Quién era el hombre de la fotografía que hizo imposible negar la brutalidad de la esclavitud

Gordon después de llegar a un campamento del Ejército de la Unión en 1863.

El regreso a las pantallas del actor Will Smith con la película “Emancipación” de AppleTV, ha traído de nuevo a la actualidad la memoria de la persona esclavizada que fue protagonista de una famosa fotografía que cambió conciencias en estados Unidos sobre la esclavitud durante su Guerra Civil. La imagen, conocida como “Whipped Peter” (Peter azotado), es una de las más brutales que dan testimonio del sufrimiento del pueblo negro durante los siglos de la esclavitud. Te contamos su historia.

Durante el mes de marzo de 1863, la Guerra Civil Estadounidense estaba en pleno apogeo y las unidades del Ejército de la Unión se habían adentrado profundamente en el territorio confederado a lo largo del Mississippi. Un día de marzo, el Cuerpo XIX de la Unión se encontró a un hombre negro vestido con ropa rasgada, descalzo y exhausto. El hombre se llamaba Gordon y era una persona esclavizada de una plantación sureña. Gordon mostró su espalda flagelada a los soldados revelando las cicatrices de sus brutales latigazos. Los fotógrafos integrados con los soldados tomaron la foto, con la espalda descubierta y la mano en la cadera. Estados Unidos nunca volvería a ser el mismo.

La Huida

Ese hombre, conocido solo como Gordon, había estado esclavizado en una plantación de la parroquia de St. Landry a orillas del río Atchafalaya, que había escapado de sus dueños, el capitán John Lyons y su esposa Bridget, quienes tenían en cautiverio a unas 40 personas más.

Gordon informó a los soldados de la Unión que había huido de la plantación después de haber sido azotado dos meses antes de Navidad a manos de Artayou Carrier, capataz de la plantación de Lyons. Le azotaron tan fuerte que había estado postrado en cama durante dos meses. Tan pronto como se recuperó, Gordon decidió llegar a las líneas de la Unión y aprovechar la oportunidad de libertad que representaban.

Gordon y otros, atraviesan peligrosos pantanos. Los cazadores de esclavos los persiguieron sin tregua hasta el campamento de la Unión en Baton Rouge.Viajó a pie por el terreno fangoso de la Luisiana rural, frotándose con cebollas que había tenido la previsión de meterse en los bolsillos para deshacerse de los sabuesos que lo seguían. Unos diez días y 80 millas más tarde, Gordon había conseguido lo que muchas otras personas esclavizadas no pudieron: estar a salvo.

Según un artículo de diciembre de 1863 en el New York Daily Tribune, Gordon le había relatado a las tropas de la Unión en Baton Rouge que:

El capataz… me azotó. Mi amo no estaba presente. No recuerdo los azotes. Estuve dos meses en la cama dolorido por los azotes y la salmuera que Overseer puso en mi espalda. Poco a poco mis sentidos comenzaron a venir – dijeron que estaba un poco loco. Traté de disparar a todo el mundo.

Después de escapar, Gordon se dispuso a luchar por la libertad de los demás. No se quedó de brazos cruzados mientras se desarrollaba la batalla por la libertad de los suyos, se alistó en el Ejército de la Unión mientras estaba en Luisiana tan pronto como pudo.

Mientras tanto, la actividad en el bullicioso puerto fluvial de Baton Rouge había atraído allí a dos fotógrafos de Nueva Orleans. Eran William D. McPherson y su socio el Sr. Oliver. Estos hombres eran especialistas en la producción de cartes de visite, que eran pequeñas fotografías que se imprimían en masa a bajo precio y se comercializaban popularmente entre una población.

Cuando McPherson y Oliver escucharon la asombrosa historia de Gordon, supieron que tenían que tomarle una foto. Primero fotografiaron a Gordon sentado con dignidad y seriedad, a pesar de su ropa andrajosa y sus pies descalzos, mirando fijamente a la cámara.

La fotografía que capturó la brutalidad de la esclavitud


La foto de “Whipped Peter”

Gordon se había quitado la camisa y estaba sentado de espaldas a la cámara, mostrando una red de cicatrices gruesas y entrecruzadas. Esta fotografía fue una evidencia impactante de la crueldad de la esclavitud. Transmitió de manera más conmovedora de lo que podrían haberlo hecho las palabras, que Gordon había escapado de un sistema que castigaba a las personas por su propia existencia. Sirvió para que muchos norteños sintieran que la guerra Norte-Sur era necesaria.

Gordon lucha por la libertad

La fotografía de McPherson y Oliver del rostro de Gordon en un perfil tranquilo y con orgullo, inmediatamente tocó la fibra sensible del público estadounidense. La imagen de “Whipped Peter” se publicó por primera vez en la edición de julio de 1863 de Harper’s Weekly y la amplia circulación de la revista llevó la evidencia visual de los horrores de la esclavitud a los hogares y oficinas de todo el norte. Gordon y su historia humanizaron a las personas esclavizadas y mostraron a muchos estadounidenses que se trataba de personas, no de propiedades.

Tan pronto como el Departamento de Guerra emitió la Orden General No. 143 que autorizaba a los esclavos liberados a alistarse en los regimientos de la Unión, Gordon firmó su nombre en las listas de regimiento de la Segunda Infantería de la Guardia Nativa de Luisiana. Fue uno de los casi 25.000 libertos de Luisiana que se unieron a la lucha contra la esclavitud.



Para mayo de 1863, Gordon se había convertido en la viva imagen del ciudadano-soldado de la Unión dedicado a la liberación de los estadounidenses negros. Según un sargento del Corps d’Afrique, el término para las unidades negras y criollas del Ejército de la Unión, Gordon luchó con distinción en el Sitio de Port Hudson, Luisiana.

Gordon fue uno de los casi 180.000 afroamericanos que lucharon en algunas de las batallas más sangrientas de finales de la Guerra Civil. Durante 200 años, los afroamericanos habían sido tratados como bienes, es decir, se los consideraba legalmente propiedad completa de otros seres humanos. Los esclavizados en el sur de Estados Unidos nunca podían esperar verdaderamente ser libres. Sintieron que era su deber, entonces, unirse a la lucha para poner fin a esta práctica inhumana.

Desafortunadamente, se sabe poco sobre Gordon antes o después de la guerra. Cuando se publicó la foto de “Peter azotado” en julio de 1863, ya había sido soldado durante algunas semanas y, presumiblemente, siguió uniformado durante la guerra.

Hay mucha dificultad para encontrar información biográfica confiable sobre las personas esclavizadas ya que los propietarios de ellos no estaban obligados a mantener mucho más que el mínimo indispensable para el censo de los Estados Unidos. Aunque desapareció en la marea de la historia, Gordon dejó una huella imborrable con una sola imagen.



La terrible imagen de la espalda maltratada de Gordon contrastada con su tranquila dignidad, se ha convertido en uno de los recordatorios más terribles de la esclavitud. Un recordatorio para las nuevas generaciones de afrodescendientes y africanos del holocausto que sufrieron sus ancestros, y un motivo para luchar por la dignidad presente y futura.

Jamás permitiremos que se repita.

Fuentes

Afroféminas

Una respuesta a “Quién era el hombre de la fotografía que hizo imposible negar la brutalidad de la esclavitud”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.