Feminismos Afro: que nuestra presencia y nuestra ausencia se hagan notar

ivían Ribeiro en una de las Asambleas de preparatoria para el 8M

Este texto fue publicado originalmente en la revista Amazonas

Me gustaría reflexionar sobre la presencia afro en tres eventos: el tercer paro internacional de mujeres, lesbianas, travestis y trans realizado el 8 de marzo (8M), la conferencia con la activista y feminista afro estadounidense, la doctora  Angela Davis entre los días 22 y 23 de marzo en Montevideo, Uruguay y la conferencia con la feminista Judith Butler el 8 de abril en la Universidad Nacional Tres de Febrero (UNTREF) de Argentina.

Durante el mes de febrero los grupos de afroargentinas y mujeres afrodescendientes participamos de las asambleas feministas en Buenos Aires, Argentina, en preparación para el paro 8M. Una compañera del área de género de la Comisión 8 de Noviembre[1] logró hacer en la asamblea un discurso fuerte convocando, también, a una movilización que pudiera ser antirracista y anti xenofóbica. Aun así, en las demás asambleas tuvimos una serie de desafíos y desacuerdos. Por ejemplo, innumerables veces tuvimos que corregir algunos posicionamientos claramente racistas, xenofóbicos y transfobicos. Aprovecho la nota para rechazar categóricamente un infeliz episodio de transfobia que ocurrió en una de las asambleas encabezado por las feministas radicales en lo cual intentaron abrir la “cueva” de la teoría biologicista sobre género. ¡En pleno siglo XXI y todavía eso! Definitivamente educar a los blancxs es muy agotador porque nos toca hablar sobre privilegio y eso les molesta.

Sobre el paro 8M hago la siguiente observación, la mayoría de las compañeras fueron a la marcha y otras directamente no pudieron participar por cuestiones que nos hacen contestar las bases elitistas y clasistas del paro. Definitivamente, no es lo mismo una feminista argentina blanca de clase media hacer un paro que una mujer migrante residente en Buenos Aires. Nosotrxs las afro, las pobres, las villeras, las migrantes y las trans somos la base del sistema laboral, las más explotadas, las que laburan en las peores condiciones y las que recibimos el menor sueldo mensual. Somos la base de la fuerza laboral, por lo tanto si esta base se mueve, todo se moverá y nada se quedará como antes, por eso, mismo corriendo riesgo de despido, hemos sumado nuestrxs cuerpos al Paro 8M porque queremos mover las estructuras sociales, queremos provocar el cambio y lo necesitamos urgentemente.

“Sin racismo, mejor democracia” fue la consigna de las conferencias con Angela Davis en Montevideo, la activista afro estadounidense que es una de las referentes más importantes para el feminismo afro mundial. Davis es filósofa, politóloga marxista y lesbiana, y en la década de los 60´y 70´ fuereconocida por su participación en las Panteras Negras. La apertura del evento fue en el Teatro Solís en donde Davis habló para más de cientos de personas. Quien estuvo ahí percibió que las organizadoras tuvieron el cuidado de reservar las primeras hileras del teatro para lxs afrodescendientes. El segundo día de conferencia con Davis fue dividido en dos partes; la primera, una clase exclusiva para aproximadamente 100 mujeres afrodescendientes  de la región y luego un evento al aire libre en la UDELAR (Universidad de la República). Destaco que tanto las actividades del Teatro Solís como la de UDELAR fueron gratuitas y abiertas al público.

Angela Davis por Atinuké
Angela Davis por Atinuké

Con relación a su conferencia quiero destacar algunos puntos que me parecieron relevantes: la ejecución de Marielle Franco, los asesinatos de personas negras en Brasil y el avance de las políticas violentas de Bolsonaro. Davis nos alertó sobre la necesidad de articular las luchas contra el racismo a escala internacional citando a los movimientos Black Lives Matter en EEUU y la violencia de estado en el régimen apartheid israelita contra el pueblo palestino. Ella habló también sobre la problemática de encarcelamiento en masa en muchos países, lo que llamó de “complejo carcelario industrial”, que mantiene en las prisiones, fundamentalmente a las personas pobres y racializadas, entre esas muchos migrantes. También rechazó la intervención político militar en Venezuela y habló de la degradación ambiental causada por las multinacionales que destruyen el planeta entre tantos otros temas relevantes no solo para la comunidad afro sino para todxs que estaban participando. Para Davis, el racismo no es un problema de gente negrx y sí social y político, por eso, es un deber de todxs combatirlo.

La feminista estadounidense Judith Butler, uno de los principales nombres de la tercera ola del feminismo contemporáneo, se presentó en Buenos Aires el 8 de abril invitada por la UNTREF en Villa Lynch. Allí, en el marco del congreso internacional “Los mil pequeños sexos” y del  conversatorio “Activismo y pensamiento” habló para más de dos mil personas. Sin embargo, es relevante decir que los colectivos de mujeres afro, originarias y trans no se enteraron del evento; por eso me resta concluir que fue un evento exclusivo para un grupo de investigadores académicos blanco –  cis y para referentes del feminismo blanco.

Como ejemplo del proceso de selectividad y exclusión de cuáles cuerpos debían o no participar de la conferencia con Butler me gustaría de citar lo que ocurrió con la activista Claudia Vásquez Haro quien escribió  que “se vio obligada a acreditarse como prensa para poder hacerle una pregunta a Butler en público”. Además, la activista contó que durante un coloquio internacional ocurrido en el Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex-ESMA), ella se acercó a Butler para pedirle una entrevista que aceptó prontamente. Según Claudia Vásquez “Minutos después, parte de lxs integrantxs de su consorcio, conformado por investigadorxs, obstaculizaron el encuentro, dejando mis preguntas sin respuestas. Es el modo en que operan los escalafones medios que, por preservar lugares de poder, entorpecen estos intercambios.”1)

Una vez más el feminismo blanco argentino ha ignorado, invisibilizado, inferiorizado y despreciado la presencia de otros feminismos. Es urgente que el feminismo hegemónico pare de excluirnos de los espacios de conocimiento y de formación militante. Estos espacios son espacios de poder y espacios políticos. Nosotrxs exigimos hacer parte de ellos porque también somos productoras de conocimiento y también hacemos política. Más que eso, ¡NUESTRXS CUERPOS SON CUERPOS POLÍTICOS!

Fotografía Vivian Ribeiro, archivo UNTREF.

Por otro lado, veo que es conveniente el hecho de que, infelizmente, aún somos la minoría o directamente no logramos acceder esos espacios, ya que nuestra ausencia les sirven para lograr becas de estudio para investigar la comunidad afro u originaria, mesas y talleres para hablar sobre nosotrxs, inversión financiera para la realización de talleres de danza, clases de trenzas, de turbantes, de percusión, muestras artísticas, de fotos, ferias, cines y hasta para eventos religiosas. Todo sobre lo afro, sin nuestra presencia, claro. Una descarada apropiación de nuestros saberes, de nuestros espacios y de nuestra cultura. No veo que hay un esfuerzo, sobretodo de la academia, para reducir estas lagunas sociales. Tampoco queremos que nuestrxs cuerpos en esos espacios sean vistos como únicamente para llevar entretenimiento. Todavía es tan común escuchar en encuentros feministas o académicos, ante la presencia de una persona afro cosas como: “¿Dónde están los tambores?” o “¿Cuándo van a bailar?” ¡BASTA! Estamos en el Decenio Internacional para los afrodescendientes (2015-2024) y las dificultades son innumerables puesto que estamos “remando” en tiempos del avance del imperialismo en la región y el discurso antirracista que siempre suele aparecer en la boca de ustedes debe transformarse en acción antirracista.

El movimiento feminista y la academia deberían ser los principales aliados en la lucha antirracista, anti xenofóbica y anti transfóbica así como nosotrxs lo somos a la lucha sexista, pero tenemos visto que, así como sucedió en otras olas del feminismo, las mujeres pobres, las racializadas y las mujeres trans seguimos al margen de la lucha aunque seamos nosotrxs las que más necesitamos de políticas afirmativas justamente porque somos las más afectadas por el sistema patriarcal, racista y clasista. Un feminismo para todxs es un desafío que debemos ponerlo en marcha: no hay cómo hablar de género, sin hacer el recorte de raza, clase, interseccionalidad y especialmente sin hablar sobre PRIVILEGIO BLANCX ¡NO HAY! Un feminismo que no da cuenta de incluir a las mujeres afro, las originarias y las trans está lejos de ser un feminismo. Parafraseando a bell hooks, o el feminismo del siglo XXI es para todes o no será.

[1] Un colectivo formado por muchas organizaciones afrodescendientes y afroargentinos en Argentina.

Publicaciones:

BRAZ, Denise. “No sos feminista, tampoco anticapitalista y antipatriarcal si sos racista, xenofóbica, transfóbica y no cuestiona sus privilegios.” Revista Amazonas, Enero, 2019.

BRAZ, Denise Luciana de Fátima.  “ONDE ESTÃO OS NEGROS NA ARGENTINA?” Revista da Associação Brasileira de Pesquisadores/as Negros/as (ABPN), [S.l.], v. 10, p. 363-374, jan. 2018. ISSN 2177-2770.

ANNECCHIARICO, Milena, BRAZ, Denise, GAYLES, Prisca and    GHOGOMU, Diane. ARGENTINA IS BLACK, TOO. REIMAGINING THE MAKINGS OF A NATION”In: Sounds and Colours Argentina, Año: 2016; p. 135 – 142.

BRAZ, Denise y STAMATO, Bruna. “Sobre o Encontro de Mulheres Negras do Cone Sul na Argentina” Revista Geledés: Instituto da Mulher Negra, Fevereiro, 2018.


Denise Braz

Licenciada en Letras, magíster en Antropología Social. Es activista y feminista afro. Participa del área de género de la Comisión Organizadora del Día 8 de Noviembre, del Coletivo Passarinho y de la Revista Amazonas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.