Testimonio de una joven afro

Mis padres son de Gambia. Cuando era pequeña mi madre nos rapaba la cabeza a mi y a mi gemela. Supongo que era para ahorrarse el trabajo de peinarnos a las dos todos los días. Cuando fuimos creciendo, nosotras y nuestro pelo, mi madre nos hacia las típicas trenzas arrapadas: cuatro trenzas, dos a cada lado. ¡Y yo las odiaba! Quería ir con el pelo suelto como el resto de niñas, sin darme cuenta que yo no tenía el mismo pelo que ellas.Pero quería a mi pelo igualmente.

Con los años, un día decidí dejarme el afro, sin más, estaba harta de trenzas y trenzas. Mis amigas se burlaron de mi y de mi pelo. Me sentía extraña, ellas me hacían sentirme así. Pero a mi me gustaba, me gustaba como me quedaba. Me sentía identificada con mi pelo, no quería odiarlo.

¿Porque a ellas les gustaba su pelo, y a mi no me podía gustar el mío? Decidí que no me harían daño sus palabras y sus burlas. Seguiría queriendo a mis rizos, y seguiria luciendo mi pelo, todos los días.

Porque para mí AFRO es…

Afro, negra.

Afro, cultura.

Afro, amor.

Afro, confianza.

Afro, conciencia.

Afro, rebeldía.

Afro, lucha.

Afro, historia.

Afro, política.

Afro, orígenes.

Afro, revolución.

Afro, resistencia.

Afro, MamÁfrica.

La revolución será afro o no será!!!!

 

 

10 Respuestas a “Testimonio de una joven afro”