Madres, prejuicios y pelo afro

En todo este tiempo que llevo viviendo con mi propia experiencia de cabello rizado he podido comprender que muchas veces una como madre se convierte en enemiga de su hija rizada. Llegamos a ser esa persona que no acepta tener una hija con el pelo rizo y la hacemos víctima de nuestra amargura e inconformidad. Esto crea en ellas inseguridad, insatisfacción y hasta odio por ellas mismas y su cabello. Aunque veamos algunas críticas como simples palabras o una repetición de lo que dicen los demás, esto puede marcar la vida de nuestra hija de forma negativa para siempre, palabras como: “tu pelo está muy seco”, “tu pelo es muy duro” dicho con expresión de enojo y frustración, “no sé qué voy a hacer con tu cabello porque no sacaste el pelo de tu hermana”, “voy a tener que alisarte el pelo porque tienes el pelo malo” y muchas más frases hirientes además de acciones de tirones y manotazos a la hora del peinado. Esta actitud no contribuye a nada bueno.

Muchas mujeres de adultas viven frustradas por ese desprecio y maltrato, lo que se convierte en una cadena de generación a generación de inconformidad con su cabello.

Lo que observamos en la televisión y en casi todos los medios nos llena de pensamientos en contra del pelo afro rizado, pero depende de cada una aceptar esa negatividad o amarse como es.

Como mamá, acepta a tu hija y ámala. Enséñale que no se deje llevar por los prejuicios de la sociedad y demuéstrale que llevar el cabello rizo no es malo. Motívala a que se acepte y disfrute de ella, ayúdala a conocer cómo tratar su cabello, a hidratarlo y nutrirlo, que comprenda los beneficios de tener el cabello rizo y que no es desventaja, que vea lo positivo de eso. Sin embargo, para ello debes entenderlo tú como madre, para que también lo haga ella.

Demuéstrale que eres su amiga y que en tí puede confiar, que estás dispuesta  a apoyarla en lo que sea, aunque la gente a su alrededor diga o piense algo equivocado de ella. Que es hermosa con sus raíces, que tiene luz propia, que es única y no tiene que recurrir a nada para encontrar seguridad en sí misma o lograr la aceptación de alguien más. 

Que el alisado no sea una obligación como solución a un problema. Sube su autoestima, no la rechaces, no la condenes.

He conocido niñas que están pasando por eso en estos momentos. Ver adultas llorar por el rechazo de su familia por decidir no alisarse más es triste, yo sólo puedo decirles a todas las madres (familias en general): no sean enemigas de sus hijas rizadas.

En el último conversatorio realizado en junio de 2019 en la provincia de Colón en Panamá, nuevamente participaron chicas que sufren rechazo familiar por el motivo antes mencionado. Estas chicas sufren muchísimo, y en ocasiones dejan el proceso por no poder tolerar no sentirse amadas por su familia, ya sea esposo, tíos, madres y cualquier otro familiar. Por esto, en julio de 2019 realizamos un Encuentro Rizado totalmente diferente, incluyendo a todos los miembros de la familia. Fue una fiesta rizada y cada chica que compartió su experiencia sobre su proceso de cambio tuvo la oportunidad de que su familiar escuchara cómo se sentía y todos ellos se identificaran.

Se realizó una pasarela entre las chicas con diseños exclusivos, haciéndolas sentir que sus rizos no son impedimento de nada.Con esto se logró el objetivo de compartir una tarde llena de aprendizaje por experiencias vividas y en familia, ayudando a que se deje a un lado el rechazo por llevar el cabello afro rizado.


Kris Aguilar

Panameña, casada y madre de 2 hermosas niñas. Soy Magister en Docencia Superior y tengo una Licenciatura en educaci{ón primaria. Soy la autora del libro Soy Chocolate. Puedes encontrarla en @Krisanature

Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.