Para​ ​el​ ​Kebab​ ​sí…​ ​para​ la ​Revolución​ ​NO

15070254231688
Foto elmundo.es

SIN​ ​LAS​ ​MIGRANTES​ ​NO​ ​HAY​ ​REVOLUCIÓN,​ ​esta​ ​es​ ​la​ ​consigna​ ​cantada​ ​en​ ​la manifestación​ ​de​ ​este​ ​pasado​ ​3​ ​de​ ​octubre​ ​en​ ​Barcelona.​ ​Éramos​ ​un​a ​multitud considerable,​ ​por​ ​lo​ ​que​ ​las​ ​consignas​ ​se​ ​iban​ ​cantando​ ​según​ ​salían​ ​de​ ​los​ ​diversos megáfonos.

Palabras​ ​como​ ​mujer,​ ​abuelas​,​ ​pueblo,​ ​trabajadores,​ ​proletariado,​ ​anticapitalismo, antifascismo,​ ​independentismo​ ​eran​ ​en​ ​su​ ​mayoría​ ​aceptadas,​ ​cuando​ ​llegó​ ​el​ ​turno de​ ​decir​ ​Migrantes​ ​…​ ​nos​ ​quedamos​ ​solxs.​ ​Megáfono​ ​en​ ​mano​ ​no​ ​perdimos​ ​aire​ ​ni aliento​ ​en​ ​subir​ ​el​ ​tono,​ ​y​ ​de​ ​los​ ​cinco​ ​sentidos​ ​que​ ​tiene​ ​el​ ​ser​ ​humano​ ​para​ ​actuar, en​ ​aquel​ ​momento​ ​solo​ ​respondieron​ ​las​ ​orejas​ ​y​ ​unos​ ​ojos​ ​grandes​ ​y​ ​atónitos​ ​de​ ​la población​ ​ante​ ​tal​ ​palabra.​ ​Parecía​ ​que​ ​tal​ ​​ ​término​ ​fuera​ ​desconocido​ ​o,​ ​más​ ​bien aún;​ ​​ ​no​ ​estuvieran​ ​preparados​ ​para​ ​incluir​ ​siquiera​ ​de​ ​una​ ​forma​ ​simbólica​ ​a​ ​este colectivo.

Me​ ​sorprendió​ ​enormemente​ ​como​ ​rastas,​ ​turbantes,​ ​trenzas​ ​y​ ​vestimenta reivindicativa​ ​negra​ ​fuera​ ​llevada​ ​a​ ​hombros​ ​de​ ​jóvenes​ ​que​ ​no​ ​reconocen​ ​la palabra​ ​migrante​ ​en​ ​una​ ​reivindicación​ ​de​ ​los​ ​perjudicados​ ​en​ ​Cataluña:​ ​sus habitantes.​ ​Me​ ​sorprendió​ ​aun​ ​más​ ​que​ ​durante​ ​el​ ​intermedio​ ​de​ ​descanso​ ​entre​ ​la manifestación​ ​de​ ​la​ ​mañana​ ​y​ ​la​ ​de​ ​la​ ​tarde,​ ​los​ ​diversos​ ​colectivos​ ​de​ ​la manifestación​ ​fueran​ ​a​ ​comer​ ​Kebab,​ ​es​ ​decir:​ ​para​ ​comer​ ​es​ ​útil​ ​ir​ ​a​ ​una​ ​Kebab,​ ​un restaurante​ ​de​ ​personas​ ​migrantes,​ ​pero​ ​no​ ​interesa​ ​relacionarse​ ​con​ ​los​ ​ellxs​ ​y menos​ ​incluirlos​ ​en​ ​la​ ​reivindicación.​ ​Me​ ​sorprendió​ ​también​ ​que​ ​las​ ​mismas personas​ ​que​ ​llevan​ ​rastas,​ ​trenzas​ ​y​ ​turbantes​ ​compren​ ​esteladas​ ​fabricadas​ ​bajo mano​ ​explotada​ ​en​ ​China​ ​​ ​a​ ​personas​ ​migrantes.

imagen-sin-titulo
foto El Confidencial

En​ ​el​ ​colegio​ ​donde​ ​trabajo,​ ​una​ ​niña​ ​me​ ​dijo​ ​que​ ​habían pegado ​a​ ​su​ ​madre, que es​ ​boliviana​, ​por​ ​ir​ ​a​ ​trabajar.​ ​Se​ ​pega​ ​a​ ​una​ ​mujer​ ​migrante​ ​por​ ​ir​ ​a trabajar​, ​porque​ ​no​ ​está​ ​en​ ​estos​ ​momentos​ ​apoyando​ ​la​ ​huelga ​en​ ​contra​ ​la brutalidad​ ​policial,​ ​pero​ ​ni​ ​siquiera​ ​se​ ​la​ ​deja​ ​participar​ ​en​ ​el​ ​voto​ ​y​ ​​ ​cuando​ ​ella​ ​se manifiesta​ ​en​ ​contra​ ​de​ ​la​ ​brutalidad​ ​policial,​ ​la​ ​comunidad​ ​blanca​ ​apenas​ ​está presente​ ​en​ ​tal​ ​reivindicación.

Parece​ ​ser​ ​que​ ​la​ ​migración​ ​queda​ ​siempre​ ​un​ ​paso​ ​atrás​ ​de​ ​la​ ​comunidad​ ​blanca, tras​ ​la​ ​sombra,​ ​como​ ​simple​ ​atrezzo​ ​de​ ​la​ ​acción.​ ​Realizando​ ​el​ ​cansado​ ​trabajo manual​ ​para​ ​dejar​ ​paso​ ​y​ ​​dejar​ ​pensar​ ​a​ ​las​ ​intelectualidades​ ​blancas.

Hay​ ​un​ ​ambiente​ ​general​ ​bastante​ ​reacio​ ​a​ ​escuchar ​a las ​personas​ ​migrantes​ ​en ambientes​ ​que​ ​no​ ​son​ ​exclusivamente​ ​racializados,​ ​pues​ ​la​ ​teoría​ ​parece​ ​ser​ ​cosa de​ ​blancxs​ ​y​ ​la​ ​vivencia​ ​y​ ​victimización,​ ​cosa​ ​de​ ​migrantes.​ ​Se​ ​debe​ ​comprender​ ​la mera​ ​estancia​ ​de​ ​migrantes​ ​en​ ​todo​ ​tipo​ ​de​ ​espacios​ ​como​ ​algo​ ​normal,​ ​no​ ​como una​ ​amenaza​ ​a​ ​la​ ​homogeneidad​ ​de​ ​pensamiento​ ​y​ ​de​ ​cultura.

 

Irina IllaIrina Illa Pueyo
Estudiante de ciencias políticas y de la administración
Técnica superior en Educación Infantil
Monitora infantil

Más textos de Irina

Un comentario

  1. Gran artículo, es difícil encontrar este tipo de reflexiones.
    Por un lado la apropiación superficial de símbolos de lucha negra (para sentirse como un black panther) y por otro lado el total desconocimiento de lo que significa un movimiento revolucionario REAL en nuestro tiempo, es decir transversal.
    Demasiada política y demasiada manipulación mediática. No se unirán a las consignas sobre migrantes,sus cerebros externos no les mandan implicarse en los temas de derechos civiles de aquellos que no son blancos pertenecientes a su grupo. Conflictos de identidad y de voluntad, y una masa confusa lista para creer que son participes de una revolución justa.
    Una revolución que excluye a otros grupos oprimidos por el sistema, sobretodo aquellos grupos más oprimidos que ellos y con menos visibilidad, esta condenada al fracaso. Seguiremos rascando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s