Palabras que discriminan. Racismo en el Lenguaje

lenguajeEl  lenguaje cotidiano refleja los valores de nuestra sociedad. Los prejuicios contra cualquier minoría o grupo social que se siente desfavorecido, perseguido o proscrito en algún momento de la historia, por razón de su sexo, etnia, o cualquier otro factor, inmediatamente pasan al lenguaje cargando de connotaciones negativas los términos empleados para designarlos.

El habla no es inocente y las palabras a veces, consciente o inconscientemente, están cargadas de dolor  y agresión. No podemos volver la espalda a esta realidad que es una perpetuación de la discriminación y aquí nos proponemos mostrar algunos ejemplos de cómo la presión racial también puede venir de la palabra.

El símil “trabaja como un negro” (lo mismo que su equivalente “como un esclavo”) es un fiel testimonio de la servidumbre y sumisión de los negros llevados al continente americano. Debido a esta fuerte asociación, en español el término negro se ha metaforizado pasando a designar al escritor anónimo que realiza un trabajo para una persona destacada sin que se le reconozca su autoría. También se aplica a quien escribe las memorias de algún personaje. Los ingleses, eluden aquí lo racial y lo llaman ghost-writer (escritor fantasma).

Algunas metáforas contienen referencias más denigrantes. Al negro se le ve como una persona desordenada, sin reglas sociales. La imagen queda plasmada en la frase “una merienda de negros”, empleado como sinónimo de confusión y desorden, y que tampoco encontramos en inglés.

Pero en inglés, la voz negro tiene un matiz más despectivo que en español desde su mismo nacimiento. La palabra black solo empezó a utilizarse a partir del siglo XIX coincidiendo con unos aires más democráticos y liberadores, y hasta entonces no se había aplicado en el sentido de raza. Con el tiempo esta voz serviría para arrinconar y teñir de una fuerte carga negativa a negro, así como a nigger, mucho más peyorativa. Como sucediera con homosexual en inglés, black tiene una connotación más neutra, desprovista de reminiscencias coloniales.

De todos modos la palabra black tampoco es inocente, pues las connotaciones de que son portadores el blanco y el negro en el habla diaria son muy diferentes. La blancura es sinónimo de muchos atributos de carácter positivo: puro, honesto, bello; por el contrario, lo negro es impuro, atemorizante, malévolo, oscuro, difícil. Lo blanco es salvífico; lo negro es generador de mala suerte.

pancartablogborremos1

Un estudio que comparaba los sinónimos de white `blanco’ y black `negro’ que aparecen en un conocido diccionario de sinónimos llegó a la conclusión de que whiteness tiene 134 sinónimos, de los cuales 44 tienen una connotación favorable y sólo 10 tienen un matiz ligeramente negativo; y blackness tiene 120 sinónimos, de los cuales 60 son claramente desfavorables, y ninguno de ellos es ni siquiera ligeramente positivo.

En la lengua española existen montones de expresiones idiomáticas que reproducen también esta visión. Hay una “suerte negra” (“tener la negra”, “un día negro”, etc.) que con actitud supersticiosa algunos tratan de inculpar a los gatos de ese color; hay una “mano negra” que corroe muchas instituciones, una mano invisible pero bien fuerte, extendida por personas y grupos con “negras intenciones”; un “mercado negro” y un “dinero negro”, así llamados por su ilegalidad; y un “garbanzo negro”, una “oveja negra”, un “pozo negro” … Todo en negativo. En ninguna de estas expresiones el blanco está presente, y cuando lo está, el contraste es bien significativo: existe una “magia negra” pero, al contrario que la blanca, implica a poderes maléficos e infernales. No es casual tampoco que en el juego del ajedrez las piezas blancas sean las primeras en moverse.

Hay infinidad de términos en español para adjetivar al individuo de raza negra. Los términos son infinitos y esto es común en la lengua española con todos los colectivos a los que se quiere denigrar. Son más de dos mil las expresiones empleadas a lo largo de la historia para referirse a las prostitutas, según un recuento del lexicólogo Miguel Casas (1986). Lo mismo ocurre con los homosexuales, drogadictos, etc. las expresiones son innumerables. Beatriz Varela, en su libro El español cubano-americano (1992), ha recopilado un buen número de singulares y pintorescas expresiones, entre ellas charolitos, morenos, pardos, tizones, chocolates, así como otras no menos humorísticas como caimitos, zanates cuscos, monos. I.L. Allen, en un estudio monográfico sobre el tema (The language of ethnic conflict, 1983), ha recopilado 233 alusiones a la raza negra en el inglés de Estados Unidos. Tales designaciones, y las variadas asociaciones a que dan lugar, describen de una manera muy plástica la visión estereotipada que la sociedad blanca tiene de los negros.

“gente de color”, “personas de color”

 

Todo esto contrasta con lo políticamente correcto. En este caso las expresiones utilizadas son muy pocas, pero no por ello afortunadas. La más conocida la calificación de color (“gente de color”, “personas de color”), y su correlato inglés colored (colored people), que parece ideada para tranquilizar a los bienpensantes. A pesar de la buena intención, su imprecisión y ambigüedad, le restan utilidad.

Otro término muy distinto por sus connotaciones es Afro-American (afro-americano). La premio Nobel de Literatura Toni Morrison, haciéndose eco del sentir de algunos intelectuales negros, decía que no era negra sino afro-americana. Tal expresión proporciona unas referencias etno-históricas positivas, al evocar con orgullo el origen africano de sus antepasados; además se aprovecha de la analogía de formaciones de similar composición como Cuban-american, Latin American, Mexican-American, etc. Su uso es, sin embargo, excluyente, pues sólo puede encontrar aplicación en el contexto norteamericano.

Resulta muy difícil eliminar las expresiones racistas o xenófobas del lenguaje. También las sexistas. Pero es una lucha que nos concierne a tod@s. Poco a poco se puede hacer camino y si no damos concesiones a la intolerancia lo conseguiremos. Las palabras son importantes. También para nosotr@s.

Fuentes: Félix Rodríguez González 2003. Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid.

Consulta nuestras tarifas publicitarias 

Autor: Colaboradora Sally

 

26 comentarios

  1. Amigas,
    La palabra “denigrantes”. Tambien tiene un origen racista. Busquenlo y se asombraran.
    Por otra parte, el termino “afroamericanos”, como lo veo yo mujer tambien americana, esta sesgado con el hecho de que EU no es America. El continente se llama America, el pais se llama Estados Unidos de America. Por tanto todos somos americanoxs. Es por ello que amigas procedentes de ese pais han dejado de llamarse “afroamericanas” en reconocimiento del resto del continente y de las personas que de alla proceden. Es mejor entonces hablar de afroestadounidense y asi elimanos el racismo y el imperialismo.. Abrazos

    • Estoy de acuerdo con tu comentario, Negra Cubana…aqui el problema es muy profundo; los medios de comunicación tienen una responsabilidad histórica…cuando empezarán las reparaciones por lo que ha sido uno de los más grandes holocaustos de nuestra humanidad?…hasta donde puedo ver mi “negra” conciencia continua transparente.

      • En USA encontramos angloamericano, italoamericano… cuando se refiere no a los nacionales del país sino a comunidades culturales que forman parte de ese país y que quieren preservar su cultura y reivindicar sus oríges. El día que venza la uniformidad, TODOS AMERICANOS. Legalmente TODOS AMERICANOS. Culturalmente no está mal decir “latinoamericanos o hispanoamericanos. No dejan de ser AMERICANOS. El discriminador discrina tanto si es latino como si es americano. La comunidad de origen africano hace muy bien en identificarse como “afro”. (origen africano + comunidad cultural). AFROestadounidense o AFROamericano, no porque los USA totalicen la americanidad.

      • Afortunadamente una gran porción de cubanos AMERICANOS celebran su condición de Afrocubanos (basta mirar en internet) y son conscientes del significado de esa definición. Hay otra porción anclada en la terminología del color negro, justo en un país -Cuba- donde abunda el “y tú más” o donde todavía sienten vergüenza de sus “raíces”. De hecho, me consta que “africano” sigue siendo un insulto. Referirse a uno mismo como “color de epidermis” es rebajarse a la condición de cosa y perder el tren de la historia. LLAMAR a las personas por el color de la piel pasará a la historia. Sólo las ultraconservadoras del término NEGRO lo seguirán utilizando, siguiendo el dictado de los supremacistas que nos impusieron ese nombre uniformador para negar nuestra personalidad, nuestras identidades, y para no tener que llamarnos por nuestros nombres propios. Y animando a otros a que nos sigan llamando a nosotros -culpables- y a nuestros hijos -inocentes- por el color NEGRO de una COSA llamada epidermis.

  2. Una persona afroamericana también pude ser brasilera. En este caso no es imperialista el término. Quizás eres tú, que escuchas afroamericanx y piensas que se refiere a EUA. Pero afroamericanx pude estar hablando de una persona “término para designar correctamente a ls personas tradicionalmente nombradas como negras” de Cuba. Muy bien por el artículo pero si no dáis alternativas no sé yo que queréis que hagamos quiénes no queremos utilizar el lenguaje de forma racista. Yo ya lo utilizo de forma no sexista, por lo que no me importaría intentar cambiar el racismo de mi lenguaje. Pero es que no dáis alternativas, no sabéis cómo se debe llamar a las personas “negras? afroamericana? de color? qué??”

    • Negras sin más. Es lo que somos. Lo que pasa que este “problema” tiene muchas aristas porque a pesar de nos vean como un todo uniforme, somos muy diferentes de un sitio a otro.

      • Dejo mi comentario como una simple informacion, en mi pais esta prohibido llamar “negro o negra” a una persona, se le debe llamar “Afrodescendiente”.

  3. En Bélgica se utiliza el término América para referirse a los Estados Unidos y eso si que me molesta pues América es un continente y no exactamente un determinado país….. en fin el tema es que el artículo es muy interesante y nos invita ha iniciar el cambio. Esto puede ser posible; si cada uno de los que creemos que a partir de nosotros se puede iniciar el cambio. Empecemos por corregir el uso de las citadas expresiones en nuestro ámbito y de ahí idear campañas que tengan un impacto mayor. Querer es poder y lo que hoy nos parece una tarea ilusa, no lo es, pues basta con tenecidad y perseverancia para ver los resultados. Ojalá e ideemos un plan de acción.

  4. Realmente no veo tanto racismo como parece. Para mi, el racismo es una actitud de autodiscriminación y manipulación. Hoy en día quien no surge y no progresa es porque no tiene propósitos ni espíritu de lucha. El color de piel es solo eso.

  5. Si me molesta estos adjetivos ;y si son discriminatorios.
    Es mejor ser negro de piel que no tener el alma negra como muchos blanquitos.
    Como les quedo el ojo?????
    Dejen que la humanidad viva libre.

  6. Estoy de acuerdo con lo que se dice en el artículo, pero en mi opinión falta una alternativa, un término que podamos usar para referirnos a nosotras sin que tenga connotaciones negativas. En este artículo encontramos la crítica, pero no la solución.

    • AFRO es la opción. En América -toda America- son “afroamericanos”; ahora bien, en cada país don “afrovenezolanos, afrocolombianos, afromexicanos….”. Lo de NEGROamericanos pasó a la historia, salvo excepciones de trinchera. AFRO es todo positivo, es orgullo, es proyecto de futuro. Lee un poco más en la página de facebook AFROTRANSICIÓN.

  7. Yo creo que aquí se magnifica en ciertos aspectos el problema. Digamos que la palabra “negro” primeramente se refiere simplemente al color negro, o más bien a la ausencia de todo color. Otra de las definiciones hace referencia a las personas negras. Pero no tiene porque asociarse siempre cualquier valor negativo que utilice el término “negro” con personas negras. Muchos de los valores negativos que se asocian al negro tiene que ver con una historia mucho anterior al colonialismo y al surgimiento del racismo. Por ejemplo, tener la negra no tiene nada que ver con las personas negras, sino con un método de selección de la Edad Media en el que podía tocarte una alubia blanca u otra negra. Hay, por supuesto, otras expresiones claramente racistas como “merienda de negros” que no hace falta discutir. Pero de ahí a asociar racismo con cualquier uso negativo del término negro hay un trecho. El asociar lo negro (como ausencia de luz) con lo negativo tiene que ver con otros hechos totalmente distintos. Se asocia lo negro con la oscuridad, la noche, que en nuestra especie se asocie con algo negativo tiene que ver con la inseguridad de la noche, somos seres que desarrollamos nuestra actividad de manera diurna. Es una cuestión cultural y antropológica y no tiene nada que ver con la “raza”. Es igual que usar ropa negra para el luto (y no en todas las culturas, en la etnia china Han utilizan el blanco). Todo esto tiene más que ver con un uso simbólico de los colores, no es una cuestión racial (fenómeno por cierto que tiene que ver con la época esclavista y colonialista) Hay múltiples estudios sobre el simbolismo del color disponibles en internet para quien le interese. Podría poner más ejemplos, pero queda patente que no todo es una cuestión racial. Si digo que tengo un día negro, no lo asocio con algo negativo porque soy un racista que piensa en la supremacía blanca, sino porque el negro es el color del luto y de la muerte.
    https://es.wikipedia.org/wiki/Negro_(color)#Simbolismo_y_usos

    • La pregunta es: ¿A las personas se las debe llamar por el color de la piel? A todo un colectivo humano, ¿Se le debe llamar o referirse a él por el color de la piel, justo cuando decimos que “el color de la piel no importa? El color negro puede ser muy “beautiful”, muy bonito, muy breillante, pero por eso hemos de llamarnos como si fuésemos COSAS dado que el color es propiedad de las cosas? Somos el único colectivo humano enpamtanado en hablar eternamente sobre el color de la piel…….. Los asiáticos PASSSSSSSSAN de SER o de llamarse AMARILLOS. Aprendamos de ellos.

      • Toda la razón. Pero precisamente se pone todo el rato énfasis en el color, para diferenciar los privilegiados (blancos) de los no-blancos. Si no existiese racismo la gente se referiría al color de la piel igual que se habla del color del pelo. Es decir, rasgos físicos no racializados.

      • A estas alturas, el color de la piel no debe seguir marcando la diferencia, No es lo que nos identifica. Tenemos otros valores. No debemos ya entrar en el juego de los que llamas “blancos”. Son los supremacistas quienes nos impusieron ese “nombre” justo para diferenciarse radicalmente de nosotros y para expulsarnos de la humanidad. Toca alejarse rápidamente del lenguaje del cristianista esclavizador. Asumir su lenguaje es claudicación. De ahí la Campaña Internacional Afrotransición, que intenta ayudarnos a liberarnos del lenguaje cosificador aplicado por nosotros a nosotros mismos y a todo lo que producimos: arte (negro), música (negra), conciencia (negra), memoria (negra)… ¿Es para diferenciar nuestro arte, nuestra música, nuestra conciencia, nuestra memoria, etc. de la de “los blancos”? Es una de las cosas que nos ierde, haber hecho del color de una cosa (la epidermis) nuestro “valor” diferenciador. En esto somos ÚNICOS. Los asiáticos, poe ejemplo, no caen tan bajo. Sus vidas “amarillas” les importan un comino. Y con razón. Aprendamos de ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s