¡Una carta feminista al futuro!


Queridos herederos de un futuro floreciente:

Con el corazón rebosante, escribimos esta carta para celebrar un mundo nacido de una Justicia Climática Feminista , una realidad viva en su tiempo, no una mera imaginación. Cierran los ojos, queridos, y dejen que estas palabras pinten un vívido retrato del mundo que heredarán, un mundo nutrido por nuestro inquebrantable compromiso feminista.

Queridos.

Capitalismo y colonialismo derrocados: Nos alegramos, porque el capitalismo y el colonialismo están consignados a los registros de la historia. Los gobiernos de los países de mayoría global ya no están atrapados por los amos coloniales, ni las comunidades están cautivas por las garras de la pobreza. La justicia redistributiva guía nuestro camino. Los recursos se comparten de manera equitativa, fomentando la fuerza colectiva. En este mundo, la riqueza y las oportunidades no se concentran en manos de unos pocos privilegiados. En cambio, los recursos se distribuyen de manera justa, asegurando que cada individuo y comunidad tenga la posibilidad de prosperar. Es un mundo donde la equidad es la piedra angular de la sociedad, donde nadie se queda atrás. Las economías ya no están determinadas por la codicia de unos pocos y las naciones se encuentran en pie de igualdad, libres de las sombras de su pasado colonial.

Abrazo alegre del decrecimiento : Las comunidades prefieren la suficiencia al exceso. Las posesiones ya no miden el valor, sino la riqueza de las relaciones, la creatividad y la alegría de vivir bien. En este mundo, el consumismo ha dado paso a la satisfacción y la búsqueda incesante de «más» se ha transformado en una celebración de «suficiente». La gente aprecia la belleza de la simplicidad, experimenta la alegría del ocio y encuentra satisfacción en la riqueza de la vida más allá de la acumulación material.

Poder popular desatado: El poder ya no reside en la élite, los hombres blancos y viejos. Comunidades, naciones e individuos han reclamado sus voces y sus derechos. Las corporaciones que alguna vez fueron dominantes han sido expulsadas, dando paso a una distribución de poder más equitativa. Se celebran las voces de mujeres, jóvenes e indígenas. Las personas tienen voz y voto en la configuración de sus destinos.

La belleza de la comunidad : El ascenso del individualismo ha caído una vez más y la sociedad valora el poder de la comunidad. Las personas viven juntas, conocen a sus vecinos y cuidan de sus familiares. Los niños tienen la libertad de jugar juntos en las calles mientras sus mayores se congregan. La sociedad ya no valora las largas jornadas de trabajo lejos de la familia. En cambio, las personas tienen los medios para vivir una vida más sencilla entre aquellos a quienes más quieren.

Los desastres cesaron : ahora vivimos en un mundo sin inundaciones, tormentas, olas de calor ni incendios. Hay vidas ilesas, nuestro derecho a una existencia segura asegurado, medios de vida restablecidos de manera sostenible y estamos liberados del miedo a sufrir daños en la atención sanitaria, las escuelas, las carreteras o los hogares. Esta transformación tiene una resonancia claramente feminista, entretejida con unidad, compasión y un compromiso decidido de salvaguardar cada vida,

El resplandor de las energías renovables: los combustibles fósiles son reliquias del pasado. El viento y el sol proporcionan nuestra energía, pura, sostenible y accesible. La tierra y el espíritu prosperan bajo su suave cuidado. El cambio de combustibles fósiles sucios a fuentes de energía limpias y renovables ha dado vida a un planeta que alguna vez estuvo asfixiado por la contaminación.

En este mundo la energía es abundante, limpia y disponible para todos, ofreciendo una convivencia armoniosa con la Tierra.

Cambio de inversión por el bien de la Tierra : El clamor de la guerra es reemplazado por el canto armonioso de la naturaleza. Los gobiernos ahora invierten en salvaguardar la Tierra, canalizando recursos lejos de la destrucción. Se han reasignado presupuestos militares para preservar el medio ambiente y proteger su rica biodiversidad. Es un mundo donde se atesora la belleza y la vitalidad de la Tierra, donde el rugido de las armas es reemplazado por el susurro de las hojas y el canto de los pájaros.

Florece la dignidad: Los trabajadores son contribuyentes dignos de un mundo mejor, y ya no son explotados. Los estereotipos laborales de género se han desmoronado y han sido reemplazados por seguridad en el lugar de trabajo y recompensas iguales. El trabajo ya no es un medio de explotación sino una fuente de orgullo y realización. El género ya no determina el papel de cada uno en la fuerza laboral y cada trabajador es tratado con el respeto y la dignidad que merece.

El horizonte no tiene género: los empleos verdes trascienden los estereotipos y ofrecen oportunidades ilimitadas. Sólidos programas de educación y desarrollo de habilidades empoderan a las mujeres y a los jóvenes para liderar economías bajas en carbono. El género ya no es una barrera para las oportunidades y los empleos verdes son accesibles para todos. Los programas de educación y desarrollo de habilidades han preparado a mujeres y jóvenes para prosperar en economías que priorizan la sostenibilidad y la armonía con la naturaleza.

El amor y el cuidado encienden el mundo: las mujeres, pilares de la sociedad, son reconocidas y recompensadas. Las instituciones sociales vitales (atención sanitaria, cuidado infantil, educación y protección social) prosperan y fortalecen los cimientos de su mundo. Se ha eliminado la carga del trabajo de cuidados no remunerado y las mujeres son valoradas por sus invaluables contribuciones a la sociedad. Las inversiones en servicios sociales esenciales han creado un mundo en el que todos tienen acceso a la atención sanitaria, la educación y el apoyo, garantizando que nadie se quede atrás.



Amar a la Madre Tierra: Personas, comunidades y naciones se han conectado o reconectado con la Madre Tierra. Respetamos y estamos asombrados por su belleza y su poder para sustentarnos. La biodiversidad prospera en este mundo. Los animales deambulan sin temor a la extinción, el número de insectos aumenta y las semillas y plantas que antes se creían perdidas en los anales de la historia florecen una vez más.

Nuestros alimentos se cultivan de forma sostenible, se consumen de forma consciente y se distribuyen equitativamente. Tanto la Tierra como la sociedad florecen en este mundo de reverencia y aprecio por la naturaleza,

Bienestar próspero: a medida que la sociedad cambia, la humanidad florece. La salud física mejora. Las comunidades respiran aire limpio y los niveles de enfermedades pulmonares han disminuido. Unas dietas más variadas y biodiversas han dado lugar a una disminución de las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares y los cánceres. Un sentido de comunidad y realización ha significado que la ansiedad, la depresión y el estrés crónico se hayan convertido en conceptos de una vida pasada. El acceso igualitario a los servicios y la atención sanitaria ha dado lugar a mejores resultados y, en todo el mundo, las personas esperan vivir una vida larga, saludable y feliz.

Queridos herederos, este mundo no es una mera fantasía; es su herencia, un mundo donde el amor y la justicia reinan supremos, donde la comunidad eclipsa a la corporación, donde la suficiencia se celebra por encima del exceso, donde la energía renovable ilumina su camino y donde sus inversiones dan testimonio de su compromiso inquebrantable con la Tierra.

Mientras leen estas palabras, dejen que sus corazones se llenen con el conocimiento de que este mundo, su mundo, ha evolucionado a partir de nuestra incansable dedicación. Los sueños de hoy se han transformado en el vibrante tapiz de tu mañana.

Con amor ilimitado y la alegría de la realización,

Mishy y Sinead 

Mwanahamisi Singano es una feminista panafricana, una aspirante a escritora y una apasionada defensora de la justicia que actualmente trabaja como líder senior de políticas globales en la Organización de Mujeres para el Medio Ambiente y el Desarrollo (WEDO). 

Sinéad Magner es feminista, activista y formadora. Actualmente trabaja como asociada de liderazgo y aprendizaje en la Organización de Mujeres para el Medio Ambiente y el Desarrollo (WEDO). Tiene su base en Irlanda.

*Texto publicado originalmente en africanfeminism.com 

Deja un comentario