6 cosas que los padres blancos pueden hacer para criar niños racialmente conscientes

Articulo publicado originalmente en Evry Day Feminism y traducido y publicado por Afroféminas


Hablar de raza es un desafío para muchos padres, especialmente para los padres blancos.

Hay mucho miedo e incertidumbre sobre este tema, desde preocuparse de que al señalar la raza estamos contribuyendo al racismo, hasta creer que al ignorar la raza estamos creando un mundo “daltónico” y, por lo tanto, más igualitario; algunos simplemente no saben cómo o por dónde empezar.

Y tenemos que superarlo.

Como se comenté hace tiempo en otro texto, permanecer en silencio sobre el tema de la raza no está ayudando a nuestros hijos y no nos está acercando a la igualdad. De hecho, la ciencia muestra que podemos estar haciendo exactamente lo contrario.

Los niños experimentan la realidad de la raza. Necesitan nuestra ayuda para entenderlo y contextualizarlo, para entender lo que significa, cómo se usa y cómo se usa mal, y cómo las construcciones raciales actuales e históricas los benefician o los perjudican a ellos y a sus amigos.

Creo que la mayoría de los padres tienen objetivos similares cuando se trata de cómo quieren criar a sus hijos para manejar los problemas raciales.

Primero, queremos criar niños que juzguen y evalúen a las personas que conocen en función del comportamiento, gustos y disgustos, puntos en común y valores, no el color de su piel o el origen de sus antepasados ​​recientes.

En segundo lugar, queremos criar niños que entiendan que su capacidad y voluntad de ver a las personas como personas no es universal. Queremos criarlos para que vean y denuncien el racismo y la intolerancia en el mundo que los rodea. Queremos que se nieguen a aceptarlo o a aprobarlo.

Por último, queremos criar niños que entiendan la diferencia entre ser un aliado solidario y ser un Caballero Blanco, y que vean a las personas no como otros que necesitan ser salvados, sino como iguales que necesitan amistad.

Resulta que la mejor manera de cumplir con estos objetivos es tener conversaciones honestas, profundas y específicas sobre la raza con los niños bajo nuestro cuidado .

La raza es algo complicado, y educar a nuestra juventud al respecto es un proceso, pero hay algunas cosas que todos pueden hacer para mejorarlo.

1. Reconocer que los niños experimentan la raza y que necesitan ayuda para comprenderla y contextualizarla.

2008 fue un gran año para la conciencia racial en mi familia.

Fue el año en que mi hijo mayor, entonces en la guardería, señalaba a todos los hombres negros en la portada de una revista y gritaba: “¡Mira, mamá, es Barack Obama!”. y tendría que explicar que no, que en realidad era Morgan Freeman o Denzel Washington o Jamie Foxx o Jay-Z. Y no, esa mujer negra no era Michelle Obama; era Beyoncé o Halle Berry u Oprah.

2008 también fue el año en que mis hijos escucharon por primera vez “la palabra n”.

Fue el año en que me di cuenta de que tenía que hablar con mis hijos sobre la raza porque la estaban experimentando y tenían preguntas.

Hacer un esfuerzo consciente por observar los mensajes raciales que nos rodean (en la publicidad, en la televisión, en la radio, en los libros) y reconocer que nuestros hijos están sujetos a estos mismos mensajes. La diferencia es que no tienen mucho contexto para enmarcar esos mensajes. Así que es nuestro trabajo enseñarles.

2. Haga un esfuerzo consciente para compartir libros, películas y otros medios con sus hijos que presenten diversos puntos de vista e historias.

No es suficiente decir que todas las personas son iguales; los niños creen más en lo que ven que en lo que oyen.

Mi hija me preguntó recientemente por qué tantos atletas eran negros. Se sorprendió al saber que en Estados Unidos hay muchos más abogados, médicos y maestros negros que estrellas del deporte. También se sorprendió al saber cuántos deportes aún no están muy abiertos a las personas racializadas, deportes como NASCAR y hockey.

Cuando era niño, la guerra contra las drogas estaba de moda y casi todas las películas que presentaban a negros y latinos los mostraban viviendo en guetos. Los hombres eran matones traficantes de drogas y las mujeres eran madres solteras que luchaban por vender el único activo que tenían, sus cuerpos, para llegar a fin de mes.

Ninguno de esos estereotipos es cierto: no todos los hombres negros son atletas, y no todas las personas racializadas viven en guetos, traficando drogas, sexo y violencia.

Pero si esas son las únicas historias que vemos y escuchamos, comenzaremos a creer que son ciertas.

Si no prestamos atención a los medios que traemos a casa, es probable que sigamos reforzando estereotipos peligrosos o blanqueando el mundo .

Tenemos que incorporar intencional y diligentemente otras historias que muestren múltiples facetas de varias razas, etnias e identidades .

Uno de mis libros favoritos para niños pequeños es Amazing Grace de Mary Hoffman, que invita al lector a volver a imaginar a Peter Pan como una niña negra. Trate de presentarles a los niños en su vida una historia igualmente diversa. Puede ser de gran ayuda para ayudarlos a imaginar a las personas de color de manera más compleja.


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.


3. Aprovecha cada oportunidad para hablar sobre la raza en Estados Unidos.

Hice llorar a mi hija esta mañana. No, no la pinché con una aguja. Estábamos hablando y le conté algo de la historia que no están enseñando en la escuela.

La conversación comenzó de manera bastante inocente.

“Mamá, ¿sabías que antes del primer Día de Acción de Gracias, los nativos americanos y los colonos se odiaban?”

“Bueno, creo que se temían, pero eso a menudo se convierte en odio. Sí.”

Entonces se quedó en silencio y me di cuenta de que pensaba lo que muchos de nosotros pensábamos a esa edad: que el Día de Acción de Gracias era el final feliz al estilo Disney para la fundación de Estados Unidos. Todos se juntaron, compartieron comida y todos vivimos felices para siempre. Te End.

Como historiadora y defensora de la justicia social, esa imagen no me sentaba bien.

“¿Sabes lo que pasó después del primer Día de Acción de Gracias?”

“¿No que?”

“Todos volvieron a temerse unos a otros y a pelear. Dado que los colonos traían nuevas enfermedades y tenían armas, las usaron para matar y esclavizar a los nativos americanos y tomar sus tierras”.

Miré hacia arriba y vi que mi hija estaba llorando.

“¿Los matamos a todos?”

“No, hija, no todos. Pero matamos a muchos de ellos. Y obligamos a los que no matamos a salir de sus tierras y los hicimos vivir en reservas. Y tomamos muchos de sus hijos para tratar de obligarlos a asimilarse a nuestra cultura y abandonar la suya”.

“¿Pero por qué?”

“Porque queríamos su tierra. Porque teníamos miedo de que si los dejábamos solos, nos lastimarían o nos matarían. El miedo hace que la gente haga cosas malas”.

Hemos tenido conversaciones similares sobre la Guerra Civil, la Ley de Derechos Civiles, el Sufragio de la Mujer, el matrimonio entre personas del mismo sexo y otros “finales felices” a lo largo de la Historia de los Estados Unidos que en realidad eran solo comienzos.

Cuando se presente la oportunidad de hablar sobre el racismo, no la dejes pasar .

Incluso si los mensajes no se enseñan en la escuela, tu hijo todavía los está aprendiendo, a menos que se los enseñes de otra manera.

4. Aborde su privilegio y las formas en que se beneficia del racismo institucionalizado, pero también las formas en que puede permitirle desafiar el sistema.

Después de esta conversación sobre la opresión de los nativos americanos, mi hija dijo esto: “Desearía no ser blanca. Entonces no tendría que sentirme culpable por todo lo que hemos hecho”.

Sentí lo que estaba diciendo, y de repente entendí por qué tantos de mis amigos blancos tenían miedo de tener estas conversaciones con sus hijos.

Todos tenemos una identidad racial y una historia racial.

Para las personas radicalizadas, esa historia viene con la pesada carga de la opresión. Mi historia racial viene cargada de privilegios, pero con los privilegios, como con el poder, viene una gran responsabilidad.

“Entiendo lo que estás diciendo, pero quiero que pienses en eso. Debido a que tú eres blanca, tienes una oportunidad importante para mejorar las cosas. Tienes una voz que sonará más fuerte que la de otras personas. Tienes el poder de señalar a otras personas blancas cuando son racistas. Tienes la capacidad de ayudar a las personas a ser tratadas de manera justa. Tienes el poder de generar cambios y ser una aliada”.

Enseña a tus hijos que su privilegio puede ser una herramienta poderosa para generar cambios, siempre y cuando la usen con cuidado.

5. Enseñe a sus hijos a ser “defensores” de sus compañeros.

El año pasado, mi hija menor nos habló de una amiga que creía que Dios odiaba a los negros. Le pregunté qué le había dicho a su amiga.

“Le pregunté por qué Dios crearía a todos y luego decidiría odiar a algunos de ellos”.

“¿Y qué dijo tu amigo?”

“Ella simplemente dijo que estaba en la Biblia”.

Podría haberlo dejado así, o hablar sobre cómo algunas personas creen cosas diferentes y tenemos que respetar sus creencias, pero eso me habría hecho cómplice del racismoY le hubiera enseñado a mi hija que estaba bien ignorar y tolerar el racismo en sus compañeros.

Entonces, en lugar de eso, nos conectamos en línea para averiguar qué dice la Biblia sobre la raza y encontramos algunos pasajes que mi hija podría compartir con su amiga que desafiarían su comprensión de la palabra de Dios y, con suerte, harían espacio en el corazón de esta niña para personas de todas las razas.

6. ¡Ten cuidado de no representar a las personas racializadas como almas perdidas y perseguidas que buscan un Caballero Blanco!

A veces, en nuestro esfuerzo por educar, nos enfocamos en los problemas más difíciles que a menudo enfrentan las personas racializadas. Y si bien es cierto que, estadísticamente, las personas racializadas enfrentan más pobreza, peor educación, más encarcelamiento y otras dificultades, no es cierto que todo lo que necesitan es una persona blanca benévola que venga a salvarles de su vida.

Ser un buen aliado no significa salvar a las personas racializadas.

Ser un buen aliado significa ser un amigo solidario, escuchar y respetar las voces de las personas racializadas, apoyar sus esfuerzos para mejorar sus propias vidas y ayudar a crear espacios seguros donde puedan hablar por sí mismos en lugar de intervenir y hablar por ellos.

Mi hija llegó a casa molesta el año pasado porque una de sus amigas latinas estaba pasando por un mal momento en la escuela. Mi hija quería ayudarla, pero no sabía cómo.

Escuché lo que estaba pasando y sugerí que esto era algo que la niña necesitaba hacer por su cuenta.

“¿Sabes cómo te decimos que no hables por tu hermana porque tiene boca y puede hablar por sí misma? Creo que esto es similar”.

“Sí, pero mamá, ella no sabe cómo. Ella no sabe a quién acudir en busca de ayuda o cómo preguntar”.

Le recordé a mi hija una situación con su hermana menor el año anterior y cómo pasamos un fin de semana jugando con ella para que practicara con sus palabras y su voz, para darle el poder de cambiar lo que estaba sucediendo.

“¿Tal vez puedas hacer eso con esta amiga en el recreo? ¿Podrías hablar con ella y hacer una tormenta de ideas juntas y tal vez incluso un juego de roles para que pueda practicar?”

Mi hija y su amiga jugaron ese juego de roles durante todo el recreo, y luego caminaron juntas a la oficina del consejero y se ofreció a esperar fuera por si su amiga necesitaba apoyo, pero principalmente para hacerle saber que no lo necesitaría.

Saber que tenía una amiga al otro lado de la puerta, una aliada que la respaldaba, le dio a la amiga de mi hija el coraje que necesitaba para confiar en este adulto, contarle lo que estaba pasando y pedir ayuda. También ayudó a darle la confianza y las habilidades que necesitaba para llegar a otros adultos que pudieran ayudarla.

Enseñe a tus hijos que ser un aliado no significa arrastrar a sus compañeros marginados a situaciones en las que no se sienten seguros; significa apoyarlos en la creación de situaciones en las que se sientan seguros.

***

La raza sigue siendo un tema complicado. A pesar de todos nuestros esfuerzos, todavía no estamos viviendo en un mundo “daltónico” o “post racial”.

Es importante que los padres de todas las razas hablen sobre la historia racial y las formas en que la historia aún afecta nuestra realidad actual. Para la mayoría de los padres racializados, las discusiones sobre la raza y cómo ésta afecta sus vidas no son un lujo, sino una necesidad.

Si los padres blancos realmente quieren ayudar a tener un mundo más justo racialmente, debemos dejar de tratarlo como un lujo. Necesitamos denunciar las desigualdades raciales y ayudar a nuestros hijos a ver y desafiar las injusticias raciales.

Solo siendo abiertos y honestos y desafiando activamente los estereotipos podemos ayudar a nuestros niños a comprender los mensajes raciales que ven a su alrededor y ponerlos en un contexto que los ayudará a convertirse en aliados por la justicia.

Bree Ervin

Escritora feminista, comentarista política y crítica de libros en Think Banned Thoughts.. Su mayor logro es haber criado a dos prometedores agitadores y notables jóvenes “defensores” que ya están trabajando por la justicia social. Bree tiene una licenciatura en historia con un enfoque en religión comparada que utiliza para desmantelar la idea de que el patriarcado es el orden natural y para hacer agujeros en las ideas culturales de género estático y binario basados ​​en el sexo. Recientemente se convirtió en instructora certificada de salud sexual y está debatiendo si debería volver a la escuela para convertirse en consejera de salud reproductiva o convertirse en política para revertir la marea de restricciones en materia de derecho al aborto que arrasan en estados Unidos. Cuando no está vestida con sus pantalones ranty escribiendo historias para inspirar el cambio, puedes encontrarla escalando montañas o despertando sonrisas en la cocina. Puedes seguirla en twitter @thinkbannedo en Facebook/pensamientos prohibidos .


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.