Experimento Tuskegee: El infame estudio de la sífilis que utilizo a hombres negros como cobayas

Con el fin de conocer la evolución completa de la sífilis, los investigadores no brindaron atención efectiva a los hombres negros que participaban en el proyecto a pesar de que experimentaron graves problemas de salud, como ceguera, deterioro mental o incluso la muerte.

Un hombre que recibe tratamiento en el Tuskegee Syphilis Study.

El experimento de Tuskegee comenzó en 1932, en un momento en el que no se conocía un tratamiento para la sífilis, una enfermedad venérea contagiosa. Después de ser reclutados con la promesa de atención médica gratuita, 600 hombres negros en el condado de Macon, Alabama, se inscribieron en el proyecto, que tenía como objetivo estudiar la progresión completa de la enfermedad.

Los participantes eran principalmente aparceros y muchos nunca antes habían visitado a un médico. Los médicos del Servicio de Salud Pública de EE. UU. (PHS), que estaba realizando el estudio, informaron a los participantes (399 hombres con sífilis latente y un grupo de control de otros 201 que estaban libres de la enfermedad) que estaban siendo tratados por mala sangre, un término comúnmente utilizado en el área en ese momento para referirse a una variedad de dolencias.

Participantes en el estudio de sífilis de Tuskegee
Participantes en el estudio de sífilis de Tuskegee. Archivos Nacionales de los Estados Unidos

Los hombres fueron controlados por trabajadores de la salud, pero solo se les administraron placebos como aspirina y suplementos minerales, a pesar de que la penicilina se convirtió en el tratamiento recomendado para la sífilis en 1947, unos 15 años después del estudio. Los investigadores de PHS convencieron a los médicos locales en el condado de Macon de que no trataran a los participantes y, en cambio, se llevó a cabo una investigación en el Instituto Tuskegee.

Para rastrear la progresión completa de la enfermedad, los investigadores no brindaron atención efectiva ya que los hombres murieron, se volvieron ciegos o locos o experimentaron otros problemas de salud graves debido a su sífilis no tratada.


La Tienda de Afroféminas



A mediados de la década de 1960, un investigador de enfermedades venéreas de PHS en San Francisco llamado Peter Buxton se enteró del estudio de Tuskegee y expresó su preocupación a sus superiores por su falta de ética. En respuesta, los funcionarios de PHS formaron un comité para revisar el estudio, pero finalmente optaron por continuarlo, con el objetivo de rastrear a los participantes hasta que todos murieron, se realizaron autopsias y se pudieron analizar los datos del proyecto.

Luego, Buxton filtró la historia a un amigo reportero, quien se la pasó a un compañero, Jean Heller de Associated Press. Heller dio a conocer la historia en julio de 1972, lo que provocó la indignación pública y obligó a que el estudio finalmente cerrara.

Para ese momento, 28 participantes habían fallecido de sífilis, 100 más habían muerto por complicaciones relacionadas, al menos 40 cónyuges habían sido diagnosticados y la enfermedad se había transmitido a 19 niños al nacer.

*Fuente: Archivos Nacionales de estados Unidos

Redacción Afroféminas



Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.