«La normalidad también la quiero para mi hija»

afrofeminas_ninaTengo una hija afrodescendiente, su padre es español. Ha nacido en España y desde ese momento no paran de asaltarme preocupaciones.

En los medios de comunicación españoles e incluso en el lenguaje coloquial suele usarse siempre la frase «de origen tal» que inconscientemente excluye a esas chicas y chicos nacidos aquí.

Lo peor es que a la mayoría de ellos no se les acoge dentro de ese «origen» por la sencilla razón que su apariencia es afro, si, pero su manera de hablar, sus comportamientos, su cultura corresponden efectivamente a dónde han nacido, a España.

Aquí, sin embargo, no se acaba de entender que en España hay negros. Y desafortunadamente aún se identifica lo afro con lo marginal, inmigración indocumentada, pobreza.

Si ves niños y niñas negras en la tele o prensa escrita corresponderá con casi total seguridad al reclamo de una ONG para que se donen juguetes, comida o cualquier otra cosa, incluso para criticar el consumismo. De ahí que comenzamos a adaptarnos a verlos solo en ese contexto. Sin advertir en ello, los medios tradicionales y no tradicionales los han convertido en iconos de pobreza.

«La única canción donde aparecen niños de otras razas es cuando se quiere hablar de igualdad»

afrofeminas_lunnis

El otro espacio reservado para ellos es cuando se quiere resaltar que todos somos iguales. Esto lo podéis ver, por ejemplo en el último DVD de los Lunnis, el dibujo animado más seguido por los niños españoles. Este DVD se hizo por sus 10 años y la única canción donde aparecen niños de otras razas es cuando se quiere hablar de igualdad. En el resto de los temas en los que se habla de la llegada del verano, de cuando los niños despiertan, de la Navidad, ahí ya esa visibilidad desaparece.

Dejamos de existir cuando se hablan de las cosas normales de la vida.

¿Cómo se pretende entonces que se nos vea dentro de la normalidad si reiteradamente nos excluyen de ella?

Antoinette Torres Soler_AfroféminasAutor: Antoinette Torres Soler

Más de Antoinette

 

70 Respuestas a “«La normalidad también la quiero para mi hija»”

  1. Trabajo en la docencia desde hace seis años , mis hijos son mulatos y algunas veces, pocas, logro escolarizarlos en mi centro, ya que soy interina y cambio de centro cada año. Existe racismo doy fé. Muchos niños se sorprenden de saber que mis hijos son hijos de una maestra. Desde aqui me quejo a la delegación pertinente la situación de los interinos, y en mi caso el sufrimiento de mis hijos que por desgracia además sufren del racismo que aún existe en las aulas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.