Reclamando lo que significa ser una mujer negra sexual


Cuando los colonizadores europeos entraron en contacto por primera vez con los africanos, vieron personas que se sentían cómodas con la desnudez y que sabían bailar con todo el cuerpo. Había muchas diferencias culturales que los colonialistas no entendían y sentían que estas diferentes realidades eran «inmorales» o «desviadas». No lo entendieron, y en lugar de aprender sobre nuevas realidades, las etiquetaron como algo demoníaco e hipersexual. Estos estereotipos de que el cuerpo negro y la expresión sexual negra son inmorales, hipersexuales y una forma de desviación nos han perseguido desde entonces. Desde niños negros asesinados por supuestamente hacer insinuaciones sexuales a mujeres blancas hasta el trasfondo racista de la industria del porno de Big Black Dicks y Big Ghetto Booties.

Esta historia de represión sexual puede hacer que sea difícil sentirse sexualmente empoderada como mujer negra. En reacción a estos mensajes y todos los demás mensajes negativos que afirman que los negros son inherentemente más animales y menos que humanos, desarrollamos una política de respetabilidad. Como comunidad, creíamos que si cambiábamos los comportamientos para contrarrestar esos estereotipos, las personas y las instituciones blancas nos reconocerían, amarían, verían, respetarían y tratarían como humanos. ¡Y cambiamos tanto! Si pensaban que éramos hipersexuales, practicábamos la abstinencia y el celibato (no hay nada de malo en el celibato y la abstinencia, especialmente cuando alguien toma esa decisión por sí mismo y no se avergüenza de esa decisión). Si pensaban que éramos como animales desnudos, nos vestiríamos con modestia y profesionalidad. Si pensaran que nuestro baile era demasiado salvaje, avergonzábamos a los que hacían twerking en público. Nos minimizamos y negamos como seres sexuales para demostrar que no éramos los estereotipos que ellos pensaban que éramos.

Ahora aquí estamos. Hemos recorrido un largo camino, pero en lugar de sentir la liberación sexual, todavía estamos lidiando con mensajes de medios controlados por blancos que nos dicen que somos mujeres negras hipersexuales, desagradables, enfadadas, hombres hipermasculinos, violentos, desviados sexuales y todo lo demás. Además de eso, tenemos todos estos mensajes de respetabilidad de nuestra propia comunidad que dicen que debemos ser menos sexuales, esconder nuestros cuerpos, no ser tan ruidosos, no bailar tan libremente, no hablar sobre abuso sexual, no hables de placer sexual, mantén las piernas cerradas, etc.

Recuperando nuestra identidad 

Entonces, sí, sí, sí, podemos ver cómo es difícil ignorar todo eso y simplemente ser sexualmente libre o empoderado. Lo que sí sabemos es que no importa cuánto hayamos tratado de cambiarnos para ser más respetables, todavía enfrentamos la injusticia y el trato inhumano. Sabiendo esto, creemos que es importante que los negros comiencen a redefinir y/o reclamar nuestra identidad negra en todos los aspectos. No tenemos que seguir asociándonos o reaccionando a lo que nos han dicho que es negritud. Podemos reclamar palabras o estereotipos. Como la autora Ramona Lofton, que usa Sapphire, que es un estereotipo que la gente todavía usa para caracterizar a las mujeres negras como enfadadas, agresivas y dominantes. O podemos redefinir la negritud, lo que están haciendo movimientos como BlackGirlMagic y BlackBoyJoy, al crear nuevas narrativas de la negritud. Ser una mujer negra es algo que debería empoderar, no disminuir.

Entonces, ¿cómo reclamamos y/o redefinimos la sexualidad negra? En un nivel más amplio, esperamos que eso sea lo que está haciendo la afrosexología, pero en un nivel personal, ¿qué puedes hacer para sentirte sexualmente liberado?



Primero comienza pensando y escribiendo los mensajes que has recibido sobre la sexualidad negra y sus fuentes. ¿Son estos mensajes que le han dicho personas e instituciones blancas; son estos mensajes que vinieron de la comunidad negra, instituciones religiosas, medios de comunicación? ¿Son estos mensajes los que has interiorizado? ¿Cómo puedes comenzar a trabajar con estos mensajes para ver cuáles consideras reales y cuáles deseas comenzar a cuestionar? Es importante que reconozcas cuáles son tus valores sexuales frente a cuáles sientes que debes perpetuar a pesar de querer rechazarlos. 

Puede ser útil escribir afirmaciones para contrarrestar los mensajes que deseas cuestionar. Tal vez encuentres algunas lecturas, podcasts, videos de mujeres negras que estén en sintonía con tu sexualidad. Algunas personas que son una fuente constante de inspiración para nosotras son Ev’Yan Whitney , Fannie Sosa , Shannon Boodram , Adrienne Maree Brown y Ericka Hart . Use of the Erotic de Audre Lorde es una pieza enormemente poderosa que habla del poder que reside en nuestro erotismo. Todas estas cosas desafían los mensajes vergonzosos y negativos sobre el sexo que a menudo interiorizamos.

Reimagina tu yo sexual 

A continuación, intenta soñar, reimaginar o fantasear sobre lo que significa para ti vivir tu vida más liberada sexualmente. Para algunas personas eso significa practicar el celibato y para otras significa ir a fiestas sexuales. Olvídate de la supremacía blanca, olvida la política de respetabilidad, olvida la vergüenza, olvida la violencia sexual. Si ninguna de estas cosas te estuviera limitando para expresarte, ¿quién te gustaría ser sexualmente? Esta puede ser una pregunta difícil de resolver y requiere mucho diálogo interno. Tal deberías hacer la pregunta a amigos en los que confíes y ver qué se les ocurre. Escribe cómo es esta versión tuya. Recuerda, puedes redefinir lo que significa para ti ser una mujer negra sexual.

A continuación, propón pasos de acción pequeños y grandes para recuperar tu sexualidad. ¿Cuáles son algunos objetivos que puedes establecer para ti misma que encarnan el trabajo para expresar tu sexualidad? Tal vez quieras ver más porno protagonizado por negros. Tal vez quieras poder hablar con algunos de tus amigos más abiertamente sobre el sexo. Tal vez haya recursos en los que quieras invertir para aumentar tu conocimiento sexual. Tal vez quieras comprar juguetes para explorar más tu cuerpo. Tal vez quieras ir a una orgía. Te sugiero que hagas un diario específicamente para tu sexualidad. Escribe tus metas y pasos para lograrlas. Escribe un diario sobre tu viaje sexual, lo que estás aprendiendo, explorando o encuentras desafiante, todo. Porque todas esas cosas de las que te dijimos que se olvidaran (vergüenza, política de respetabilidad, violencia sexual, supremacía blanca) existen.

A medida que comienzas a reclamar y redefinir tu sexualidad, las personas o algunas cosas pueden hacerte sentir vulnerable y en riesgo. ¿Cuál es tu plan para resistir, protegerte y curarte si alguien trata de avergonzarte? ¿Qué necesitas hacer para asegurarte de sentir que aún mereces y puede ser sexualmente libre? 

Y finalmente, recuerda que este es un proceso de toda la vida. Todo esto es tan profundo que incluso cuando hemos aprendido a desempacar y rechazar por completo un estereotipo, es posible que todavía tengamos problemas con otros. A veces puede parecer abrumador y como si no estuvieras creciendo a un ritmo lo suficientemente rápido (es por eso que recomendamos llevar un diario), pero debes saber que puedes llegar a un lugar donde te poseas como una mujer negra sexual.

¡Esperamos que esto te sea útil!

Con paz, poder y placer,

*Texto publicado originalmente en Afrosexology y traducido por Afroféminas


Dalychia (she/her)

Dalychia es una soñadora que cree profundamente en nuestra capacidad de construir vidas, relaciones y un mundo que satisfaga nuestras necesidades y deseos más liberadores. A través de la educación sexual del placer, ayuda a las personas a conocer y sentir íntimamente la libertad en sus cuerpos y relaciones, a expresarse de la manera más auténtica y a liberarse de la vergüenza y las barreras basadas en la opresión. Es una educadora sexual, escritora, oradora y profesora graduada apasionada por las relaciones saludables, la vida orgásmica y la liberación negra.


Rafaella (she/ella)

Mientras crecía, Rafaella era la amiga sexual positiva de al lado que estaba ansiosa por investigar y hablar sobre sexo cada vez que surgía. Ahora, como educadora y terapeuta sexual, combina su pasión por la educación comunitaria y la sanación sexual para crear espacios centrados en el placer, el bienestar y la liberación. Tiene una maestría en trabajo social y es propietaria de una práctica de terapia especializada en terapia de relaciones, sexo y trauma.


Deja un comentario