Las historia oculta de las sufragistas negras

Mujeres negras del movimiento sufragista (Fondo Nacional para las Humanidades del Museo Nacional de Historia de la Mujer. EEUU)

Cuando muchas de nosotras pensamos en el movimiento por el sufragio femenino, nos vienen a la cabeza mujeres blancas de clase alta marchando por las calles. Son esas mujeres que ha inmortalizado el cine norteamericano de Hollywood. Nos imaginamos a Meryl Streep vestida con ropas decimonónicas. Sin embargo, las mujeres negras desempeñaron un papel muy importante en la lucha por el voto. Siempre, esta parte de la historia del feminismo, ha sido pasada por alto.

Los comienzos y la división

Las mujeres negras ya luchaban por el sufragio femenino a mediados del siglo XIX. El movimiento por los derechos de la mujer de aquella época estaba estrechamente aliado con el movimiento antiesclavista. Abolicionistas y sufragistas, blancas y negras, lucharon juntas por la causa común de los derechos humanos y civiles. Un pequeño grupo de mujeres negras que habían sido esclavizadas, como Harriet Tubman, Sojourner Truth y Maria W. Stewart, trabajaron en círculos de defensa de los derechos de la mujer. Lo hicieron junto a activistas blancas como Elizabeth Cady Stanton y Susan B. Anthony.



Sin embargo, la Decimoquinta Enmienda -que otorgaría el derecho de voto a los hombres negros, pero no a las mujeres negras ni blancas- provocó el deterioro de las coaliciones interraciales y mixtas de activistas. Surgieron discusiones sobre si apoyar o no la enmienda. Esta división provocó la formación de la Asociación Nacional por el Sufragio Femenino (NWSA), liderada por Susan B. Anthony y Elizabeth Cady Stanton. La NWSA no apoyaba la Decimoquinta Enmienda e insistía en que los hombres negros no debían obtener el derecho al voto antes que las mujeres blancas.

Exclusión y discriminación

A medida que avanzaba el movimiento por el sufragio femenino, las mujeres negras eran cada vez más excluidas, ya que las sufragistas blancas buscaban cada vez más el apoyo del Sur. La NWSA adoptó una retórica antinegra y discriminó a sus partidarias negras. Esto dio lugar al nacimiento de la Asociación Americana por el Sufragio Femenino (AWSA). La AWSA apoyaba tanto el sufragio de los negros como el de las mujeres. La AWSA estaba dirigida por Lucy Stone y Julia Ward Howe.

A pesar de estar excluidas del movimiento dominante, las mujeres negras seguían trabajando tan duro como siempre. Mary Ann Shadd Cary formó la Asociación de Mujeres de Color por el Sufragio en 1880. Este grupo reconocía la importancia del sufragio no sólo para la igualdad política, sino también en educación y derechos laborales. Hattie Purvis fue delegada de la NWSA de 1883 a 1900. Bustill Mossell escribió muchos artículos en apoyo del sufragio femenino para la prensa negra.

Las mujeres negras continúan el trabajo

La NWSA y la AWSA se reconciliaron en 1890 y formaron la National American Woman Suffrage Association (NAWSA). Sin embargo, las prácticas de discriminación racial de las líderes blancas continuaron. El resultado final fue la formación de la Asociación Nacional de Mujeres de Color (NACW) en 1896.

La NACW fue fundada por Mary Church Terrell, quien denunció la postura anti-negra de las organizaciones nacionales de sufragio de la mujer blanca. Terrell creía que si las mujeres blancas podían aprobar el sufragio femenino sin conceder el voto a las mujeres negras, lo harían. Mary B. Talbert, líder tanto de la NACW como de la NAACP, escribió un artículo sobre esta discriminación en 1915 titulado «Las mujeres y las mujeres de color».



Éste fue sólo uno de los muchos ensayos y artículos sobre el sufragio escritos por intelectuales negros. Adella Hunt Logan escribió un destacado ensayo en la revista Colored American Magazine, donde dice:

«Si las mujeres americanas blancas, con todas sus ventajas naturales y adquiridas, necesitan el voto, ese derecho protector de todos los demás derechos; si los anglosajones han sido ayudados por él… ¿cuánto más necesitan los americanos negros, hombres y mujeres, la firme defensa de un voto que les ayude a asegurar su derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad?».

Por desgracia, las prácticas discriminatorias de las sufragistas blancas continuaron hasta la ratificación de la Decimonovena Enmienda. Ahí terminó la lucha de las mujeres blancas. Sin embargo, las mujeres negras, junto con los hombres negros, siguieron sufriendo una grave privación del derecho de voto y supresión de votantes.

La lucha continúa hoy

Los negros no obtuvieron un sufragio significativo hasta 1965, cuando el Congreso aprobó la Ley del Derecho al Voto. Posteriormente, el Tribunal Supremo anuló una parte fundamental de la Ley del Derecho al Voto en el caso Condado de Shelby contra Holder (2013). Esto eliminó muchas de las protecciones otorgadas a las comunidades negras. Casi de inmediato, resurgieron las viejas prácticas de supresión de votantes. Hoy en día, hay miles de estadounidenses negros a los que se les niega su derecho constitucional al voto. El Complejo Industrial Penitenciario y el encarcelamiento masivo también privan desproporcionadamente del derecho al voto a los votantes negros.

Este es un testimonio de la extrema adversidad a la que se enfrenta la comunidad negra para lograr la igualdad de derechos y la justicia en Estados Unidos y en todo el planeta. La opresión de los negros está institucionalizada y es sistémica. Con cada victoria que se consigue, el sistema se reinventa y la injusticia continúa. Debemos reconocer el enorme papel que han desempeñado las mujeres negras en las luchas tanto por los derechos de las mujeres como por los derechos de los negros. También debemos reconocer que la lucha está lejos de haber terminado.

Afroféminas


Deja un comentario