fbpx
miércoles, abril 24

Nana Asma’u. El feminismo nacido en África

Es un hecho que el feminismo no es una construcción prestada en África, ya que las mujeres africanas siempre han creado vías políticas, respuestas sociales e ideologías para restaurar los derechos en relación con la reproducción, la violencia doméstica, el permiso de maternidad, el acoso sexual, la igualdad salarial, el sufragio femenino y abuso sexual. El feminismo africano es para la mujer africana y les permite abordar los problemas a los que se enfrentan que limitan su función plena o su libertad de voluntad y expresión, y la práctica en África no se basa necesariamente en términos occidentalizados.

Mientras que las escritoras inglesas en la década de 1800 tomaban un seudónimo masculino para ser publicadas, las ancianas musulmanas en Sokoto establecieron el título de Senior Faqhi. Eso permitió a esas mujeres manejarse a través de medios independientes en la dirección de la autorrealización y en crear comunidades más conectadas y sostenibles.

No obstante, Nana Asma’u fue un destacado ícono feminista que supo y entendió lo que significaba para las mujeres tomar decisiones activas en la configuración de sus comunidades, así como las ventajas de reforzar los roles de género duales. En un corto período de tiempo, su influencia se había expandido a varias partes de África Occidental, e incluso a las orillas del Nilo y las afueras de Oriente Medio.

Los primeros comienzos de Nana Asma’u

¿Es posible la educación y la independencia de las mujeres bajo el Islam? La respuesta en realidad se encuentra en las experiencias y actividades visionarias de personas como Nana Asma’u, en relación con una comunidad que maneja un equilibrio de control.

Nana Asma’u lleva el nombre de Asma bint Abi Bakr, una compañera del profeta. Vivió la Guerra Fulani cuando tenía solo 11 años. Siguió los pasos de su padre, Usman dan Fodio que predicaba que la marginación de las mujeres en la educación y la comunidad generaba corrupción en la sociedad. Nana siguió estudios coránicos y se convirtió en una prolífica autora versada en el arte de aprender a enseñar en la escuela Qadiriyyah Sufi, donde el intercambio de conocimientos era eminente. La comunicación en su línea de trabajo se vio facilitada por su habilidad para hablar cuatro idiomas; árabe, fula, hausa y tamacheq tuareg.

Los hombres han tenido la ventaja de construir redes con menos esfuerzo que las mujeres. En Hausaland, incluso en la mezquita y en los hogares privados hay un aura general de congregación, a menudo denominada hermandad. Las enseñanzas de Nana Asma’u hicieron que las mujeres musulmanas se sintieran más seguras de sí mismas para derivar en una hermandad sólida, lo que impuso una comunidad de apoyo. Las esposas fugitivas de relaciones abusivas, por ejemplo, ejercieron su derecho a alzar la voz.

Nana Asma’u como figura icónica

Como poeta, maestra, erudita e intelectual por derecho propio, las contribuciones de Asma’u eliminaron los estereotipos míticos de las mujeres musulmanas. Históricamente, la opresión que cercena las voces de las mujeres musulmanas a cambio del silencio y la relegación a las actividades domésticas siempre han resultado en un cuerpo social menos concreto. A los colonizadores británicos les resultó difícil enfrentarse cuando entraron en contacto con el medio intelectual de la sociedad Sokoto.

Asma’u integró un movimiento educativo llamado Yan Taru que conectó a educadoras o Jaji. Las Jaji llevaron el mensaje a las aldeas rurales marginadas. Con el tiempo, Nana Asma’u se convirtió en una importante fuente de orientación para los gobernantes de Sokoto en ese momento. No solo había memorizado el Corán, sino que también aprendió fiqh (jurisprudencia) desde muy joven y escribió más de 60 trabajos publicados que aún están disponibles para investigación y estudios.

Asma’u inspiró a sus Jajis a compartir sabiduría a través de la poesía, incluso en tiempos de viaje, y contribuyó al crecimiento de todo un movimiento de mujeres poetas de Sokoto que exploran el uso de la literatura árabe clásica en sus textos. Como dice el refrán: “Si educas a un hombre, educas a un individuo, pero si educas a una mujer, educas a una familia (nación)”. Asma’u aplicó este concepto para iluminar a las mujeres y, por lo tanto, edificó las familias, y lo que era una comunidad que sufría las secuelas de la guerra

Vale la pena señalar que el mundo del feminismo africano ha visto un aporte inmenso debido a los logros de Nana Asma’u, cuyo enfoque no estaba en los ricos, famosos y poderosos, sino en los débiles y vulnerables. Su mensaje constante fue sobre la virtud de la paciencia, la necesidad de amor y respeto en las relaciones y la igualdad sostenida en la comunidad.


Deja un comentario