La herencia de nuestros antepasados termina cuando comencemos a valorarnos.

Antes éramos más duros que los indios en las minas, ahora servimos más: como atletas, músicos de rap y regué, empleadas de hogar…” 

Quiero agradecer a esta fabulosa revista por esta oportunidad de colaboración. Fijaros en este esquema:

Cuando leo la historia de mi país, me he percatado de la cruda esclavitud de  la que fueron víctimas nuestros antepasados;  desde los indios aborígenes hasta los negros africanos.

En mi país luego casi extinguir la población aborigen por inhumanos abusos y crimines injustificados  fue  inevitable la búsqueda de negros africanos. Les comento textualmente lo que leí:

”Por la acelerada disminución de la población aborigen se requerían nuevos brazos y la solución fue la búsqueda de los negros africanos  por su bajo nivel de desarrollo social y la imposibilidad de que se hiciera resistencia a los buscadores de esclavos.  Además que un negro africano rendía cuatro veces más que un indio aborigen en las minas y era mucho más resistente…Desde la dominación árabe ya se conocía la esclavitud de los negros. ”  Y si seguimos con el tema no podría terminar el mensaje  que les quiero trasmitir.

Indudablemente en el siglo actual estas prácticas de barbarie han sido casi totalmente erradicadas; pero siempre nos quedan otras campañas con la sutil intensión de hacernos sentir- de alguna forma- atados a nuestros antepasados. Esta vez a muchos nos afecta  directamente, puede ser en nuestro entorno laboral, en nuestro medio de desarrollo social o hasta  en nuestras casas. Porque todavía hay personas totalmente inconscientes, ignorantes, mediocres  y con una incapacidad nata para aceptarse a ellos mismos que piensan que tenemos que aceptar el legado que nos han dejado nuestros antepasados.

Si, es una realidad en la que los hombres y las mujeres negras no vemos de cierta forma asediados. Las etiquetas, yo no las acabo de comprender porque lo única función que les veo es la de crear división con nuestro propio pensamiento, nuestra forma de ser y de actuar.

Fíjense, antes éramos más duros que los indios en las minas, ahora servimos más: como atletas, músicos de rap y regué, empleadas de hogar, sino miren las novelas brasileñas o muchísimas películas donde principalmente las mujeres negras al no tener acceso  a la educación son las mejores sirviendo al amo de la casa de los blancos. Sin añadir las estadísticas de abuso de género y no es precisamente de las parejas de dichas mujeres.

No todos nacimos siendo buenos atletas o raperos y si somos capaces de seguir a los que lo han conseguido-los  ejemplos están en algún lugar y quizás otros estén silenciados- han estado bajo una presión descomunal  en una sociedad que parecía habernos aceptado pero no tal y cual somos.

Hay vemos los estereotipos, la manipulación de la información y falsos cánones de belleza creados por los tipos de personas que ya les comentaba anteriormente. Ahora

¿Porque seguimos autodestruyéndonos con esa falsa imagen que nos venden a diario?
¿Por qué nos atacamos los unos a otros por detalles tan ordinarios como el cabello?
¿Por qué criticamos a algunos que intentamos sobrevivir a un mundo que no nos acepta tal y cual somos?
Lo primero que debemos saber y estar consciente es: nos aceptamos  tal y cual nos diseñaron: con el cabello ensortijado, rebelde, afro, crespo, seco, la piel negra, marrón, más clara, más morena, con cuerpos voluminosos, labios gruesos naturales-sin químicos- y un sinfín de etiquetas más.
¿Cuál es el fin?
ABRAN BIEN LOS OJOS. Hasta cuándo vamos a seguir dejándonos manipular  en todos los niveles de nuestras vidas, y pasándoles esta cruel herencia a nuestros hijos. Estoy de acuerdo en que necesitamos tener un trabajo, necesitamos estudiar, formarnos; porque no todos nacimos para el atletismo, para boxear, ser un brillante jugador de baloncesto; trabajar en las minas, ni nacimos con voces prodigiosas o simplemente servir como empleadas de hogar así que, en vez hacerle resistencia al medio, algunos tenemos adaptarnos a los cambios sin llegar a la degradación de sí mismos. Porque la única verdad  existe-mi criterio personal- es que si no estamos bien con nosotros mismos; no lo estaremos con nadie…ni en esta vida, ni este día, ni en estos segundos que compartes conmigo, ni en ningún momento y sonara repetitivo pero solo tenemos una vida. ¿Deseas cambiar?. ¡Hazlo ya, ahora! Empieza ya y vive.
Si tomas una decisión afróntala y vive con las consecuencias. Si quieres cortarte el cabello para liberarte HAZLO, pero no critiques a los no lo han hecho y no lo etiquetes de… porque ni las circunstancias, ni el momento ni el grado aceptación es el mismo en todos los seres humano.
Así que os aconsejo querernos todos tal y cual seamos, respetémonos, unámonos todos y les aseguro que vamos a crear un ambiente donde nada ni nadie podrá afectarnos en lo más mínimo dentro de nosotros mismos. Pero  no es una tarea  fácil, les repito primero vamos a lo básico: Aceptémonos tal y cual somos, demos ese primer paso y reflexionemos si realmente no fuésemos importante:
 ¿Por qué entonces estamos aquí, ahora?
En el próximo articulo les contare algunas historias de lo más comunes e interesantes que me han ayudado a sacar estas conclusiones y me han ayudado mucho a auto valorarme más, quererme más;  por consiguiente lograr una paz interior  y tener una mejor calidad de vida (y no tengo un Ferrari, ni vivo en Miami beach).

 Les deseo un excelente día a todos los que han llegado hasta aquí y a los que no también.

Colaboración de Rosana Ll. Guibert (Cuba)

Foto portada de Reno Massola tomada de blog “Negra Cubana Tenía que Ser”

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s