Violencias de Género, machistas y patriarcales, el interminable suplicio de las mujeres

image

Hablar de las violencias de género es hablar de las formas sociales de relacionamiento, por lo tanto pensar en alternativas o soluciones sin comprender las características sociales que facilitan esas violencias es contradictorio y a la vez esas manifestaciones de rechazo a las violencias que padecen las mujeres se vuelven ineficaz.

Las violencias que los hombres ejercen contra las mujeres no existen porque sí, sino, que son el resultado de un intrincado sistema socio-cultural y político que diseñó el maltrato a las mujeres como forma social de ser y estar en sociedad.

Cuando la humanidad dejó de vivir en comunidad, conformó las sociedades y desde el inicio de ese modelo a las mujeres se les dio el rol que los hombres determinaron de acuerdo a la conveniencia para el sistema en ese momento, por ejemplo, los aristócratas no consideraron a las mujeres como poseedoras de sabiduría, por ello su papel fue el de cuidar del hogar y de esta manera facilitar el trabajo a los hombres. A las mujeres no se les permitía cuestionar las decisiones de los hombres, como mandato divino a las mujeres se les entregó la obligación de obedecer, nunca de mandar, y la historia oficial de la humanidad así lo válida, por ello en la cultura occidental María es la representación de la mujer perfecta, porque es virgen, sumisa y obediente.

cmogwudwgaas2ay
Las violencias de género que padecen las mujeres están estrictamente relacionadas con la estructura social, y a partir de la configuración de las relaciones sociales se definen roles y funciones para las mujeres que traen inmersa esas violencias. Obligar a las mujeres a seguir el patrón de María es una muestra de esas violencias intrínsecas.
Las violencias de género generan en las mujeres miedo, angustia, dolor, tristeza, resentimiento, odios, baja autoestima, inseguridad, dependencia, inestabilidad emocional y depresión. La principal arma de defensa de las mujeres contra las violencias es el autoestima, su amor propio, es por eso que desde que nacemos se nos ataca el amor propio, cuando se nos educa para para obedecer al marido, para acogernos sin chistar a lo que Dios estableció para nosotras, porque es natural, porque las mujeres tienen que ser mujeres de puesto; se nos educa para ser idiotas al enseñarnos que nuestro valor está en nuestro cuerpo, en usarlo para satisfacer a nuestro marido, para ser madres o modelos. Se nos inculca la idea de que valemos como mujer en la medida en que no tengamos sexo porque debemos que ser castas y puras, esta creencia es una desventaja frente a los hombres dado que mientras ellos desde muy pequeños se masturban (proceso natural que les permite conocer su cuerpo), las mujeres crecemos con desconocimiento sobre nuestra corporeidad, ese desconocimiento sumado a las ideas de sumisión no nos permite ejercer autonomía sobre nuestro propio cuerpo y terminamos cediendo el control sobre nuestro propio cuerpo a la sociedad.
Aunque el género no nace con las personas si no que es una construcción social, que surge de símbolos y significantes sociales que determinan las interacciones de acuerdo al momento histórico, la sociedad insiste en hacernos creer que las características de obediencia, cuidado del otro y sumisión son naturales a las mujeres, y que resistirse a tener tales “virtudes” es lo anormal.

El concepto de género está ligado a la teoría de la discriminación deliberada y sistemática contra las mujeres. El género no tiene fundamento biológico (no es natural) ha sido construido culturalmente (constructo social), esta construcción privilegió a los hombres en detrimento de las mujeres. Es así como las instituciones sociales están al servicio de ese concepto desigual del género; en la escuela, en la familia y en la sociedad en general se asumió natural violentar a las mujeres.
En esta construcción desigual del concepto de género se fundamentan las relaciones sociales entre hombres y mujeres, y es allí donde recae el origen de las violencias que las mujeres padecen.

Normalmente se violenta a las mujeres de forma explícita a través de la violencia física, verbal y sexual, pero también están las violencias soterradas como la violencia psicológica, esta última forma no siempre es percibida por su víctima, y silenciosamente va acondicionando a las mujeres para que asuman las violencias hacía ellas como algo normal.
A las mujeres se les educa para que sean inseguras de sí mismas, pues se les enseña que necesitan un hombre que las defienda y cuide, socialmente a las mujeres solteras no se les da estatus, porque lo ideal es que las mujeres adultas tengan pareja, un hombre que las cuide y defienda, además tener un marido y conformar una familia debe ser la meta de las mujeres; se acostumbra a creer que las mujeres adultas que están solteras es porque tienen alguna deficiencia para sostener una relación.

A las niñas no se les educa para que sean independientes, para que deseen ser astronautas, crear empresas, ser presidentas de su país, o dueñas de la empresa más importante que pueda existir; sus roles están relacionados con la sumisión, porque socialmente ser sumisas es lo mejor que las mujeres pueden ser.

La clasificación de obediencia en las mujeres también está relacionada con la concepción de debilidad que sobre ellas se construye. Según un estudio revelado por el Instituto de Medicina Legal de Colombia, en 2015 se registraron 1.007 casos de mujeres asesinadas y hubo 16 mil denuncias de violencia sexual. Las ciudades con más reportes de agresión contra las mujeres son: Bogotá, Cali y Medellín, siendo las menores entre los 10 y 14 años las principales víctimas de estos abusos. El director de Medicina Legal también reveló que durante 2015 fueron registrados más de 37 mil casos de violencia sexual y psicológica contra las mujeres. El mismo informe indica que cada 13 minutos una mujer es víctima de violencia en Colombia.

Las mujeres las violencias que éstas padecen, son producto de la concepción de mujer que la sociedad construyó. Los sujetos sociales comprenden las violencias contra las mujeres como una simbología constitutiva de su sociedad, por ello estas violencias se perpetúan y agudizan.

Esa consciencia que como individuo tengo de mi entorno ha sido entregada a mí a partir de las relaciones anteriores de la sociedad en la que me desenvuelvo, esas interacciones han permitido crear significados sobre determinadas acciones y esos significados a la vez han diseñado estímulos para mi acercamiento con esa realidad. Son esos sistemas de valores los que enseñan a los hombres a violentar y a las mujeres a que se consideren débiles. Maltratar a las mujeres es normal porque siempre ha sido así.

Para cambiar las prácticas de violencias contra las mujeres es necesario cambiar los códigos sociales que posibilitan esas violencias. Debemos cambiar nuestra estructura social y los símbolos que constituyen nuestra psiquis colectiva, esa transformación exige construir nuevos imaginarios del ser mujer que a su vez reconfiguren las actuales masculinidades en donde lo masculino no siga representando violencia.

Autora: Leidys Leidys Emilsen_colaboradora AfrofeminasEmilsen Mena Valderrama

Más textos de Leidys

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s