Rompiendo el marco


A medida que envejecemos, nuestras experiencias moldean nuestra mentalidad, nuestro pensamiento, nuestra forma de vivir. A medida que envejecemos, nos damos cuenta de cosas que antes desconocíamos. A medida que envejecemos, pasamos por una serie de cambios: físicos, emocionales, intelectuales, mentales y espirituales. A medida que envejecemos, comenzamos a descubrir quiénes somos realmente, dónde están arraigadas nuestras identidades. A medida que envejecemos, aprendemos a desconectarnos de las mentiras que prevalecen en el mundo a medida que nos embarcamos en un viaje para descubrir la verdad.

Como joven mujer negra, me encontré en un ambiente donde mi “negritud” no era entendida y por lo tanto no apreciada por mis compañeros y amigos no negros. Y debido a su malentendido de mi identidad racial y cultural, yo misma tuve un malentendido con mi identidad racial y cultural. Traté de encajar con mis amigos de otras razas alisandome el cabello. Deseaba que mis labios y mis caderas fueran más pequeños. Deseaba que mi piel fuera más clara. Deseé no ser negra, y durante mucho tiempo no me consideré negra. Claro, mis padres eran negros y mis hermanos eran negros, así que debo haber sido negra, pero no era algo que quisiera aceptar. No me gustaban las personas de mi propia comunidad debido a su raza, y me disgustaba especialmente la gente que encajaba en el “estereotipo negro”, ya sabes, los que eran “ruidosos, desagradables…”.

Esta forma de pensar duró varios años, pero se volvió tan natural para mí que ni siquiera reconocí la forma en que estaba pensando. No me di cuenta de que no solo estaba degradando a otros de mi raza, sino que estos “otros” eran mis hermanos y hermanas. No me di cuenta de que estaba permitiendo que la sociedad me mintiera sobre el individuo negro y la comunidad en general, y no solo estaba dejando que sucediera, sino que lo estaba apoyando total y activamente.

No fue hasta mi segundo año de universidad que comencé a reconocer mi ignorancia y cómo había permitido que el eurocentrismo moldeara la forma en que había visto a mis hermanos y hermanas negros desde que tengo memoria. Recuerdo estar sentada en el dormitorio de mi universidad con algunos amigos y me preguntaban por qué había decidio no asistir a una HBCU. ¿Mi respuesta? “No me gustan los negros”. La mirada de conmoción/preocupación/disgusto en sus rostros, seguida de preguntas y comentarios que nunca olvidaré fue el comienzo de un cambio en mi pensamiento y actitud hacia mi raza.


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko-Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Este medio RESISTE gracias a vuestras contribuciones.


Los años que siguieron a esta conversación consistieron en que mis ojos y oídos se abrieron, mi mentalidad cambió y mi identidad fue descubierta, apreciada y amada. Mirar hacia atrás de dónde vengo y las cosas que solía decir/pensar sobre mí y mis propios hermanos y hermanas me hace sentir muy agradecida por el crecimiento y los cambios que ocurren a lo largo de nuestras vidas. Como alguien que alguna vez fue muy anti-negra, aunque ella misma era negra, puedo decir con gran confianza que el cambio puede ocurrir y es muy posible para cualquiera. Pero también diría que comenzar a hacerse las preguntas correctas para hacer que ese cambio suceda, también es muy importante, porque si no hubiera tenido la conversación que tuve en mi dormitorio en el segundo año de la universidad, no estoy segura de dónde estaría ahora con respecto a la forma en que me veo a mí mismo y a mis hermanos y hermanas negros.

Entonces, comienza la conversación. Haz las preguntas difíciles. Cuestiona las opiniones y creencias de las personas. No tienes que hacerles pensar y creer de la misma manera que tú, solo hazles preguntas que les permitan pensar por qué piensan de cierta manera.

Abraza tu confianza. En un mundo que trata tan desesperadamente de hacernos pensar que no somos lo suficientemente buenos, que no somos lo suficientemente guapos, que no somos lo suficientemente inteligentes, hay que demostrarse que tenemos la confianza suficiente para ser uno mismo y que nos enorgullecemos de ser lo que somos. En un mundo que trata de convertir todo en una competencia, resiste la presión de competir con tus hermanos y hermanas y, en cambio, levántalos, anímalos, crea en ellos. Promover la positividad y la unidad entre todos. Somos todo lo que tenemos.

Expande tu mentalidad. Ve a un lugar diferente. Conocer gente nueva. Aprende sobre otras personas que tienen experiencias diferentes a las tuyas. Permite que sus historias te inspiren, te motiven y te alienten.

Rodéate de personas que amen quienes son. Rodéate de personas que no se avergüencen de su herencia y su identidad, encuentra tu identidad y luego ayuda a alguien más a descubrir quiénes son. Ayúdalos a encender la pasión y el amor por su cultura para que puedan ser un estímulo e influencia para los demás.

Ser tú. Al final del día, eres tú. Puedes tratar de encajar con la multitud y ser otra persona para que los demás te vean de cierta manera, pero, sinceramente, no vale la pena. Sé tú y ámate a ti misma por lo que TÚ eres.

Aunque ser negro no es nada fácil a veces, ser negro no es una maldición, sino una bendición. Dios sabía lo que estaba haciendo cuando nos hizo negros. Él nos ha dado belleza, poder, influencia, fuerza y ​​una multitud de otros rasgos y cualidades que deberían enorgullecernos de ser negros.

Que nuestra confianza venga de adentro e inspire al mundo que nos rodea.

Que amemos quienes somos, por dentro y por fuera.

Que podamos continuar inspirándonos, amándonos y animándonos unos a otros.

Que crezcan nuestros afros y brille la melanina.


Elisha Bronner

Este artículo ha sido publicado originalmente en True Culture University y traducido por Afroféminas gracias a un acuerdo de colaboración.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.