Bessie Smith, Blues, Feminismo negro y liberación

Bessie Smith 1924.

En los años 20 y 30, excepcionales mujeres negras  fueron capaces de mostrar sus personalidades irreverentes y ambivalentes a través del blues,  en esta ocasión hablaremos de Bessie Smith, debido a que fue icónica su forma de normalizar la liberación  femenina independientemente de lo conservadora que aún era su época.

El blues es un género musical  que se conceptualiza como melancolía, aunque no se ha logrado identificar el lugar exacto de sus orígenes, es claro que sus raíces son fundamentalmente africanas, se sabe que sus primeras manifestaciones  fueron a través de las personas trabajadoras negras que vivían  al sur de los Estados Unidos, coincidiendo con el periodo de emancipación de los esclavos; nuevas libertades como la movilidad y  establecer relaciones personales de autónoma decisión, las representaron los hombres y las mujeres negras a través blues, Angela Davis, en su libro:  “Blues, legados y feminismo negro” nos destaca  que “lo que resulta más llamativo es que el blues presentaba la sexualidad como una expresión tangible de libertad; fue esta dimensión la que más profundamente marcó y definió la secularidad del blues”.

Bessie Smith es considerada pionera en canciones feministas y además «emperatriz de blues», por ser la primera afroamericana en vender más 750.000 copias en 6 meses. En aquella época de post-esclavitud mediante sus letras ella hacía representaciones contrarias  a la ideología dominante de amor romántico, de manera intrépida mostraba muchas situaciones espinosas que aún se ocultaban en lo público, como la violencia doméstica y las relaciones extra matrimoniales,  se atrevía a exhibirlos desde mucho antes de que se popularizara el lema: “lo personal es político”.

Y cuándo le pregunto dónde ha estado, él agarra una mecedora/ Entonces me tira al suelo y dice: «Es sólo un pequeño chupetón, querida»/.

Bessie Smith, Yes, Indeed He Do

Es fascinante la manera en que logra mostrarse  como una mujer libre e independiente en algunas de sus letras, se percibe su libertad sexual, su seguridad, su rebeldía, su fortaleza y su afán de alejarse de los estereotipos de las relaciones románticas del momento.

No tengo tiempo para casarme, no tengo tiempo para sentar la cabeza / Soy una mujer joven y no he terminado de correr / Soy una mujer joven y no he terminado de correr / (..) / Me voy a beber un buen moonshine y a tumbar a estos mulatos / ¿Ves esa larga y solitaria carretera? Señor, sabes que tiene que terminar / Y soy una buena mujer y puedo conseguir muchos hombres/.

Bessie Smith, Young Woman’s Blues

En muchos de sus versos hace una evidente critica al machismo existente, mostrando la personalidad infiel, violenta e insolente de los hombres, así mismo, de manera épica personifica todo lo que es capaz de ser y hacer una mujer, rompe con el estereotipo de la mujer dependiente del hombre, mostrando la importancia de apoderarse de sí misma,  de su vida, de sus decisiones y de sus libertades. 

Sam Jones dejó a su encantadora esposa, sólo para dar una vuelta / volvió a casa como un año después, buscando a su buena mulata/ (…) Sam dijo: «Soy tu marido, querida» /Pero ella dijo: «Querida, es extraño escucharlo» / No estás hablando con la Sra. Jones Hablas con la señorita Wilson ahora / Yo solía ser tu compañera legal / Pero el juez cambió mi destino /Hubo un momento en el que pudiste entrar directamente/  Y llamar a este lugar tu hogar dulce hogar / Pero ahora es todo mío para siempre / Soy libre y vivo sola / No necesito tu ropa, no necesito tu alquiler/ No necesito los tuyos y los de dos /Aunque no soy rica, conozco mi punto/ Me gané mi/.

Bessie Smith, Sam Jones Blues


Aunque en múltiples ocasiones era incuestionable su ideología feminista en sus letras, sin ningún reparo mostró sus contradicciones e imperfecciones, esas incoherencias con las que toda mujer feminista se enfrenta sin importar la época.  Aunque se tenga consciencia de las problemáticas a las que nos enfrentamos y de los cambios propios que debemos hacer, es innegable la dificultad de la eliminación total y repentina de todas las construcciones sociales con las que hemos crecido.

Si él me pega o me maltrata, ¿qué te importa a ti? / No tengo nada que hacer excepto lavar su ropa / Y zurcir sus calcetines y planchar sus pantalones y fregar el suelo de la cocina / No cogería ni un millón a cambio de mi dulce, dulce, papi Jim / Y no daría un cuarto de dólar por otro hombre como él/ Caramba, ¿no es genial tener a un hombre que está loco por ti? / Oh, ¿me ama mi dulce, dulce,papi? Sí, sin duda, me ama/.

Bessie Smith, Yes, Indeed He Do

Finalmente, a pesar de sus contradicciones, fue apasionante la  forma en la que Bessie Smith  en algunos momentos se presentó a sí misma en igualdad a los hombres, sus canciones apuntaban a objetivos que aún tenemos las mujeres, aún buscamos la eliminación de la violencia de género, aún rechazamos los roles de género,  aún buscamos la igualdad de oportunidades. 

Tengo el mundo en una jarra, la tapa está en mi mano / Tengo el mundo en una jarra, la tapa está en mi mano / Voy a sostenerla hasta que vosotros, los hombres, caigáis bajo mi dominio/.

Bessie Smith, Down Hearted Blues

Bibliografía

Angela Davis (1999). Blues, Legados y Feminismo negro. Nueva York: Vintage Books.

Sojourner Truth, Ida Wells, Patricia Hill Collins, Angela Davis, Carol Stack, Hazel Carby, Pratibha Parmar, Jayne Ifekwunigwe, Magdalene Ang-Lygate, Mercedes Jabardo (2012). Feminismos Negros Una Antología. Mercedes Jabardo y Traficantes de Sueños.

Hernan Prada (2015). El Nacimiento Del Blues En El Sur De Los Estados Unidos.


Eliza Ramírez

Administradora de empresas, mercadóloga digital y bloggera de temas raciales y de género.
Instagram: @elizaramirez___
E-mail: Elizaramirezrivas2019@gmail.com


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!