Dignidad

Foto hrw.org

Llego como de costumbre a prestar mis servicios de asesoría jurídica al Centro Local de Atención a Víctimas del Conflicto, y ella ya está esperando con el turno #1 a ser atendida por mí. Es una mujer de 27 años de edad, viste un pantalón ancho de bolsillos a los lados, camiseta de un equipo de futbol. En su mano izquierda tiene puesto un reloj negro, de esos grandes digitales. Tiene puesto un pircing en su nariz y su corte de cabello es rapado a los lados y con una cresta en la mitad, como el corte de cabello del jugador de futbol Neymar, de Brasil.

A pesar de querer aparentar rasgos de masculinidad, las facciones de su cara son bastantes femeninas, pues sus labios están perfectamente delineados y sus pestañas negras, son inmensas, como si se acabara de aplicar rímel. (Es una mujer hermosa). Piel color canela y ojos totalmente negros, esconden un poco el resentimiento por la sociedad.

La hago pasar, y le pregunto en que le puedo ayudar, me dice que necesita hacer una petición de fondo sobre su indemnización, debido a que según lo informado por la Unidad de Victimas, ya han transcurrido más de 180 días sin recibir respuesta al respecto. Yo para romper el hielo, pues su respuesta a mi pregunta fue bastante seca y tajante, le pregunto que cual hecho victimizante declaró. (Créanme, mejor no hubiera preguntado!). Ella me mira con sus ojazos negros, y me dice: “Yo no pude declarar, la que declaró fue mi mamá, pues cuando los 50 hombres del grupo armado me abusaron sexualmente, yo tenía 14 años. No podía hablar, no podía interactuar con nadie. Ellos me abusaron por ser Lesbiana, para dizque se me quitara el gusto por las mujeres, pues desde que sé, me siento a gusto con las personas de mí mismo género. Entonces abogada, además de haberme roto físicamente, me rompieron el alma y la dignidad. No podía declarar”.

Me quedó en silencio, mi cerebro se queda en blanco, se me olvida hasta la silaba más escueta que he aprendido; simplemente, hago la petición y sin siquiera preguntar bajo con ella, y pido que radiquen el escrito. 

PD. Que hacer Que decir

PD. Además de dañar físicamente se daña la Dignidad. Después de esto creo no hay nada.


Marcela González Bonilla

Bogotá (Colombia) Abogada, trabajando con la población víctima del conflicto armado.

Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.