    Los veo atractivos, más terrenales, masculinos, y los cuerpos que tienen todos duros.
    No es algo sexualmente solamente he tenido parejas de diferentes países pero negros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.