fbpx
domingo, julio 14

«Zami» o experimentar la Interseccionalidad antes de ser nombrada


La editorial Capitán Swing acaba de publicar una nueva edición de la novela de Audre Lorde Zami «Una nueva forma de escribir mi nombre. Una biomitografía». Hoy que se manosea tanto el término interseccionalidad, esta novela ya hablaba de ella antes de que Kimberle Crenshaw le pusiese nombre a la realidad de las mujeres negras.

Zami (1982) es la única novela de Audre Lorde. Basado en su infancia en Nueva York en las décadas de 1930 y 1940, y en sus experiencias como lesbiana negra en Estados Unidos en la década de 1950, este es un libro mezcla a la perfección mito y biografía para contar una magnífica historia. Si bien Lorde, que se describe a sí misma como una «poeta negra, lesbiana, madre y guerrera», es más conocida por su poesía y activismo, que como escritora en prosa, con una manera de escribir tan expresiva y hermosa, es difícil entender como no se dedicó más a este género.

Zami, es una oda a la interseccionalidad. El término interseccionalidad fue acuñado por la profesora Kimberle Crenshaw en 1989, en un artículo legal. Para Crenshaw, la interseccionalidad trata de cómo múltiples identidades (raza, sexo, género, clase, discapacidad, orientaciones sexuales) se superponen, además de las formas en que estas identidades se relacionan con los sistemas de privilegio y opresión. Las mujeres negras, a menudo “experimentan doble discriminación, los efectos combinados de prácticas que discriminan por motivos de raza y sexo”. ‘La experiencia interseccional”, argumenta Crenshaw, “es mayor que la suma del racismo y el sexismo, y cualquier análisis que no tenga en cuenta la interseccionalidad no puede abordar suficientemente la forma particular en que las mujeres negras están subordinadas”. 

Al recordar lo imposible que es «gustar, ser amada, ser aprobada», cuando como «‘niña gorda negra, nacida casi ciega y ambidiestra, gay», Lorde señala que «la cuestión de la aceptación tenía un peso diferente para mí». Lorde captura astutamente su experiencia como una mujer negra y queer. 



Las descripciones de Zami de las luchas de la angustia, la pobreza y la presión académica son brillantes. Al crecer en el Harlem de la década de 1930 con problemas de vista, lo que afectó en gran medida su capacidad para leer y aprender, Lorde expresa cómo se siente al quedarse atrás, mirando hacia adentro, «me dolía el corazón y me dolía por algo que no podía nombrar». Sentimos la soledad de Lorde cuando camina penosamente por las calles de la ciudad de Nueva York, desconsolada una Nochevieja. Lamentamos sus pérdidas, su lucha por ser aceptada en la escuela, a pesar de ser ‘la niña más inteligente de la clase’. El ‘racismo estadounidense, una realidad nueva y aplastante’ es algo que Lorde soporta incluso cuando no siempre lo reconoce, como cuando, siendo una niña pequeña, se le prohíbe comer helado en un salón con su familia, o cuando le pide a su familia que coma en el vagón restaurante, pero su madre le dice que es demasiado caro, no que fuera ilegal que los negros comieran en los vagones comedor de los trenes que se dirigían al sur en 1947. “Dado que el único lugar donde no podía ver con claridad era detrás de mis propios ojos”, escribe Lorde, “obviamente, el problema estaba en mí. No tenía palabras para el racismo». 

Sin embargo, Zami no es solo una tragedia, ya que si bien hay mucho dolor y desesperación, también hay mucho que celebrar.  Al embarcarse en su primera relación sexual lésbica, la oleada de amor juvenil de Lorde es una lectura maravillosa. La representación del sexo en Zami es puro arte, ya que es erótica, inmersiva y profundamente sensual. Lorde nos hace sentir su placer y satisfacción. 

La novela de Lorde es un homenaje a la belleza y la magia cautivadora que se encuentra en el día a día. Una carta de amor entusiasta a las relaciones femeninas, ya que «todas las mujeres que he amado han dejado su huella en mí», Lorde toca constantemente las facetas de la vulnerabilidad, el dolor y el deseo en su prosa. Al explorar temas universales de raza, género, clase y sexualidad a través de una lente íntima y profundamente personal, Zami continúa siendo una lectura poderosa y duradera, ya que todavía estamos aprendiendo qué significa, a quién afecta y hasta donde llega la interseccionalidad.

Afroféminas



Descubre más desde Afroféminas

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde Afroféminas

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo